México
Foto: Guillermo Perea/Cuartoscuro
Cáncer: la piel también tiene memoria
México
Cáncer: la piel también tiene memoria
Cada vez ataca a personas más jóvenes
23 Mar | 2019
Por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Cáncer: la piel también tiene memoria
Cada vez ataca a personas más jóvenes
Mar 23, 2019
por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Compartir:

Igual que nuestro cerebro, la piel también tiene memoria. A lo largo de nuestra vida, las células de la piel son como un baúl de recuerdos: van acumulando los daños que sufrimos cuando los rayos de sol penetran en nuestro cuerpo, sobre todo en primavera cuando la radiación solar alcanza altos niveles.

Como todo recuerdo malo, al pasar el tiempo, estas memorias nos pueden generar un daño mayor y las células pueden convertirse en cancerígenas. Si una persona se ha expuesto más de lo debido al sol, es probable que en unos años más su piel se lo recuerde.

El efecto ‘memoria de la piel’ comienza desde que somos pequeños y tenemos nuestras primeras quemaduras –de sol– sin protección, cuanto mayor cantidad de radiaciones solares reciba una persona, más riesgo tiene de desarrollar cáncer de piel”, explica Rossana Janina, vicepresidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) y especialista en oncodermatología.

Cada 10 años, el número de mexicanos que contrae cáncer de piel se duplica, de acuerdo con la Secretaría de Salud, y la radiación solar es el principal enemigo.

Además, especialistas alrededor del mundo concuerdan en que el cáncer de piel ataca cada vez a pacientes más jóvenes, advierte Janina y también lo registra el Servicio de Dermatología del Hospital General de México.

Los principales factores de riesgo -en menores de 40 años- para contraer cáncer de piel son, en primer lugar, la predisposición genética y, después, que esta población está más expuesta a los rayos ultravioleta (UV) al tener más actividades en exteriores.

La exposición a los rayos solares es sólo una de las “memorias” más comunes que nuestra piel almacena, también los rayos X o las cámaras de bronceado, dañan nuestras células. La Administración Federal de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) alertó que usar camas de bronceado incrementa en 75% las posibilidades de contraer cáncer de piel, cuando se comienzan a usar antes de los 35 años.

Número de casos, en aumento

En México se detectan 10 mil casos nuevos de cáncer de piel cada año, de acuerdo con datos de la FMD, lo que significa el segundo más frecuente en nuestro país (el primero es el de pulmón), según la Clínica de Oncodermatología de la UNAM.

“Cuando la piel se pone roja, después de asolearse es señal de alarma, pues en algunos años se podría presentar esta enfermedad”, dice Rodrigo Roldán, director de la Clínica.

Se ha dicho que el cáncer de piel ataca con más fuerza a las personas con tono de piel claro, pero Rossana Janina asegura que este cáncer no discrimina y también las personas de piel oscura pueden presentar la enfermedad.

Para saber el tiempo estimado de exposición solar que se puede tener, por color de piel, las autoridades locales informan sobre el Índice UV, para el cual es aconsejable usar protección solar después del grado 3 y protección extra a partir del 8.

Fuente: Secretaría de Medio Ambiente de CDMX con información de la OMS.

Para la Ciudad de México, por ejemplo, la consulta se puede hacer en este sitio. Y en la siguiente tabla puedes consultar el número de minutos que te puedes exponer al sol, de acuerdo con tu color de piel y el índice de rayos UV.  

Fuente: Secretaría de Medio Ambiente de CDMX

 

Los tipos de cáncer

Existen tres tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular es el más común, al afectar a casi la mitad de pacientes con cáncer de piel, menores de 40 años, según la FMD. En este tipo de cáncer, las células dañinas se encuentran principalmente en las mejillas, alrededor de la boca o en los labios.

Le sigue el melanoma, con el 39% de los casos, el cual se presenta en personas que tienen más de 10 lunares en el cuerpo o que tienen un lunar deforme, o incluso los melanocitos (las células) generan un nuevo lunar en la piel y por último está el carcinoma epidermoide con 9% de casos, que ataca principalmente en las orejas, en las manos o en la espalda.

Y siempre estar alertas a cambios en nuestra piel, aún si se trata de pequeños lunares, hay que seguir la regla ABCDE:

Asimetría: la mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad.

Borde: los bordes son irregulares, desiguales, dentados o poco definidos.

Color: el color no es uniforme y pudiera incluir sombras color marrón o negras, o algunas veces con manchas rosadas, rojas, azules o blancas.

Diámetro: el lunar mide más de seis milímetros de ancho (aunque, cuidado, algunas veces, los melanomas pueden ser más pequeños).

Evolución: el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.

Otras señales de advertencia son:

  • Una herida que no cicatriza.
  • Enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde.
  • Cambio en la sensación (comezón, sensibilidad o dolor).
  • Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Fuente: Sociedad Americana del Cáncer

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

La Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina de la UNAM, recomienda:

-Evita la exposición solar, especialmente entre las 11:00 y las 16:00 horas, cuando el Índice UV es mayor.

-Cubrirse con ropa de manga larga y sombreros de ala ancha o gorros.

-Usar lentes con protección solar (UV).

-Usar productos que protejan adecuadamente contra UVA y UVB; ya que aun en días nublados y lluviosos, la radiación UV puede dañar.

-Aplicar el protector solar 15 minutos antes de salir de casa, y cada tres o cuatro horas durante todo el día.



Compartir: