México
Moisés Pablo / Cuartoscuro
Adiós a las bolsas de plástico en la CDMX o habrá sanciones
México
Adiós a las bolsas de plástico en la CDMX o habrá sanciones
Multas de hasta 168 mil pesos
21 Dic | 2019
Por: Verónica Martínez
Muy Cierto
Adiós a las bolsas de plástico en la CDMX o habrá sanciones
Multas de hasta 168 mil pesos
Dic 21, 2019
por: Verónica Martínez
Muy Cierto
Compartir:

A partir del 1 de enero de 2020, la comercialización y distribución de bolsas de plástico de un solo uso quedará prohibida en la Ciudad de México y quien no acate esta disposición recibirá una multa que va de los 42 mil hasta los 168 mil pesos.

El pasado 15 de diciembre, Marina Robles, secretaria de Medio Ambiente de la CDMX (Sedema), dijo que esta disposición será solamente para las empresas, centros comerciales, tiendas de autoservicio  y tiendas de conveniencia -como los OXXO o Seven- no para las personas que usen las bolsas.

“El corazón de la modificación a la ley no está centrada en la sanción, por supuesto la ley lo establece, pero no está ahí el motor de la modificación, lo que busca es una reeducación, un compromiso y una voluntad de una sociedad a quererse transformar y tener condiciones del medio que la rodea mejores”, señaló Robles, en conferencia de prensa.

En la CDMX, “se generan cada día 128 toneladas de productos de plásticos de un solo uso y se calcula que al año cada capitalino desecha 650 bolsas de plástico, por lo que serían casi seis millones de bolsas las que se generan en la capital”, puntualizó Robles.

Además, mencionó que el objetivo es generar un cambio positivo para el medio ambiente, por lo que los ciudadanos podrán denunciar a los establecimientos que no adopten la medida en la Dirección General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema y en el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA).

Te puede interesar leer: ¿Sin popotes está bien? Sí, pero...

Ley de Residuos Sólidos 

En mayo de 2019, el Congreso de la Ciudad de México aprobó las modificaciones a la Ley de Residuos Sólidos con la que se establece la prohibición de la venta, distribución y entrega de plásticos de un sólo uso, así como los que contengan microplásticos como bolsas, cubiertos, mezcladores, platos y popotes.

Se prevé que de manera gradual, y a partir de 2020, los fabricantes y las industrias reemplacen los artículos de plástico de un solo uso por productos biodegradables; los primeros serán las bolsas, para después dar paso a otros como platos, vasos o cubiertos.

Esta ley también dejará libre a la capital de México de otros objetos plásticos en 2021 como popotes, mezcladores, globos, tapas, vasos, cubiertos, aplicadores de tampones, entre otros.

Acuerdo Nacional para la Nueva Economía de los Plásticos

A principios de diciembre, industriales y el Senado firmaron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía de los Plásticos, que tiene como metas para 2025 alcanzar una tasa de acopio de 70% de los envases de tereftalato de polietileno (PET);  y del 30% en promedio de todos los plásticos, además de que los nuevos envases se fabriquen con 20% de material reciclado.

Además se prevé que para el año 2030, todos los empaques y envases sean cien por ciento reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables; una tasa de acopio de PET de 80%; 45% promedio de todos los plásticos, y que los nuevos plásticos tengan 30% de contenidos reciclados.

Este acuerdo fue impulsado por diferentes grupos parlamentarios, empresas, organismos empresariales y asociaciones civiles, y se inspira en el Compromiso Global sobre la Nueva Economía de los Plásticos, firmado en octubre de 2018 en Bali.

En ese documento, las compañías que producen 20% de todos los envases plásticos se comprometieron a una serie de acciones y obtuvieron el respaldo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), y fue la base para el acuerdo en México.

El Acuerdo firmado en el Senado de la República busca homologar las regulaciones estatales, lograr la separación de los residuos desde su fuente de generación y desarrollar la infraestructura pública y privada para favorecer su aprovechamiento en la economía o su conversión en composta, dependiendo de sus características y usos.

¿Qué tanto mexicanos estamos  preparados para hacer frente a la medida?



Compartir: