México
Foto: Cuartoscuro
Educación sexual, clave para prevenir el abuso y el embarazo adolescente
México
Educación sexual, clave para prevenir el abuso y el embarazo adolescente
Y en Nuevo León buscaban condicionarla
30 May | 2020
Por: Raquel Prior
Muy Cierto
Educación sexual, clave para prevenir el abuso y el embarazo adolescente
Y en Nuevo León buscaban condicionarla
May 30, 2020
por: Raquel Prior
Muy Cierto
Compartir:

Recientemente hubo una polémica por una iniciativa de reforma a la Ley de Educación en Nuevo León, también conocida como Pin Parental, para que fueran los padres quienes pudieran decidir si sus hijos tomaban o no clases de educación sexual. Sin embargo, fue rechazada por el congreso de aquel estado.  

Lizbeth Quesada, coordinadora del Programa adolescentes autonomía y sexualidad en la organización feminista Balance, explica que, de haberse aprobado, iría en contra del artículo 3 de la Constitución, que señala la importancia de brindar educación sexual con perspectiva de género a niñas, niños y adolescentes. 

Los especialistas consultados por Cuestione concordaron que negar la educación sexual en un país que encabeza las listas de embarazo adolescente en el mundo sería un retroceso.

El número de embarazos infantiles (en menores de 15 años) se disparó de 98 casos en 1998, a 1,024 en 2018 –último disponible–, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); un aumento de casi 1,000%.

Hablar de embarazo infantil es hablar de abuso sexual y violación, se documenta en un estudio realizado por Ipas, una organización internacional que trabaja por el aborto seguro y legal: “No se trata de adolescentes teniendo relaciones sexuales con adolescentes sino de niñas siendo obligadas, coercionadas o manipuladas por adultos”. 

En el país, el 46% de las niñas entre 10 y 14 años que tuvieron un hijo reportaron que el hombre que las embarazó era un adulto que tenía entre 18 y 68 años; 19% dijeron que los hombres tenían entre 15-17 años y sólo 5% (447 casos) eran menores de 15 años, de acuerdo con el estudio Violencia y embarazo infantil en México:  Un problema de salud pública y derechos humanos.

La educación sexual no solo es para adolescentes, afirma Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim). Previene también abusos sexuales, pues “brinda de herramientas a los niños y niñas para que no piensen que tocamientos abusivos por parte de conocidos o familiares son expresiones de cariño”. Ayuda ademá a que aprendan a identificar que las conductas que les hagan sentir incómodos o mal es una manera de cuidar de su salud física y emocional. 

Para saber más: Educación sexual, clave para combatir violencia contra las mujeres

¿Para qué sirve la educación sexual?

“Los beneficios de la educación sexual son que brinda de herramientas a las niñas y adolescentes para identificar y prevenir situaciones de violencia, genera relaciones equitativas y de respeto, se incrementa el uso de métodos anticonceptivos, disminuye el embarazo adolescente y favorece la comunicación intrafamiliar”, explica Alexis Hernández, experto en adolescencia y juventud en la organización internacional sin fines de lucro Ipas CAM, a Cuestione.

El embarazo adolescente (de los 15 a los 19 años) en México, por ejemplo, pasó de 102,284 casos en 1998, a 131,885 en 2018, esto debido a las posturas “conservadoras” de las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa, asegura Hilda Argüello, directora del Observatorio de muerte materna: “Se dejó de apoyar y de impulsar el programa de planificación familiar en diferentes áreas, en la educativa ha dejado de trabajar en temas de sexualidad o lo han dejado al criterio de los profesores y muchas veces no tienen formación”. 

¿Por qué las y los adolescentes se están embarazando si se les brinda educación sexual en las escuelas? Tener acceso a esa información no quiere decir que sea buena, ya que muchas veces no se profundiza en temas como métodos anticonceptivos, orientación sexual, ni siquiera se habla sobre placer, coinciden Hilda Argüello y Lizbeth Quesada Hernández. 

“Los libros de secundaria y primaria escasamente tienen información sobre sexualidad integral”, dice Argüello, y agrega que ésa es una de las razones por la que las y los jóvenes se informan a través de los amigos, el internet y muchas veces, la pornografía. “No están teniendo ninguna orientación que les ayude a tomar mejores decisiones”, dice la especialista. 

Te puede interesar: Aborto seguro pero clandestino, mujeres se unen para cuidarse

“La educación sexual integral debería estar dando información sobre los métodos anticonceptivos, la prevención de enfermedades de transmisión sexual, el placer en ejercer la sexualidad, herramientas para prevenir la violencia e identificar cuáles son nuestros planes de vida y cuales son las opciones que tenemos”, comenta Lizbeth Quesada Hernández

Saben de anticonceptivos, pero no los usan

En México, 98.16% de las adolescentes tienen conocimiento de algún tipo de método anticonceptivo, entonces ¿por qué sólo el 59.9% decidió usarlos en su primer encuentro sexual

Una razón por lo que esto sucede es que tan sólo el 13.45% de las y los adolescentes tiene conocimiento funcional sobre estos métodos de prevención, lo que demuestra que aún hay un gran desconocimiento acerca de su uso como recurso para prevenir enfermedades de transmisión sexual y evitar embarazos no deseados, de acuerdo con el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE)

Además, a las niñas y adolescentes les resulta difícil acceder a métodos anticonceptivos. Y es que, aunque éstos deben ser gratuitos y accesibles en los sistemas de salud público, en la práctica, obtenerlos “es un proceso muy burocratizado, para el que primero se debe asistir a una consulta médica como para cualquier padecimiento, con lo cual debes invertir mucho tiempo esperando la consulta”, comenta Argüello. 

Pero el problema no termina ahí, Alexis Hernández explicó que los servicios de salud no son amigables para los adolescentes, además de que no existen suficientes campañas de información sobre estos servicios y hay poca oferta de los mismos

Aunque la educación sexual en México ha contado con avances importantes, como la integración de temas sobre identidad sexual, la autoexploración y el erotismo, aún falta mucho camino por recorrer para que ésta pueda llegar a todo el país de una manera eficiente.



Compartir: