México
El PRD se corta la cabeza y busca renacer
México
El PRD se corta la cabeza y busca renacer
Sin dirigencia, ¿quién está al frente?
20 Nov | 2018
Por: Redacción
Muy Cierto
El PRD se corta la cabeza y busca renacer
Sin dirigencia, ¿quién está al frente?
Nov 20, 2018
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Como el ave fénix, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) busca resurgir de sus cenizas y para, al menos, intentarlo dio un machetazo de tajo a su cabeza -disolvió la presidencia- y en su lugar surgieron cinco cabezas que buscarán fortalece al partido, después de que en las pasadas elecciones cayera a cuarta fuerza nacional.

Estos cinco liderazgos son: Ángel Ávila, de la corriente de Nueva Izquierda; Fernando Belaunzarán, de Galileos; Karen Quiroga, de Vanguardia Progresista; Adriana Díaz Contreras, de Alternativa Democrática Nacional; y Estephany Santiago, de Foro Nuevo Sol.

El PRD en el Congreso Nacional retoma el camino, el partido desapareció a las “tribus” (diferentes corrientes al interior del mismo). “Creo que las corrientes deben terminar en el PRD”, dijo Ávila.  

Pero estar representados por líderes de las respectivas tribus no redujo el malestar los manifestantes, que a sillazos y golpes buscaron romper el Congreso.

“Los que se sintieron agraviados es porque se rompieron los usos y costumbres y el peso clientelar ya no pesó; ya no fue lo que definió las cosas. Aquí, lo que buscamos es un cambio importante  porque el PRD no tiene credibilidad ante la sociedad, el PRD hoy tiene crisis”, dijo Belauzarán.

Ávila aseguró que habrá una investigación sobre la trifulca del Congreso Nacional, del 17 de noviembre pasado. Auque desde ya, le puso el dedo al exlíder del PRD René Bejarano: “Veo gente ligada a Bejarano, que quisiera que este partido estuviera muy cercano a Morena y que no fuera una posición responsable; y en ese sentido vamos a revisar en detalle, y por supuesto, si hay algún militante que empezó a incitar la violencia”, dijo.

¿Cuál era el poder de las tribus a la hora de la elección?

“Si una corriente, ponle el nombre que tú quieras, tenía 30% de consejeros nacionales o de representación del partido. Esa tribu exigía 30% de las candidaturas, aunque no tuviera cuadros , perfiles o candidatos”, ejemplificó Ávila.

Estephany Santiago, de la corriente Foro Nuevo Sol, dijo que “este estatuto nos va a permitir articular los trabajos donde se tendrán que revisar algunos temas de fondo, como los documentos básicos, la línea política, algunos reglamentos internos del propio partido para fortalecer la próxima dirigencia al 28 de abril".

Si bien el partido ha decidido suprimir el peso de las corrientes internas, el politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Nicolás Loza Otero, dijo que esta no era el problema del PRD. Sino que la crisis del partido sucedió por la falta de políticas que respondieran a la población.

Loza recordó que la crisis inició cuando, en septiembre de 2012, Andrés Manuel López Obrador se salió del PRD, por diferencias con la dirigencia que cooperó con varias iniciativas del presidente Enrique Peña Nieto.  

La crisis económica

A los problemas del partido se suman los de dinero, que redujeron los ingresos del Sol Azteca. “Estamos pagando deudas del 2012, y del 2015”, dijo Ávila.

Multas impuestas al PRD por el Instituto Nacional Electoral (INE), que ascienden a 127  millones de pesos, empezaron a cobrarse en agosto, al reducir los ingresos mensuales del partido de 41 a 20 millones de pesos.

Malos resultados trajeron bolsillos vacíos.  En las elecciones intermedias de 2015, el PRD consiguió 11% de los votos, que en los comicios de julio pasado bajaron a 5%, lo que se pronunciará aún más la caída en estos ingresos (llamados prerrogativas).   

“Morena presentó una iniciativa para bajar prerrogativas a la mitad de los partidos políticos. Es decir, el PRD puede enfrentar una severa reducción económica a partir de enero”, enlistó Ávila, sobre un recrote más propinado por el próximo Presidente de México.

Así y todo, nadie debería de dar al partido por perdido, dijo Loza Otero. Quien cree que la meta principal del partido debería ser conseguir, al menos, 3% de los votos en las próximas elecciones intermedias, o lo que es igual a lo mínimo para mantener su registro.

“Cualquiera de los grupos que sobreviven en el PRD podrían quedarse con mucho gusto con ese registro. El grupo que salga victorioso [28 de abril] obviamente va tratar de hacer una oferta política electoral a partir del próximo año de las elecciones locales”, dijo Loza.

¿Qué sigue para el PRD?

Belaunzarán se dijo “escéptico” sobre el futuro del PRD y, agregó, que entró a la dirigencia colegiada con la finalidad de que el partido pueda ser oposición al próximo Gobierno de López Obrador, que arranca el 1 de diciembre.

“Lo que nosotros tenemos que hacer es presentar propuestas alternativas”, dijo el líder de la corriente Los Galileos. “El PRD nace contra un partido de estado en 1989 y ese partido de Estado está de regreso. Volvemos al país de un solo hombre, a las facultades meta legales del Presidente y a la falta de división de poderes”, dijo.

En este escenario es muy posible que el PRD busque alianzas nuevamente, como estrategia electoral, apuñaló Loza. La formación de éstas dependerá de la resistencia que puedan hacer contra el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador.

“El problema del PRD ahorita es de sobrevivencia, si lo logra, creo que pueden venir mejores años. Porque aunque Morena haga bien las cosas es inevitable que haya un desgaste que puede alimentar a los partidos ideológicamente cercanos de Morena. Es más normal un votante desencantado de Morena voltee a ver al PRD que al PAN”, dijo Loza.



Compartir: