Global
Global
Las rolas más políticamente incorrectas
Estos son los éxitos que hoy ni existirían
25 Mar | 2019
Por: Daniel Callejas
Muy Cierto
Las rolas más políticamente incorrectas
Estos son los éxitos que hoy ni existirían
Mar 25, 2019
por: Daniel Callejas
Muy Cierto
Compartir:

Existen cientos de canciones que escuchas en plataformas como Spotify o YouTube, que cantas y disfrutas a diario en casa, en el trabajo y en las fiestas. Aunque hayas crecido con estas melodías y creas que son “normales”, incitan a la violencia contra las mujeres, reproducen estereotipos sexistas y descalifican a las personas homosexuales.

¿Lo habías pensado con detenimiento? A veces, la música que suena en la radio tiene una carga de violencia en sus letras. En Cuestione hicimos un recuento de algunas canciones que están fuera de lugar y te decimos por qué (dale click en los títulos para escucharlas).

La Ingrata, de Café Tacvba

Los Tacubos tardaron más de dos décadas en analizar la letra de la canción, que se estrenó en 1994. En 2017 declararon para el periódico argentino La Nación que ya no tocarían ese éxito en vivo, ante las críticas de la historia que habla sobre un romance que termina en un asesinato.

El vocalista de la agrupación, Rubén Albarrán, reveló en una entrevista que la rola fue escrita cuando no había tanta sensibilización sobre el tema de los feminicidios.

Puto, de Molotov

Molotov siempre ha negado que esta canción –de su álbum debut ¿Dónde jugarán las niñas?– sea homófoba, pero utiliza por nombre el adjetivo que generalmente se utiliza para descalificar a los homosexuales.

La banda se defendió en una entrevista para El País al señalar que su canción no reflejaba odio a los homosexuales, sino a los “agachones” o cobardes.

Mátalas, de Alejandro Fernández

Sobredosis de ternura, besos y dulzura, ¿quién pensaría que eso es incorrecto? Lo cierto es que en este éxito de karaoke, el hijo de Vicente Fernández se aventó una letra que contiene violencia en un lenguaje figurado.

Por ejemplo, cuando dice: Consigue una pistola si es que quieres / O comprate una daga si prefieres / Y vuélvete asesino de mujeres.

La sugerencia de “matarlas”, “asfixiarlas” o cometer algún acto violento está presente en toda la composición.

La planta, de Caos

¿En qué momento se normalizó referirse a una mujer con libertad sexual como “ramera”? A la banda de rock mexicano, Caos, le pareció buena idea comparar a las mujeres con plantas para describir su sexualidad.

La letra de esta canción hace referencia a un hombre “dolido” al que no le pareció que la mujer con quien salía tuviera experiencia sexual. Por eso le reprocha a ella y manifiesta su deseo de estar con una mujer que fuera “virgen”, cuando dice: Y que un solo jardinero / recoja el fruto, / no como tú / que ya estabas recogida.

Devuélveme a mi chica, de Hombres G

Venganza, odio y agresiones. Así se puede resumir esta canción del grupo español que, además, utiliza los términos “marica” y “sufre mamón” para referirse al actual novio de la chica a quien otro hombre amó primero.

La historia está basada en una mala experiencia del vocalista de la banda que sufrió una ruptura amorosa, ya que literal “le bajaron a su novia”.

Peeeero, aunque el coro y los polvos pica pica resulten una idea graciosa, se omite algo: en la canción, ella decidió salir con alguien más. La verdad es que las mujeres también están en su derecho de rechazar.

El apagón, de Yuri

En los años 80, el ritmo pegajoso de esta canción invitaba a preguntarnos: ¿qué cosas suceden con el apagón? Yuri describía una situación de acoso y un manoseo en una calle oscura mientras caminaba sola.

Por si fuera poco,  al final de la canción se menciona que las luces se encendieron y la intérprete exclama: “¡Ay, era mi papá!”. Desde que se convirtió al cristianismo decidió no cantar esa parte de la melodía, según contó en una entrevista al diario chileno La Cuarta.

Todas mueren por mí, de Cartel de Santa

Basta con leer el título de la canción para darse cuenta del machismo y egoísmo que proyecta, pues quien la cante se cree, como dice el dicho, “la última botella de agua en el desierto”. La letra resulta hiriente para las mujeres y contiene lenguaje altamente ofensivo.

17 años, de Los Ángeles Azules

Amigo, ¿sabes? Acabo de conocer una mujer que aún es una niña. ¿Sabes? Tiene los 17 aún, es jovencita y ya es mi novia. ¿La leíste cantando? Detente un poco a pensar, quien canta es un hombre mayor de edad que está saliendo con una adolescente.

Para colmo, él tiene claro que sigue siendo una niña, pero para justificar el estupro (quien tiene relaciones sexuales mediante engaño, con personas mayores de 15 y menores de 18 años), la trata como si fuera una mujer mayor.

¿Será correcto seguir bailando al ritmo de “es callada, tímida e inocente tiene la mirada”?

Talento de televisión, de Willie Colón

Al parecer, nadie se salva de escuchar y bailar esta canción en alguna fiesta, pero si se analiza la letra, encontramos sexismo arraigado, pues el tema considera que una mujer puede lograr cosas sólo por tener buen cuerpo.

Eso se nota, por ejemplo, en los versos de: Causó entre los actores gran simpatía por su esplendor / Y entre las actrices la antipatía por la razón /De que su palanca fuera su cuerpo y no su valor.

Me llamo Raquel, de la Banda Machos

De los tracks de música regional, Banda Machos intentó hacer bromas sobre las experiencias de una noche en el antro, aunque… en realidad habla de la vergüenza que siente un hombre al ligar con una persona travesti, a quienes se refieren con la frase “los accidentes no nacen, se hacen” y con eso argumentan su burla. Es agresiva para la comunidad LGBTTI.

Estas canciones son contrarias a lo que determina el Capítulo J de la Plataforma de Acción de Beijing, un instrumento internacional de cumplimiento que el Estado mexicano debe acatar desde 1995, cuando un grupo de mujeres de todo el mundo se reunió en China para discutir al respecto de los medios de comunicación y la violencia contra ellas.

Este mandato internacional también dice que los gobiernos deben alentar a los medios de comunicación a abstenerse de presentar a las mujeres como un ser inferior o como objeto sexual.

También las hay en inglés

God save the Queen, de Sex Pistols

La banda inglesa de punk Sex Pistols lanzó este hit en 1977, pero rápidamente fue censurada por el Reino Unido porque se llama igual que su himno nacional. Además, fue prohibida porque también decía que los británicos eran unos “fascistas e imbéciles” e insultaba a la reina Isabel.

Run for your life, de The Beatles

Dicen que la música de los Beatles puede gustarte o no, sin puntos medios. Y en la mayoría de sus canciones el amor y hasta la cursilería salen a flote, pero la banda británica también lanzó al mundo canciones como Run for your life, en 1965, en la que hay tintes feminicidas, pues menciona: “Prefiero verte muerta que con otro hombre”… ¿en serio, The Beatles?

Every breath you take, de The Police

Esta rola se consideró una canción romántica, aunque en realidad habla de una relación sentimental posesiva y agresiva pues, traducida, contiene frases como: “Cada paso que des / te estaré mirando" y "oh, no puedes ver / que me perteneces / cómo me duele mi pobre corazón / con cada paso que das".

Si pasamos estas líneas de forma literal a la vida real, ¿no daría un poco de miedo que alguien te cante –supuestamente de forma romántica– que le perteneces y que el control total es suyo?

I used to love her, de Guns N’ Roses

En su momento, se creyó que se trataba de una canción que tenía humor, al menos así lo hacía creer el vocalista de la banda, Axl Rose, y hasta su guitarrista Slash lo defendía, argumentando que no hablaba de un asesinato de una mujer, sino que la letra se refería a una mascota de Rose.

Al final, ese “solía amarla, pero tuve que matarla” causó polémica entre los fanáticos de la famosa agrupación. Sobre todo porque la vida personal de Axl Rose también estuvo en entredicho cuando su expareja, Stephanie Seymour, lo acusó por maltrato.

Smooth Criminal, de Michael Jackson

¿Ayuwoki? No, “Annie, are you ok?”. Smooth Criminal es uno de los mayores éxitos del “Rey del Pop”, lanzado en 1987, sin embargo no deja de ser una canción políticamente incorrecta. ¿Poooooooor?

Se trata de la historia de una mujer que es asesinada en su propio departamento por un “criminal sigiloso”, supuestamente, un asaltante. Y al parecer lo único que se interesa por preguntar es si Annie se encuentra bien.

¿Dejarán de escuchar a Michael Jackson?

Por cierto, las canciones de Michael Jackson está en riesgo de tener menos reproducciones. Si bien, algunos de sus temas no entran en lo políticamente incorrecto, recientemente se estrenó el documental Leaving Neverland, que retoma las acusaciones de abusos sexuales que sufrieron dos niños en Estados Unidos por parte del fallecido intérprete, entre supuestamente otras decenas de casos que aún no son documentados.

La familia de Jackson salió a decir que “Michael no está aquí para defenderse, de lo contrario, estas acusaciones no se habrían hecho”.

En la actualidad, el llamado “Rey del Pop” tiene en Spotify más de 22 millones de oyentes mensuales, lo que se desconoce es si la plataforma lo va a vetar por el escándalo, como ya sucedió en radiodifusoras de Canadá y otros países.

¿Es políticamente correcto escuchar la música con lenguaje o contenido ofensivo?



Compartir: