México
Cuartoscuro.com
Aumentan impuestos al cigarro, pero muertes relacionadas suben
México
Aumentan impuestos al cigarro, pero muertes relacionadas suben
Impuestos a cigarro no detiene consumo
10 Ene | 2020
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Aumentan impuestos al cigarro, pero muertes relacionadas suben
Impuestos a cigarro no detiene consumo
Ene 10, 2020
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

Suena el despertador y antes de abrir los dos ojos, Arturo alcanza el encendedor, la caja de cigarros y disfruta la primer calada del día. Él se promete cada año dejar de fumar, pero no lo ha logrado. Es uno de los casi 15 millones de fumadores en México, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat 2016-2017).

El tiempo para Arturo se mide en cigarrillos. Antes de terminar el día la cajetilla estará vacía. A este ritmo quema –literalmente– en tabaco casi 21 mil pesos al año, pero este 2020 esa cifra podría llegar a 23 mil pesos, por el incremento al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

El año pasado una cajetilla costaba unos 57 pesos, pero en 2020 cuesta 63; con este aumento, una persona que consume una cajetilla al día pagará por semana 441 pesos, casi 23 mil pesos al año. Poco más de lo que cuesta un boleto de avión a París. 

Pero aunque los impuestos para desincentivar el consumo de tabaco suben, las muertes relacionadas al tabaquismo también lo hacen. En promedio, 167 personas fumadoras mueren al día, de acuerdo con la Secretaría de Salud, 50% más muertes que hace 20 años (cuando se registraron 44 mil). 

El otro precio de fumar

Arturo tendrá que absorber los seis pesos más que ahora le costará cada cajetilla. Y el sistema de salud público, los costos para atender su salud si se enferma por consumir tabaco.

El tabaquismo es una de las principales causas para quienes desarrollan una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). El tratamiento de una persona con EPOC cuesta, en promedio al año, unos 89 mil pesos, según el informe Costo de la atención médica en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.  

El costo para las finanzas públicas mexicanas de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco fue de más de 81 mil millones de pesos en 2017, lo que significó 58.3% de lo obtenido por el IEPS no petrolero, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas.  

El gobierno federal ha intentado inhibir el consumo de tabaco desde hace décadas, con aumentos de impuestos como el IEPS, también ha limitado la publicidad de cigarros y fijado restricciones para fumar en lugares públicos e implementado programas de ayuda para personas que quieren dejar de fumar. 

En 2011, el IEPS pasó de 0.10 a 0.35 centavos por cigarro. Este año aumentó a 0.49 centavos. Al considerar que una cajetilla tiene, en promedio, 20 cigarros, una persona fumadora pagaría sólo por el IEPS casi 10 pesos del valor de la cajetilla, eso, sin contar el 16% del Impuesto al Valor Agregado. 

*Fuente: La neta del Tabaco y algo más. Secretaría de Salud 

Impuestos como el IEPS a tabacos deberían estar destinados a la atención de estas personas, “en lugar de que todos los contribuyentes financien la atención a la salud de este tipo de consumidores”, explicó Violeta Rodríguez, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en entrevista con Cuestione

“Un impuesto no siempre va a desincentivar los hábitos, tiene que ser complementado con más medidas que refuercen ese impacto”, puntualizó la especialista. 

De 2011 a la fecha se han recaudado más de 300 mil millones de pesos de IEPS por cigarros, pero ese dinero no está etiquetado para la la cobertura de servicios de salud para las personas fumadoras que enfrentan enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco. 

Consumo de cigarro en México

Con todo y fotos de tumores en las cajetillas, Arturo no ha podido dejar de fumar. Es uno de los casi 15 millones de fumadores activos que registró la Encodat de 2016-2017

Los esfuerzos para reducir el consumo de tabaco comenzaron hace ya casi 40 años y parecen ser insuficientes. La buena noticia es que sí ha bajado entre los adolescentes. La mala es que la edad de inicio de consumo en adultos pasó de 20 a 19 años de edad, entre 2011 y 2016, también aumentó el consumo diario de cigarros y el número de cigarros consumidos por persona según la Encodat 2016-2017. 

Si alguien adquiere el hábito de fumar, también tendría que tener la responsabilidad de encargarse de los efectos del tabaco en su salud y aportar para el cuidado posterior de los efectos de este hábito, asegura la especialista de la UNAM. 

Te puede interesar:  AMLO aumenta y crea nuevos impuestos, contrario a lo que prometió

Otros riesgos

Además, existe el riesgo de que incrementen las ventas de cigarros ilegales, cuyos costos son menores, pero sus riesgos mayores debido a que no tienen un control de calidad, abundó  Rodríguez. Las personas arriesgan aún más su salud, ya que se han encontrado hasta heces fecales en este tipo de cigarros.

En México 8.8% de los cigarros que se venden son ilegales, con el aumento, la proporción podría llegar a 14.8 por ciento, según Edgar Martínez, presidente del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta). 

El aumento en los precios de los cigarros, en los últimos años, derivó en el incremento de hasta 17% en las ventas de cigarros ilegales; lo que representó una pérdida de seis mil millones de pesos para la industria establecida y, también, menos recaudación de impuestos para el gobierno, de acuerdo con Francisco Cervantes, titular de la Confederación de Cámaras Industriales, (Concamin)

La recaudación de impuestos a cigarros es una medida que por sí sola no va a generar que las personas dejen de fumar, vendedores de tiendas de abarrotes consultados por Cuestione refieren que sus clientes habituales acuden religiosamente por sus cajetillas. ¿Será que los fumadores se acostumbren a pagar más o intentarán dejar de fumar, aunque sea por cuidar de sus finanzas?

 



Compartir: