México
Foto: Cuartoscuro
Chilapa: así se convirtió en uno de los municipios más violentos
México
Chilapa: así se convirtió en uno de los municipios más violentos
Esta es su historia
14 Feb | 2020
Por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Chilapa: así se convirtió en uno de los municipios más violentos
Esta es su historia
Feb 14, 2020
por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Compartir:

La violencia que se vive en Chilapa de Álvarez, Guerrero, ha hecho que médicos, profesores y familias enteras huyan de este municipio, donde viven unas 120 mil personas, de las cuales ocho de cada 10 se encuentran en rezago social. Aquí, a menos de 200 kilómetros de Acapulco, las escuelas han cerrado por la inseguridad, mientras que los niños han optado por cambiar los útiles escolares por armas para defenderse.

Chilapa de Álvarez (con sus 161 localidades) es el escenario de la guerra que estalló entre dos grupos criminales rivales: Los Rojos y Los Ardillos, que se disputan esta zona, por ser una de las principales puertas a La Montaña, una de las regiones del estado en donde se cultiva la amapola y se extrae el opio.

Esta guerra por el territorio se recrudeció en 2014, durante el gobierno del perredista Ángel Aguirre en el estado. La primera gran masacre sucedió a finales de aquel año, cuando aparecieron 11 personas ejecutadas en la carretera Chilapa-Chilpancingo. Desde entonces la violencia no para en aquel municipio.

En 2017, el entonces subsecretario de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alberto Begné, reconoció que “Chilapa es un caso extremo y desafío en seguridad”.

Pero este escenario no sería posible “sin (la) participación de algunas autoridades, que con sus acciones u omisiones favorecen la impunidad de los integrantes de las organizaciones delictivas y, desde luego, el entorpecimiento del acceso a la justicia, en su modalidad de procuración de justicia”, dice el Informe Especial sobre la violencia en Chilapa, elaborado en 2019 por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Te puede interesar leer: ¿Guerrilleros buscaron a familiares de los 43 de Ayotzinapa?

La pelea por la zona

Los grupos delictivos que colocan a Guerrero como uno de los estados más violentos del país, nacieron del debilitamiento de la organización de los hermanos Beltrán Leyva, cuando entre 2009 y 2010 detuvieron a sus capos principales: Arturo Beltrán Leyva y Édgar Valdéz Villarreal, alias La Barbie. 

A partir de ahí se formaron, al menos, 14 organizaciones delictivas. Seis de ellas tienen presencia en Guerrero:  Los Rojos, Los Ardillos, Los Granados, La Barredora, Los Guerreros Unidos y el Cártel Independiente de Acapulco, de acuerdo con el experto en seguridad Víctor Manuel Sánchez Valdés, investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila.

La “guerra” contra Los Rojos y Los Ardillos también se desató cuando el principal líder de Los Ardillos, Celso Ortega Rosas, alias La Ardilla, fue asesinado en 2011 afuera de su casa, presuntamente por miembros de Los Rojos. Celso Ortega era hermano del diputado perredista Bernardo Ortega Rosas, actual coordinador del Grupo Parlamentario del PRD (GPPRD) en Guerrero.

Por su parte, Los Rojos, liderado por Santiago Mazari El Carrete, han sido señalados como los presuntos autores de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en Guerrero. El Carrete actualmente está preso en el penal de Puente Grande, en Jalisco, por acusaciones de secuestro y delitos contra la salud.

El pueblo se organiza

Antes de que estallara este enfrentamiento, los pobladores formaron sus propias policías comunitarias y se organizaron con la creación de la Coordinadora Regional de Autoridades de la Montaña y Costa Chica de Guerrero (CRAC-PC), la cual opera desde hace 24 años en las principales comunidades del municipio.

Pero por la falta de apoyo y respuesta de las autoridades de seguridad de Guerrero, los ha obligado a enfrentarse con los grupos delictivos para defender sus comunidades, lo cual también han desatado la violencia en el municipio. El 27 de enero de 2019, un enfrentamiento armado entre miembros de la CRAC-PC y presuntos integrantes del grupo delictivo Los Ardillos, dejó como saldo 12 personas muertas.

Otra de las masacres que han hecho que Chilalpa esté en alerta fue la del pasado 18 de enero, cuando un grupo de 10 músicos del grupo Sensación, que viajaba por Alcozacan, en Chilapa, fueron asesinados con cuchillos. Después fueron quemados en la camioneta que se transportaban. Los pobladores de este municipio señalaron Los Ardillos por estos asesinatos. 

Sólo cinco días después, algunos de sus hijos huérfanos salieron con armas de madera a defender a su pueblo, hartos de la violencia que se vive en su municipio, en donde las organizaciones civiles han dicho que desde que comenzó este enfrentamiento han habido unas 500 personas desaparecidas. 

El actual gobernador de Guerrero, el priísta Héctor Astudillo Flores, ha dicho que hasta ahora “la paz en Chilapa es lo más importante”. Mientras, integrantes de la CRAC-PC y sus pobladores han exigido al gobierno de López Obrador que visite su comunidad y que intervenga para desmantelar a Los Ardillos, grupo criminal que mantiene aterrorizados a sus habitantes.

Chilapa es solo uno de los casi dos mil 500 municipios que conforman a México. Y aunque lleva sumido en la violencia desde 2014, es apenas ahora que sabemos lo que está pasando en ese lugar, ¿cuántos más, como Chilapa, estarán viviendo lo mismo?



Compartir: