A Fondo
Violaciones en la CDMX: el segundo peor aumento del país
A Fondo
Violaciones en la CDMX: el segundo peor aumento del país
En tres años, la tasa aumentó 135%
22 Ago | 2019
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Violaciones en la CDMX: el segundo peor aumento del país
En tres años, la tasa aumentó 135%
Ago 22, 2019
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

Las mujeres estamos hartas de vivir con inseguridad, de que nos violenten y de que no haya consecuencias para los agresores. Que dos mujeres fueran presuntamente violadas por policías de la Ciudad de México fue la gota que derramó el vaso y lo que generó la manifestación del 16 de agosto con el lema #NoMeCuidanMeViolan.

Una prueba más de lo grave que es la inseguridad para las mujeres, son las 799 carpetas de investigación que se han abierto entre enero y julio de 2019, por violación, en la Ciudad de México, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). 

Para dimensionar estas cifras, las contrastamos contra las reportadas en 2016, ya que ese año es el último en el que se realizó la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Este contraste es útil porque las respuestas en una encuesta son mucho más cercanas a lo que muestran las denuncias, ya que en México existe una cifra negra altísima, porque la gran mayoría de quienes son víctimas de la violencia no denuncian ante las autoridades. 

En cambio, las personas encuestadas contestan en un espacio de mayor confianza porque no se les pide su nombre ni otros datos personales. 

Otra ventaja de este ejercicio es que la encuesta detalla las formas de violencia que sufren, en este caso, las mujeres.

Un ejemplo de lo anterior es que un millón 205 mil mujeres sufrieron una violación sexual en la Ciudad de México de acuerdo a la ENDIREH 2016, mientras que el SESNSP abrió 340 carpetas de investigación por ese delito, en el mismo año. Una diferencia de casi 9,000%.

Lo que resulta alarmante es que la tasa de violaciones en la capital creció 135%. Pasó de 3.8 violaciones por cada 100 mil habitantes, entre enero y julio de 2016, a 8.8 violaciones por cada 100 mil habitantes, en el mismo periodo de 2019, de acuerdo al SESNSP; el segundo aumento más grave a nivel nacional, solo por debajo de San Luis Potosí (151%).

A nivel nacional se han abierto casi 10 mil carpetas de investigación, de enero a julio de 2019, por el delito de violación; la tasa se incrementó 23%, de enero a julio de 2019 (7.9), contra el mismo periodo de 2016 (6.4), de acuerdo al SESNSP.

¿Quiénes son los agresores?

Desafortunadamente la violencia sexual no es el único tipo de violencia y la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) nos permite conocer el parentesco entre las víctimas y sus agresores, así como el tipo de violencia que ejercen sobre la mujer.

El 74% de las mujeres encuestadas afirmaron haber sufrido violencia por un desconocido, 9% por un conocido, 7% por un vecino, 4% por un amigo, 4% por un conductor de transporte público, 2% por un agente de seguridad o policía y 1% por otro tipo de agresor.

Por tipo de violencia, descubrimos que los militares o marinos violentan más a las mujeres de forma sexual (76%) debido a que “se les dieron facultades para perseguir delitos sin controles, y eso se traduce en que cometen tortura para fabricar culpables, incluida la tortura sexual”, explicó a Cuestione Ximena Antillón, investigadora del Programa de Derechos Humanos y Lucha contra la impunidad de Fundar.

Ximena considera que el hecho de que predomine la violencia de tipo sexual “tiene que ver con la idea de que nuestro cuerpo es un objeto para la satisfacción sexual relacionada con un ejercicio de poder, una forma en la que los hombres creen reafirmar su masculinidad”.

Que en algunos estados se violente más a las mujeres que en otros “tiene que ver con las condiciones que permiten (o no) una denuncia (y) con el nivel de corrupción e impunidad en las distintas corporaciones”, mencionó la especialista.

El nivel de hartazgo en la capital también se representa en la siguiente gráfica en donde resalta la Ciudad de México como la entidad en donde un mayor porcentaje (37%) de las mujeres encuestadas han sufrido algún tipo de violencia.

¿Cuántas denuncian o piden apoyo?

Muy pocas. El 93% de las mujeres no solicitó apoyo a ninguna institución, ni presentó una queja o denuncia ante alguna autoridad “porque las mujeres se protegen de esa manera (no denunciando) de la violencia institucional que viene después”, declaró la investigadora de Fundar.

Además, “las mujeres no son escuchadas, no les creen, las revictimizan, las humillan y eso ha quedado claro en las redes sociales con el #Metoo”, declaró Ximena Antillón, refiriéndose al movimiento en redes sociales para señalar de manera anónima a los distintos tipos de agresores contra las mujeres.

¿Por qué no denuncian?

Al analizar los motivos por los que las mujeres no denuncian o no piden ayuda, después de haber sufrido violencia física o sexual, encontramos que el 50% de las víctimas creen que se trató de algo sin importancia, que no le afectó, lo que Antillón consideró como “una normalización que tiene que ver con la cultura: crecemos viendo y escuchando casos de violencia de todo tipo y lo naturalizamos”.

¿Qué esperan las autoridades capitalinas para atender la violencia contra las mujeres? ¿Hasta cuándo gozaremos de un sistema de justicia confiable?



Compartir: