México
Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro
Cuestione | Cascada de errores baña el caso de Norberto Ronquillo
México
Cascada de errores baña el caso de Norberto Ronquillo
El doble filo de las redes y los medios
12 Jun | 2019
Por: Gilberto Molina
Muy Cierto
Cascada de errores baña el caso de Norberto Ronquillo
El doble filo de las redes y los medios
Jun 12, 2019
por: Gilberto Molina
Muy Cierto
Compartir:

La difusión, primero, de la desaparición del universitario Norberto Ronquillo y la confirmación, después, de su secuestro en medios de comunicación y redes sociales tuvo un doble filo peligroso.

Si bien ayudó a que el asunto se hiciera viral, también evidenció la fragilidad de las víctimas en caso de secuestro.

El riesgo de la denuncia en redes

El rector de la Universidad del Pedregal, Armando Martínez Gómez, denunció en distintas entrevistas que las autoridades de la CDMX tuvieron “la llamada del 911 desde el primer minuto. Ahí está la llamada donde mandan a una patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, que son los primeros intervinientes, de acuerdo al nuevo Sistema de justicia, y no hace nada”, fueron sus palabras a los medios.

En las horas posteriores a la desaparición de Norberto, el martes 4 de junio, sus compañeros difundieron videos y publicaciones de alerta en las redes sociales con el hashtag #NosFaltaNorberto, que se multiplicaron en Facebook, Twitter e Instagram.

La activista en pro de los derechos de las víctimas del delito, Isabel Miranda de Wallace, sostuvo que esto puso en riesgo de manera inconsciente la vida de Norberto Ronquillo en momentos cruciales.

“Lo aconsejable, cuando hay un secuestro: no puedes comunicar nada en medios de comunicación, porque pones en riesgo la vida de la persona que está secuestrada. Sin embargo, lo que entiendo es que el rector empezó a pedir ayuda debido a que no encontraban eco en la Unidad Antisecuestro”, dijo Miranda de Wallace en entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva.

De igual forma, Wallace criticó la supuesta omisión de las autoridades en casos que deben seguirse de oficio.

También te puede interesar: Secuestros repuntan en el primer trimestre de 2019

En respuesta, la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, aclaró que no se actuaría contra nadie por difundir información del plagio cuando la investigación estaba en curso.

“Nosotros no vamos a criminalizar  la lucha y la decisión de los universitarios (y del rector) por hacer lo que tenían que hacer”, puntualizó.

Godoy afirmó que desde un primer momento se activó el protocolo de búsqueda y que la Fiscalía nunca abandonó la investigación.

y la Fiscalía (Antisecuestro) han estado en todo momento trabajando en este tema, no nos detuvo que la familia dijera que la investigación la iban a hacer ellos, eso no impidió que se activara el protocolo antisecuestros”, dijo en conferencia de prensa el lunes 10 de junio.

Una historia de terror

El martes 4 de junio alrededor de las 21:30 horas, Norberto Ronquillo salió de la Universidad del Pedregal, ubicada en la colonia Ex Hacienda San Juan Huipulco, alcaldía Tlalpan, al sur de la Ciudad de México.

Se dirigía a la casa de sus tíos, con quienes vivía; el domicilio está a 15 minutos en automóvil de la universidad. El joven nunca llegó.

También te puede interesar: CDMX, en riesgo de colapso: homicidios se disparan

Todavía envió un último mensaje a su novia. El vehículo de Norberto, un Toyota Yaris blanco con placas de circulación L84-AGM, fue localizado sobre la calle Arenal Tepepan, a poco más de 2 kilómetros de esa escuela, donde se presume fue abandonado por los secuestradores.

Alrededor de las 21:41, la familia recibió una llamada de los plagiarios desde el teléfono celular de Norberto, quienes les exigieron 5 millones de pesos por liberarlo.

Después de la medianoche, un miembro de la familia se presentó a levantar la denuncia, pero minutos después solicitaron a las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX no intervenir para proteger su vida.

Trascendió que sólo pudieron reunir 500 mil pesos, que entregaron a los captores en un punto de Calzada de las Bombas, en la colonia Cafetales. Después se habrían dirigido a Canal de Chalco, donde sería entregado con vida Norberto, en las primeras horas del miércoles. Nunca llegó.

Cámaras inservibles y manoseo de evidencia

El lugar donde fue hallado el vehículo del estudiante, horas después del secuestro en la calle de Arenal Tepepan, se encuentra en un “punto ciego”. Allí hay una de las poco más de 15 mil cámaras del C5, el sistema de vigilancia de la Ciudad de México, pero no funciona.

“Hay lugares donde todavía no hay cámaras del C5 y allí, donde queda el vehículo, está descompuesta una”, reconoció Ernestina Godoy en la conferencia de prensa que ofreció a los medios el lunes 10 de junio.

Se sabe que las llaves del automóvil fueron encontradas sobre la acera y que tenía las luces intermitentes encendidas.

La procuradora capitalina aceptó que hubo manipulación de evidencia, ya que el coche fue trasladado por efectivos policiacos a la casa de los familiares y no al Ministerio Público, como marca el procedimiento.

Por esta razón, afirmó que todos los policías que participaron están sujetos a investigación y tendrán que declarar.

Lentitud temeraria

Fue hasta el jueves 6 de junio, dos días después del plagio, cuando las  autoridades acudieron a recabar los videos de Norberto al salir de la Universidad del Pedregal y solicitaron autorización a un juez para acceder a las grabaciones telefónicas entre  los familiares y los secuestradores.

El sábado 8 de junio hicieron un “barrido” en el punto donde se cree fue privado de la libertad. La tarde del domingo, poco después de las 18:00 horas, recibieron una llamada al número de emergencias 911 que alertó sobre la presencia de un cuerpo en una zona de difícil acceso en Xochimilco, en Avenida del Campo, pueblo de Santa Cruz Acalpixca.

Los peritos llegaron después de las 9 de la noche, tres horas después del hallazgo. El cadáver estaba envuelto en bolsas negras, maniatado por la espalda y en avanzado estado de descomposición.

Los estudios de ADN revelaron que se trataba de Norberto Ronquillo, quien se presume murió de asfixia por estrangulamiento. Queda pendiente el resultado de la necropsia para confirmar la causa y la fecha del deceso.

Tenía 22 años y estaba próximo a titularse en la carrera de mercadotecnia internacional.

 



Compartir: