México
Foto: Arturo Monroy/Notimex
AMLO y su semana tensa con los medios de comunicación mexicanos
México
AMLO y su semana tensa con los medios de comunicación mexicanos
Libertad de expresión, lo que está en juego
20 Abr | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
AMLO y su semana tensa con los medios de comunicación mexicanos
Libertad de expresión, lo que está en juego
Abr 20, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Andrés Manuel López Obrador lleva años manteniendo una relación tensa con los medios de comunicación, mexicanos e internacionales (especialmente con esa prensa a la que él llama: fifi). Pero esta semana, fue particularmente compleja.

Los desencuentros con periodistas, como el que vivió con Jorge Ramos, de Univisión, coincidieron con la presentación de su política de comunicación social y con que organismos internacionales evidenciaron que en México la libertad de expresión está “por los suelos”.

AMLO exige transparencia… a los medios

Como recordarán, el pasado 10 de abril, López Obrador exigió en plena conferencia matutina al periódico Reforma que revelara cómo obtuvo la carta que el gobierno mexicano envió al rey de España en el que AMLO pedía que el Estado español se disculpara con los pueblos originarios de México por los crímenes y excesos cometidos durante la conquista.

“Sería bueno en aras de la transparencia, porque todos estamos obligados, la vida pública tienen que ser cada vez más pública (...) “Imagínense que la carta se la haya filtrado (a Reforma) el gobierno español”, dijo el mandatario durante su conferencia matutina.

Tal vez te pueda interesar: AMLO y su tortuosa relación con la prensa: un peligro para el país

Esto le trajo varias críticas. De hecho, en la mañanera del 12 de abril, el periodista Jorge Ramos, de Univision, le recriminó que pidiera a un medio de comunicación revelar sus fuentes, ya que -le dijo- eso va en contra de la libertad de expresión.

Y al final, López Obrador cedió sobre este tema: “No va a haber persecución”, sentenció.

Homicidios

En esa misma conferencia, Ramos y el presidente protagonizaron una discusión por el número de de homicidios que se han cometido en México durante el sexenio de AMLO y por la estrategia de seguridad de la 4T.

Mientras que el periodista aseguró que el año 2019 se perfilaba como el más violento en toda la historia moderna del país, el presidente se aventó un discurso sobre lo que hace diariamente para bajar las cifras de asesinatos que dejaron las administraciones pasadas.

La cosa era que ambos llevaban números diferentes... “Ah, ¿las de nosotros no son ciertas? Vamos viéndolas, vamos viéndolas. Yo no te voy a decir, porque no me gusta decir mentiras. A ver, por qué no pones la gráfica del promedio diario”, pidió López Obrador a sus colaboradores en plena conferencia.

Ramos subió al podio para revisar las cifras y, finalmente, se dieron cuenta de que sus estadísticas eran incompatibles porque las del periodista eran totales mensuales y las de Obrador, promedios diarios.

Al final, López Obrador prometió llevar cifras totales: “No estoy diciendo, que quede claro, que está resuelto el problema, lo que estoy diciendo es que hemos mantenido los niveles que existían anteriormente o se revirtió la tendencia que traíamos sobre el delito de homicidios”.

“Si ustedes se pasan, pues ya saben”

Sobre este hecho y la polémica que se armó en redes sociales por la actuación de Ramos, al día siguiente, López Obrador quiso precisar su posición frente a la prensa y señaló:

“Creo que ustedes (quienes asisten a las matutinas) no sólo son buenos periodistas, son prudentes (…) si ustedes se pasan, pues ya saben ¿no?, lo que sucede ¿no? Pero no soy yo, es la gente”, dijo el mandatario, mientras señalaba con el dedo a la prensa sentada frente a él.

El mensaje no vino bien en un país en el que siete periodistas han sido asesinados tan sólo en el actual sexenio. De hecho, esta misma semana se publicó el Índice Mundial para la Libertad de Prensa 2019, de la organización francesa Reporteros sin Fronteras (RSF), que calificó a nuestro país en la posición 144 –de entre 180 naciones–, por debajo de países como Nicaragua (114) o Camerún (131).

Tal vez te podría interesar: La libertad de prensa en México, peor que en Palestina, Nicaragua, o Camerún

Un día después de su comentario, el mandatario federal inició su mañanera con una nueva rectificación:

"Yo dije que cada quien era responsable de sus actos y que el diálogo era circular, y quise dejar en claro una regla que se utilizaba en la época liberal, una frase atribuida a Sebastián Lerdo de Tejada, de que la prensa se regula con la prensa, es decir, que no debe de haber censura por parte del gobierno, que no debe de limitarse la libertad de expresión, pero que somos libres para dialogar, debatir, argumentar y replicar, que así como los medios tienen que ejercer toda su libertad, no comercializarla, así también los servidores públicos tenemos el derecho de ejercer toda nuestra libertad", comentó.

Política de comunicación social

El 17 de abril, López Obrador presentó su política de comunicación social con la que aseguró que garantizará el derecho a la información y a la libertad de expresión.

También dijo que reduciría el gasto en publicidad a la mitad, que no premiará ni castigará a ningún medio a través de la propaganda institucional, y que los medios de comunicación deben representar la diversidad, pluralidad y pluriculturalidad de nuestro país.

Sin embargo, esta política fue criticada por la organización Artículo 19 (que defiende la libertad de expresión en nuestro país) pues, dijo, que aunque contiene algunos avances importantes “no son suficientes para garantizar un mejor uso del gasto en publicidad oficial”.

El organismo también detalló que impulsar un cambio real en la relación entre medios y gobierno debe pasar por la eliminación de la Ley General de Comunicación Social (creada en sexenios anteriores), la discusión y generación de una nueva (que sí incluya a los medios comunitarios e indígenas), y un cambio profundo de las prácticas institucionales.

Esta organización, por cierto, también declaró en entrevista para la agencia española de noticias EFE que: "el mensaje que está dando el presidente -al señalar que deben ser “prudentes”- es una autorización y una instigación para realizar cualquier ataque u hostigamiento contra los periodistas".

¿Qué sigue?

El gobierno mexicano decidirá bajo los principios de “características, tarifas, destinatarios, coberturas, especialidades y nichos” cómo repartirá los recursos públicos para los medios de comunicación.

¿Aplicará entre esos principios lo que el mandatario considere “prudencia” en los medios?

 



Compartir: