México
Foto: Cuartoscuro
 Titulares de CNDH, de contrapeso de Estado a comparsa de gobiernos
México
Titulares de CNDH, de contrapeso de Estado a comparsa de gobiernos
¿Rosario Piedra tendrá autonomía con AMLO?
28 Nov | 2019
Por: Verónica Martínez
Muy Cierto
Titulares de CNDH, de contrapeso de Estado a comparsa de gobiernos
¿Rosario Piedra tendrá autonomía con AMLO?
Nov 28, 2019
por: Verónica Martínez
Muy Cierto
Compartir:

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se creó en 1990 como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación y fue parte del proyecto modernizador del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, que tenía el objetivo de integrar a México en el mercado internacional, cumpliendo las exigencias de los países con las que se buscaba establecer, o intensificar, relaciones comerciales y asociaciones estratégicas.

Su creación fue una solución a un sistema autoritario que, en ese entonces, no tenía contrapesos.

El decreto presidencial para su creación se firmó el 6 de junio de 1990. Antes de esa fecha, diversas organizaciones no gubernamentales habían desplegado una meritoria lucha a favor de los derechos humanos y para impedir la impunidad ante los abusos cometidos por las autoridades, sobre todo en el marco de lo que se llamó “la guerra sucia”. 

Familiares y compañeros de personas que desaparecieron en esos años, en particular la década de los años 70 y parte de los 80, ejercían presión para conocer su paradero.

¿Por qué crear un organismo así?

La finalidad era promover y vigilar que las instituciones gubernamentales cumplieran con sus obligaciones de defender y respetar los derechos humanos. 

En 1992 se elevó a rango constitucional, con personalidad jurídica y patrimonio propios.

En septiembre de 1999, se instituyó como una dependencia con plena autonomía y gestión presupuestaria y adoptó el nombre de Comisión Nacional de los Derechos Humanos. La función de su titular es de proteger y defender los derechos de los mexicanos ante la perpetración de abusos por parte de los funcionarios públicos o del Estado.

Sus titulares:

Jorge Carpizo McGregor (1944-2012)

(1990-1993)

El fundador fue el doctor Jorge Carpizo, -quien murió en 2012-. Originario de Campeche, tuvo una carrera pública intensa y controvertida, fue titular de la antes Procuraduría General de la República (PGR) y también presidente de la Comisión de Derechos Humanos. Era rector de la UNAM en 1987 cuando estalló la huelga encabezada por el Consejo Estudiantil Universitario (CEU). Fue titular de Gobernación. 

Su paso por la CNDH fue de tres años, tiempo en que estableció las políticas y procedimientos para su funcionamiento e integró un equipo profesional de abogados que le dieron seriedad y confianza a la organización. Poco antes de su salida, publicó el libro Derechos Humanos y Ombudsman.

Su estancia en la CNDH dio un impulso decisivo a la institución, pese a la resistencia que enfrentó en su momento y la incomodidad que generaron sus puntos de vista entre diversos grupos políticos, recordó Luis Raúl González, en el foro “Origen y evolución de las instituciones nacionales de derechos humanos: los casos de México y España”, en septiembre pasado. 

Luego de su paso por la CNDH, Carpizo McGregor fue nombrado primero procurador General de la República y después secretario de Gobernación ya en el final del sexenio de Salinas de Gortari.

Jorge Madrazo Cuéllar

(1993-1996)

Doctor en derecho como su antecesor. Fue el primer visitador de la CNDH durante el periodo de Carpizo. Tras la salida de éste, ocupó la titularidad del organismo. Madrazo se metió en infinidad de controversias relacionadas con violaciones a los derechos humanos, en particular de los indígenas.

Desde la presidencia de la Comisión Nacional se pronunció repetidamente en contra de la pena de muerte. Al finalizar su labor en el organismo, se integró al gabinete del presidente Ernesto Zedillo como titular de la entonces Procuraduría General de la República (PGR) de 1996 a 2000.

Te puede interesar: La ilegal designación de Rosario Piedra Ibarra en la CNDH

Mireille Roccatti

(1997-1999)

Licenciada en Derecho. Fue Presidenta de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Protección y Defensa de los Derechos Humanos de 1993 a 1995. En 1996 fue designada presidenta de la CNDH.

Además, tuvo otro cargo relevante como fiscal especial para los Asesinatos de Mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua. Después de su paso por la CNDH, Roccatti participó de manera activa en el debate sobre la liberación de Florence Cassez. Sostuvo que la Suprema Corte había sido injustamente satanizada, cuando en realidad se condujo con estricto apego a derecho y defensa de los derechos humanos.

En 2006, Enrique Peña Nieto, gobernador del Edomex la invitó a formar parte de su gabinete como secretaria de Medio Ambiente y aceptó.

José Luis Soberanes

(1999-2009)

Fue quien permaneció más tiempo en la CNDH, 10 años. A Soberanes lo relacionan con grupos católicos ultra conservadores, como el Opus Dei.

Durante su estancia al frente del organismo, le tocó intervenir en casos polémicos como el de Atenco o la insurrección de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). Además, se recuerda su activismo en contra de los cambios que hicieron posible el aborto legal en la Ciudad de México. 

En febrero de 2008, la organización no gubernamental internacional Human Rights Watch difundió un reporte donde critica su desempeño en la CNDH, por la ausencia de seguimiento de casos, la desinformación a las víctimas, el escaso uso de los tratados internacionales, la falta de promoción de reformas legales para prevenir abusos a los derechos humanos. También, se distinguió como la Defensoría de Derechos Humanos que más recursos utiliza del mundo. 

Tras su salida de la CNDH regresó a su trabajo académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Quizá quieras leer: La diferencia entre desaparición y desaparición forzada

Raúl Plascencia Villanueva

(2009-2014)

Doctor en Derecho. En 1999 se desempeñó como Visitador General de la CNDH, posteriormente ocupó cinco años la Segunda Visitaduría General y de enero a noviembre de 2005 fue titular de la Primera Visitaduría General. De 2009 a 2014 ocupó la presidencia de la CNDH.

Durante su gestión dirigió por lo menos 30 mil quejas por presunta violación a derechos humanos, como son: las quejas en materia de desapariciones forzadas ocurridas en la década de los 70 y principios de los 80; informe especial sobre los casos de homicidios y desapariciones de mujeres en el municipio de Juárez, Chihuahua.

Además la recomendación por hechos de violencia en Guadalajara el 28 de mayo de 2004; el informe especial de la CNDH sobre el Ejercicio Efectivo del Derecho a la Seguridad Pública en nuestro país presentado en los años 2006 y 2008. Fue duramente criticado en su último año por la disminución de recomendaciones, y  minimizar los hechos en Tlatlaya y por elogiar al presidente en turno, Enrique Peña Nieto.

Luis Raúl González Pérez 

(2014-2019)

De sus últimas recomendaciones destaca cuatro acciones de inconstitucionalidad enviadas a la Corte contra las normas que regulan la integración y funcionamiento de la Guardia Nacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador acusó a la CNDH de ser “alcahuete” del régimen y solo “un florero”. A lo que González Pérez le respondió que "no son términos ni adjetivos que debe utilizar en la relación con las instituciones. Están desapegadas de la realidad. Está equivocado el señor Presidente. La CNDH ha alzado la voz, dijimos cosas fuertes (...) Rechazo y no comparto las expresiones del Presidente".

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, González aseguró que la CNDH fue muy crítica y firme con el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, como en los casos de Tanhuato y Ayotzinapa, y que fueron "incómodos a los poderes públicos, por lo que consideró grave que el disenso sea motivo de descalificaciones y que el debate no se eleve a una confrontación de ideas, en lugar de una de adjetivos. 

Tras su salida se dedicará a la academia en la UNAM.

Rosario Piedra Ibarra

(2019-2024)

A la nueva presidenta de la CNDH le esperan atender recomendaciones en los casos de Culiacán, Iguala, Tamaulipas, Tlahuelilpan, las agresiones a la familia LeBarón, las múltiples demandas sobre atención y servicios de salud, medicamentos o el lograr hacer efectivos los derechos de las niñas y niños de la primera edad, así como los de las madres y padres trabajadores.

Piedra Ibarra empezó con el pie izquierdo al frente de la institución, pero ¿podrá sacar adelante el encargo que se le ha dado?



Compartir: