México
Foto: Saúl López/Cuartoscuro
Emilio Zebadúa, el compañero de Rosario Robles señalado en “la estafa maestra”
México
Emilio Zebadúa, el compañero de Rosario Robles señalado en “la estafa maestra”
¿Colegas y cómplices desde el PRD?
08 Ago | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
Emilio Zebadúa, el compañero de Rosario Robles señalado en “la estafa maestra”
¿Colegas y cómplices desde el PRD?
Ago 08, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Rosario Robles no está sola en la investigación que inició la Unidad de Inteligencia Financiera en su contra por presunto ejercicio indebido del servicio público. En la acusación la acompaña Emilio Zebadúa González, quien ha sido su mano derecha por varios años. 

Esta es la historia de cómo se formó una mancuerna que llevó a ambos funcionarios federales a ser investigados por mal uso de recursos del erario público. 

El vínculo entre Rosario y Emilio empezó cuando ambos eran militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Primero conoció al hermano de Emilio, José Ramón Zebadúa.

En 1997, Rosario ocupó el cargo de Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, cuando Cuauhtémoc Cárdenas era el jefe capitalino. Su jefe de finanzas era José Ramón Zebadúa.

En 2003, ella se convirtió en la primera mujer en ocupar la jefatura de gobierno de la capital mexicana (aunque fue interina porque se le designó después de que Cárdenas dejara el cargo para contender por la presidencia). En su ascenso, Rosario se llevó a José Ramón, quien fungió como su secretario de gobierno. 

Rosario mantuvo la alianza por más años, ya que cuando se volvió presidenta del PRD en 2002, José Ramón Zebadúa ocupó el cargo de tesorero del también llamado Sol Azteca. 

El inicio de los escándalos

Apenas un año después de estar al frente del partido en el que militó desde su fundación en 1989, Rosario Robles dejó el cargo, acusada de contraer, para el PRD, una deuda de 289 millones de pesos.

En 2004, a Rosario Robles también se le acusó de estar involucrada en un escándalo de corrupción porque quien fuera su pareja, el empresario, Carlos Ahumada, además de René Bejarano, da dinero al entonces secretario particular de Andrés Manuel López Obrador en la jefatura de gobierno del Distrito Federal, y al delegado de Tlalpan, Carlos Ímaz.

Todo esto quedó evidenciado en los famosos “videoescándalos” dados a conocer en el programa del comediante Brozo en Televisa, quien los habría recibido por parte de diputados panistas. 

A José Ramón Zebadúa también se le responsabilizó del desfalco al partido, pero en ninguno de los casos procedieron las denuncias. 

En aquella época, Emilio Zebadúa era secretario de gobernación de Chiapas, durante la gestión del perredista Pablo Salazar Mendiguchía, quien estuvo en prisión acusado de la muerte de 22 niños, peculado, y otros delitos, pero luego fue exonerado.

Las acusaciones en contra de Salazar no alcanzaron a Emilio, que en 2003 se convirtió en diputado federal por la bancada del PRD.  

Antes de eso, Emilio fue miembro del Consejo Ciudadano que administró el Instituto Federal Electoral durante las elecciones de 2000.

Te recomendamos leer: Rosario Robles y AMLO, de aliados a enemigos irreconciliables

Juntos en la “Estafa Maestra” 

Tras las acusaciones de corrupción, Rosario Robles se alejó de la vida política y del partido que ayudó a fundar, pero reapareció en 2012 bajo el cobijo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), así como del recién electo presidente Enrique Peña Nieto. Entonces fue nombrada titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

El vínculo entre Rosario y Emilio sería sólo a través de su hermano, José Ramón, pero en la Sedesol, Robles pidió a Emilio (quien presidía la Fundación para la Cultura del Maestro A.C, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) ser el Oficial Mayor de esa institución.

Peña Nieto cambió a Rosario Robles a la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), en donde volvió a trabajar junto a Emilio. 

Ninguno salió bien parado de esos cargos, por el contrario, ambos fueron señalados en la investigación periodística de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, conocida como la Estafa Maestra, de participar en la contratación de servicios, a través de empresas fantasmas y universidades públicas, lo que derivó en un desvío de recursos de más de 2 mil 224 millones de pesos.

Desde 2018, diversos medios de comunicación dieron a conocer que Roberto Gómez Morales, que era chofer de Emilio Zebadúa, fue nombrado Director General Adjunto de “Áreas Técnicas” de la Oficialía Mayor en 2012; y en 2014 adquirió un rancho de 42 hectáreas en Chiapas por 816 mil pesos.

Te podría interesar: Yo no necesito perdón: Rosario Robles

Además, la Auditoría Superior de la Federación (ASP) informó en febrero de este 2019 que detectó irregularidades de, por lo menos, 2 mil 377 millones de pesos en su gestión al frente de la Sedatu en 2017.

El 1 de agosto, la Fiscalía General de la República (FGR) congeló las cuentas bancarias de ambos personajes y anunció que se presentó una denuncia contra ellos por ejercicio indebido del servicio público. 

Por ello, Rosario Robles respondió a través de su abogado, Julio Hernández, quien dijo que en las cuentas de su cliente había sólo 20 mil pesos conseguidos honradamente

El 8 de agosto, Robles tendrá su primera audiencia para hablar sobre el caso y depositó una fianza de más de 69 mil pesos para evitar su detención. 

Sin embargo, un juez ya desechó el amparo y le devolvieron ese dinero porque no había una orden de aprehensión en su contra.

En cambio, Emilio Zebadúa ha guardado silencio y aún no se ha manifestado públicamente.

 



Compartir: