México
Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro
100 años de logros feministas...
México
100 años de logros feministas...
Sí, un movimiento más viejo que los partidos
03 Mar | 2019
Por: Redacción
Parcialmente Cierto
100 años de logros feministas...
Sí, un movimiento más viejo que los partidos
Mar 03, 2019
por: Redacción
Parcialmente Cierto
Compartir:

Tal vez has escuchado a tus amigas, compañeras de trabajo o familiares usar cada vez con más frecuencia la palabra feminismo, pero ¿qué es, cuándo llegó y por qué ahora es importante?

De entrada, no es una palabra de moda que alguien recién se inventó para decir que es mejor que los hombres; y no, “feminazi” tampoco es el término correcto para nombrar a ese movimiento político que defiende la libertad de las mujeres y que en este país es más histórico que la mayoría de los partidos políticos.

Las mujeres en México se han organizado, aunque no bajo el título de feministas, desde miles de años atrás para defender las libertades de todas; sin embargo, fue hace poco más de 100 años cuando el feminismo, como movimiento político, llegó a los puertos mexicanos.

Desde entonces, esta lucha colectiva se fortaleció y transformó los huesos y las venas de las instituciones mexicanas. En Cuestione quisimos hacer un recorrido por algunos de los avances hacia la equidad y revisar cuáles podrían ser los próximos pasos de este movimiento.

 

  • Reconocimiento del derecho al voto

 

Que las mujeres pudieran votar y ser votadas, abrió la puerta para que pudieran participar en el diseño y desarrollo de políticas públicas que las involucran. Eso ya tiene 63 años, pero apenas en 2019 la Cámara de Diputados tiene la misma cantidad de mujeres que de hombres.

El paso que sigue: En los comicios de 2018, sólo dos mujeres contendieron y ganaron una gubernatura en un país con 32 entidades federativas. Se trata del caso de la Ciudad de México y Puebla, entidad en la que la gobernadora electa falleció en un accidente aéreo. A este paso ¿cuánto tardaremos en tener la primera mujer presidenta?

 

  • Interrupción Legal del Embarazo CDMX

 

La primera mujer que propuso no castigar el aborto –penalizado desde 1871– en México fue la doctora Ofelia Domínguez Navarro ¡en 1936! Tuvieron que pasar 71 años para que la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) fuera aceptada, al menos, en la Ciudad de México.

Gracias a la ley de la CDMX, de 2007 a 2018,  205 mil 580 mujeres de varias entidades consiguieron abortar de forma legal y gratuita

El paso que sigue: Entre enero de 2015 y abril de 2018 hubo mil 666 averiguaciones previas por el delito de aborto en México, y hasta 2016 había 63 mujeres presas por ello, según el Grupo de Información en Reproducción Elegida. ¿Será que este 2019 el aborto pueda ser legal en todo el país? Ya se cocina una iniciativa en el Poder Legislativo. Veremos.

 

  • Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

 

Este triunfo también es de 2007 y aplica a nivel nacional. Detrás está el trabajo de varias legisladoras, académicas y activistas feministas que hicieron análisis, diagnósticos, propuestas de ley y cabildeos en los Congresos para nombrar cada una de las violencias que viven las mujeres en la casa, el trabajo, la escuela o la calle.

Esta legislación fue única en su tipo, ya que cuando recién se promulgó no había otra ley en toda Latinoamérica que pusiera a las mujeres –y no a la familia– como principales sujetas de los derechos que reconocía.

El paso que sigue: las instituciones no han logrado erradicar ni disminuir, la violencia contra las mujeres. Por el contrario, según cifras de oficiales, en enero de 2019 se iniciaron 70 carpetas de investigación por feminicidio, 4.5% más que en el mismo mes del año anterior.

¿Pasos atrás? No sólo no avanzamos en este tema, sino que hay riesgos de retroceder: lejos de garantizar más mecanismos de protección, la 4T pretende retirar el recurso federal que da a los refugios que reciben y acompañan en la restitución de sus derechos a las mujeres sobrevivientes de violencia.

 

  • Ampliar niveles educativos de las mujeres

 

En 1870 se instauró la educación obligatoria para ambos sexos, pero algunas décadas antes, las mujeres, a cuentagotas, ingresaron a las universidades y abrieron camino para otras. En 1846, la maestra yucateca Rita Cetina publicó La Siempreviva, una de las primeras revistas en México que habló sobre los derechos de las mujeres a la educación. También fundó el Instituto Literario de Niñas, considerado la cuna del feminismo en México.

En los 60’s, de cada 100 estudiantes universitarios en México sólo 17 eran mujeres. Hoy, según datos del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, ellas integran más del 50% de las matrícula educativa, registran menor deserción y sus trayectorias académicas son más largas.

El paso que sigue: desde hace varios años, el poder legislativo discute la viabilidad de integrar materias sobre salud sexual y reproductiva o derechos de las mujeres desde la educación básica, pero hasta ahora no lo ha hecho.

 

  • Ampliar la participación de las mujeres en todos los campos profesionales

 

La primera astrónoma mexicana, María Francisca Gonzaga del Castillo, investigó las lunas del Sistema Solar, en el S. XVIII; tuvo que pasar un siglo para que otra mujer participara de esta disciplina. En la actualidad, cada año más mujeres se integran a cargos y actividades que principalmente realizan los hombres y que tienen más reconocimiento social, por ejemplo, en la ingeniería, la arquitectura, las matemáticas y otros.

El paso que sigue: Según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, sólo 38 de cada 100 personas económicamente activas son mujeres. A esto se suma que, según datos de la Organización Internacional del Trabajo, los hombres ganan 20% más por las mismas tareas.

Otro dato: los hombres siguen ocupando los puestos de dirección, incluso en trabajos que desarrollan principalmente las mujeres. Un ejemplo: en las escuelas, en 2017, 52% de la plantilla docente eran mujeres, pero 74% de los puestos de director y supervisor estaban ocupados por hombres.

¿Otro riesgo de retroceder?: Una de las grandes luchas del movimiento feminista ha sido visibilizar el costo económico que tiene el trabajo de cuidado no remunerado al interior de los hogares, que recae principalmente en las mujeres.

Actualmente, ellas destinan a estas tareas 30 horas a la semana más que sus parejas hombres, lo que restringe su tiempo para trabajar con pago, participar políticamente, divertirse o ir a la escuela; sin embargo, la actual administración federal decidió eliminar el subsidio para las guarderías bajo el argumento de que las y los niños queden a cargo de las abuelas, quienes también han sido bastión en la lucha feminista.



Compartir: