México
Foto: Cuartoscuro
Aplicaciones de transporte privado, trampa para mujeres
México
Aplicaciones de transporte privado, trampa para mujeres
¿Qué están haciendo para evitar agresiones?
24 Ago | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Aplicaciones de transporte privado, trampa para mujeres
¿Qué están haciendo para evitar agresiones?
Ago 24, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

“Ayer pedí un @Uber_MEX de la central del norte hacia Masaryk. El conductor me secuestró, me amenazó con un arma y logré aventarme del coche cuando ya íbamos en carretera en @Ecatepec @Alerta_Ecatepec @DSPyTEcatepec se llevó mi bolsa y mi maleta. #NiUnaMas voy a subir un video”, denunció en sus redes sociales, el 17 de agosto, Brenda de la Mora, una usuaria de Uber. 

El caso despertó una discusión en redes sociales sobre qué tan confiables y seguras son las empresas de aplicaciones digitales, como Uber, que ofrecen transporte privado. 

Te invitamos a leer: 7 cosas que puedes hacer si piensas que un taxista te quiere secuestrar o agredir

El caso de Brenda, que sobrevivió al presunto intento de secuestro, es sólo un ejemplo de un problema que podría crecer. 

El 8 de febrero de este año, una pasajera que viajaba en un Uber denunció que escapó de un intento de  secuestro en la alcaldía Benito Juárez; y, por esas mismas fechas, en Guadalajara, una mujer de 23 años denunció a un conductor de la misma empresa por agredirla sexualmente

Otra joven denunció el 5 de julio un intento de secuestro en un Uber de la Ciudad de México.

El 12 de agosto, pero de 2018, otra joven llamada Karen relató en sus redes sociales que tomó un Uber en la Colonia Obrera para un trayecto de 14 minutos, pero el conductor decidió llevarla a rumbo a Nezahualcóyotl sin su consentimiento

Pero esta situación no es particular de Uber, sino que hay casos en otras plataformas que funcionan igual, como Cabify (en la que uno de sus conductores violó y asesinó a una joven en Puebla en 2017) y DiDi. 

La lista podría ser más larga, pero en México no hay estadísticas formales. Tampoco se sabe cuántas de estas denuncias públicas terminaron en denuncias formales y cuáles de éstas ya derivaron en sentencia. 

En 2018, CNN reveló que al menos 103 conductores de Uber habían sido acusados en los últimos cuatro años de violar o agredir sexualmente a pasajeras en Estados Unidos.

Te podría interesar: El tortuoso camino para convertirse en taxista… ¿y las aplicaciones?

¿Y Uber México qué dice?

Un día después de la denuncia de Brenda, el 18 de agosto, la empresa admitió los hechos y respondió con un breve comunicado que el conductor ya había sido dado de baja de la plataforma. 

Sin embargo, tan sólo dos días antes de la denuncia de Brenda, Uber publicó en sus redes sociales que trabajaba a favor de la erradicación de la violencia contra las mujeres y hasta presentó en su página web una campaña contra el acoso sexual.

“La comunidad de Uber queremos ser parte de la solución al realizar esfuerzos específicos para prevenir y mitigar la violencia contra las mujeres y para que todos los usuarios y socios conductores viajen tranquilos a sus destinos”, expresó.

Este mismo mensaje ya lo había lanzado Uber en noviembre de 2018, cuando dijo que trabaja con organizaciones de la sociedad civil mexicanas, como Fondo Semillas y Sin Trata, para frenar este problema.

¿Pero qué ha hecho Uber en concreto?

De acuerdo con su página web, Uber ha tomado las siguientes acciones al respecto:

  • Alianza con organizaciones expertas para sensibilizar y concientizar a nuestra comunidad.
  • Colaboración con las autoridades para investigar un “incidente” en un viaje.
  • Cada Socio Conductor y usuario pasan por procesos de validación (que no especifica) para ser parte de la comunidad de Uber.
  • A todos los Socios Conductores se les verifican documentos oficiales que confirman su identidad y la del vehículo, además, se busca información de antecedentes en bases de datos públicas.
  • Todos los usuarios nuevos además de la validación de celular, pasan por un proceso de verificación bancaria o perfil en redes sociales.
  • Tiene un botón de asistencia de emergencia para llamar fácilmente a las autoridades locales con opción de contactos de confianza para que los contactos que tú elijas puedan ver tu ubicación y la información de tu viaje.
  • Tiene seguro para usuarios y Socios Conductores.

¿Por qué continúan las agresiones?

Uber sólo “recomienda” a los conductores una serie de conductas que espera que lean en su página web: no realices preguntas inapropiadas como “¿Eres casad@ o solter@?, ¿vas para tu casa?, ¿ya vas a descansar?, ¿vas a ir a beber?, ¿a donde vamos, hay más mujeres bonitas como tú?, ¿cuántos años tienes?, ¿vives sol@?”; no realices comentarios sobre apariencia u apodos como “¡Que mujer! Eres muy linda/bonita. Me gusta tu falda.”; y evita gestos que puedan hacer sentir incómodo a la usuaria o hacer contacto no deseado con la usuaria, ya sea antes o después de que termine el viaje.

Uber también recomienda a los conductores lo siguiente:

  • Recuérdale a los usuarios que pueden compartir el trayecto con sus contactos de confianza.
  • Mantén el teléfono a la vista para que los usuarios pueda ver la ruta en todo momento.
  • Si identificas que la usuaria o usuario no quiere entablar una conversación, respeta su decisión y no insistas con preguntas o comentarios que sean incómodos.
  • Respeta a las mujeres respetando su diversidad, respeta a los usuarios independientemente de su orientación sexual, identidad de género, origen, profesión, etc.

Una vez dadas estas recomendaciones, “Todo comienza contigo”, le dice Uber a sus conductores. 

De las principales empresas de transporte privado, Uber es quien más directo ha sido en nombrar la violencia contra las mujeres. 

El resto de las empresas sólo hablan de seguridad. Por ejemplo, Cabify promete seguridad en el trayecto, para la cual, dice en su página web: “Tenemos el proceso de registro más riguroso del mercado. Validamos la identidad de los conductores, la calidad de sus vehículos y les informamos sobre cómo usar nuestra app para ofrecerte el mejor servicio”.

¿Será que las empresas de transporte privado están haciendo en realidad todo lo que está en sus manos para evitar desapariciones y agresiones sexuales contra mujeres en un contexto como México?

Te recomendamos: Violaciones en la CDMX: el segundo peor aumento del país



Compartir: