Global
Foto: Reuters
Juicio de El Chapo: El recuento de los daños
Global
Juicio de El Chapo: El recuento de los daños
Van seis testigos y más ruido que pruebas
07 Dic | 2018
Por: Redacción
Muy Cierto
Juicio de El Chapo: El recuento de los daños
Van seis testigos y más ruido que pruebas
Dic 07, 2018
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Hace un mes dio inicio el llamado “juicio del siglo” contra el narcotraficante, Joaquín “El Chapo” Guzmán, y durante cuatro semanas, los testigos han contado desde los supuestos sobornos que recibieron expresidentes mexicanos hasta la vida ostentosa del capo y las formas que usó para distribuir la droga hacia prácticamente todo el mundo.

El juicio comenzó con todo, el abogado defensor de Guzmán, Jeffrey Lichtman, afirmó en los argumentos iniciales que los expresidentes, Enrique Peña Nieto y su predecesor, Felipe Calderón, fueron dos de los políticos en recibir “millones de dólares” en sobornos por parte de Ismael “El Mayo” Zambada”, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

Ambos políticos negaron las acusaciones, amenazando con demandar, pero el juez Brian Cogan pidió al jurado que ignoraran las acusaciones hasta que hubiera pruebas reales, por lo que el litigante hasta se llevó un regaño.

Así la pasarela:

Testigo 1: Jesús “El Rey” Zambada, el hermano de “El Mayo” Zambada, explicó con lujo de detalles el funcionamiento interno de la organización, dijo que trabajó con ellos por más de 20 años hasta su detención en 2008 e incluso ayudó a Joaquín en uno de sus escapes. Habló de la jerarquía dentro de la organización y cómo contaban con transporte aéreo, marítimo y terrestre en los mercados más importantes.

Acusó a su hermano y a Guzmán de llevar una sociedad para la compra y distribución de drogas con otros líderes como Juan José “El Azul” Esparragoza y Amado Carrillo Fuentes, conocido como “El Señor de los Cielos”.

Jesús Zambada, quien cumple una condena de cadena perpetua, explicó el sistema planificado de soborno que mantenía la organización con figuras clave en la policía, en la oficina de la Procuraduría General de la República (PGR), personal del aeropuerto de la CDMX, guardias fronterizos e incluso la Interpol.

Contó que transportaban la droga sin problema en el país y trabajaban en túneles que conectaban con Estados Unidos.

Además narró los planes para asesinar a José Luis Santiago Vasconcelos, entonces jefe de la policía antidroga de la PGR, a Roberto Velasco, policía que trabajaba para los Beltrán Leyva,  entre otros.

Zambada retrató a Guzmán Loera como un fanático de las armas, que tenía una pistola de diamantes incrustados con sus iniciales en la empuñadura y que alguna vez se relajó practicando su puntería con una bazuca.

Testigo 2 y 3: Carlos Salazar, agente retirado de Aduanas señaló que contaban con un sistema hidráulico para ocultar el túnel entre Arizona, EU y Agua Prieta, México, pero pese a que su oficina estaba a dos calles, nunca se reportó movimiento sospechoso. Por su parte Robert Arnold, agente retirado de la DEA y químico forense reveló el proceso del análisis de droga.

Testigo 4: Miguel Ángel Martínez “El Tololoche”, era piloto personal del Chapo, y tenía a su cargo el contacto con los cárteles colombianos que suministraban la droga al territorio estadounidense. En su declaración, explicó que trabajó entre 1986 y 1998 con el capo, narró ante la Corte que el primer viaje que realizó a Colombia transportó mil 470 kilos de cocaína.

Martínez- quien se autodenominó “gerente de la organización”- colabora con la justicia de americana desde 2001 con lo que logró que su sentencia de 18 años por crímenes en EU, fuera reducida a seis años.

Aunque nunca lo traicionó mientras estaba en la organización, Martínez dijo que Joaquín lo mandó matar en cuatro ocasiones

"Cuando estuve luchando contra mi extradición yo nunca mencioné al señor Guzmán, nunca le fallé, nunca le robé, nunca le traicioné, cuidé de toda su familia y lo único que recibí de él es cuatro atentados contra mi persona", se quejó Martínez, quien también fue gerente del cártel de Sinaloa en Ciudad de México y era experto en hacer contactos con los narcos colombianos.

Testigo 5: Juan Carlos “Chupeta” Ramírez Abadía, líder del cártel del Valle en la década de los 90 tenía vínculos con el Chapo para traficar la droga desde Colombia hacia EU. En su declaración sostuvo que la primera carga compartida de cocaína por México hasta Los Ángeles en menos de una semana, mucho más rápido de lo que le tomaba a los otros narcotraficantes.

“Chupeta” fue arrestado en Brasil en 2007, para ese entonces su rostro había cambiado por completo para evitar ser reconocido por las autoridades.

Contó que "El Azul me dijo a modo de chiste: 'mi compadre Calderoni (Guillermo González, policía judicial federal) me dijo que están llegando tantos aviones con coca de Colombia que los gabachos (Gobierno de EU) dicen que parece que están invadiendo México', de tantos que estaban llegando en la madrugada".

Testigo 6: Germán Rosero “El Barbas”, abogado colombiano y vínculo entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel del Norte del Valle. Cuando “El Chupeta” fue detenido en 2007, Rosero fue el encargado de hacer llegar la droga a Loera, Zambada, Coronel y los Beltrán Leyva para que éste la enviara a EU, principalmente a Nueva York.

La lista de testigos que declararán en la corte federal para el distrito de Nueva York, en Brooklyn aún es larga.

Mientras tanto, la defensa de El Chapo ha descalificado cada uno de los testimonios de los exsocios de Guzmán, argumentando que lo hacen para reducir su condena.

“Para sobrevivir, hay que sembrar amapola, mariguana y yo desde los 15 años, comencé a cultivarla, cosecharla y venderla”
- Joaquín El Chapo Guzmán
Capo
Joaquín El Chapo Guzmán-Capo | “Para sobrevivir, hay que sembrar amapola, mariguana y yo desde los 15 años, comencé a cultivarla, cosecharla y venderla”
“Para sobrevivir, hay que sembrar amapola, mariguana y yo desde los 15 años, comencé a cultivarla, cosecharla y venderla”
- Joaquín El Chapo Guzmán
Capo
Joaquín El Chapo Guzmán-Capo - “Para sobrevivir, hay que sembrar amapola, mariguana y yo desde los 15 años, comencé a cultivarla, cosecharla y venderla”


Compartir: