Global
Gilberto Bosques / Cortesía de la familia Bosques
El diplomático mexicano que desafió a Hitler
Global
El diplomático mexicano que desafió a Hitler
Salvó a miles de judíos y españoles en París
27 Ene | 2019
Por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
El diplomático mexicano que desafió a Hitler
Salvó a miles de judíos y españoles en París
Ene 27, 2019
por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Compartir:

Pocos aceptarían ir a un lugar en donde la guerra es inminente y alguien como Adolfo Hitler se apoderaba de Europa. Aún menos se atreverían a retarlo, al ayudar a salvar a miles de judíos. Pero el mexicano Gilberto Bosques lo hizo y por ello, en esa región del mundo más que en México, hay calles con su nombre, como ésta ubicada en Austria:

El gobierno de Francia, en 2015, emitió este timbre especial, en reconocimiento y agradecimiento de Bosques:

Como cónsul general de México en Francia, Gilberto Bosques Saldívar, el Schindler mexicano, ayudó a salvar la vida de unos 40 mil judíos y perseguidos políticos españoles, durante la Segunda Guerra Mundial y el franquismo, entregándoles salvoconductos y visas mexicanas para salir de Europa. Hoy, en el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, en Cuestione lo recordamos.

“A veces hay que salirse de la legalidad para entrar en el derecho... ¿Cuál derecho? El derecho que tienen los hombres a la libertad”, solía decir Bosques, según recupera la escritora y biógrafa Mónica Castellanos.

Su hija mayor, Laura Bosques, de 93 años, dice en entrevista para Cuestione, que su padre fue un hombre profundamente humano, “con grandes habilidades para la negociación, en beneficio de las personas en un contexto en donde la acción inmediata para salvar vidas, era imprescindible”.

¿Quién fue Gilberto Bosques?

Gilberto Bosques Saldívar nació hace 127 años en Chiautla de Tapia, Puebla. Se formó en las filas de la Revolución Mexicana, junto a los hermanos Serdán, pero la guerra y las armas nunca fueron lo suyo: fue profesor, periodista, diputado, político y cónsul de México en París, en 1939, cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en Europa y en donde millones de judíos, disidentes y opositores al régimen alemán de Adolfo Hitler fueron perseguidos y asesinados.

  (En la Revolución mexicana / Cortesía Familia Bosques)

Bosques Saldívar, recuerda su hija Laura Bosques, recibió órdenes del entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas (1934 a 1940), de proteger “a los mexicanos que se encontraban en Francia; a los españoles republicanos que huían de la persecución de Francisco Franco, después de su derrota en la Guerra Civil española; y a los demás perseguidos por el nazi-fascismo; judíos, socialistas, personas de diversas nacionalidades y otros”.

Para lograrlo, Bosques otorgó unas 40 mil visas para que escaparan -junto con sus familias- de la persecución y encontraran un refugio en México. En esa huída estuvieron, por ejemplo, la filósofa española María Zambrano y el escritor español Max Aub.

Bosques consiguió barcos para que miles de ellos viajaran a México y rentó dos castillos (el de Reynarde y el de Montgrand), en Marsella, cuando el ejército alemán entró a París, para salvar del holocausto a unas mil 300 personas, entre ellas niños y niñas, en su mayoría españoles.

Cuando el gobierno de Lázaro Cárdenas rompió relaciones con Francia, el consulado que dirigía Bosques fue tomado por la Gestapo, la policía secreta alemana, y Bosques fue encarcelado en Francia por un año. En 1944 fue liberado y volvió a México, en donde lo esperaban miles de refugiados para darle las gracias por haber salvado sus vidas.


                            (En su casa a los 100 años de edad, en 1993)

“Además de sus convicciones personales de respeto irrestricto a la vida, (Gilberto  Bosques) estuvo a la altura de la política exterior de México que, debido al drama humano que se vivió durante la Segunda Guerra Mundial, se aplicaron principios de protección a la vida”, dice Laura Bosques.

Tras la guerra, Bosques fue designado embajador de México en Portugal, Finlandia, Suecia y, de 1953 a 1964, en Cuba, etapa de la que se muestran fotografías del embajador mexicano con personajes como Fidel Castro, Raúl Castro y Ernesto El Che Guevara.

(Bosques con Fidel Castro y El Che Guvera)

Gilberto Bosques murió en 1995, a los 102 años, y sobre su trabajo en París había dicho:“Yo no lo hice, lo hizo México”.

¿Qué sucedió con las personas que Gilberto Bosques ayudó a refugiarse en México?

En 2017, Google lo homenajeó con un doodle, en donde aparecieron algunos refugiados e hijos de éstos, agradeciendo su labor:





Compartir: