México
Gabriel Pichardo
Enemigo invisible de migrantes: enfermedades
México
Enemigo invisible de migrantes: enfermedades
¿Qué afecta a los centroamericanos en México?
28 Nov | 2018
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
Enemigo invisible de migrantes: enfermedades
¿Qué afecta a los centroamericanos en México?
Nov 28, 2018
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

Un joven de Honduras, de 17 años, falleció el pasado 21 de noviembre en el hospital de Tijuana por complicaciones de neumonía. Se trató del tercer deceso que deja la Caravana Migrante, en su recorrido por alcanzar el “sueño americano”, que cada vez se ve más lejos.

Los migrantes acomodan cobijas y cartones para poder dormir en el deportivo Benito Juárez, que hoy funge como albergue. La sobrepoblación forma un paisaje de tiendas de campaña pegadas las unas a las otras, las cuales se mantienen a la intemperie con temperaturas que van de los 12 a los 19 grados centígrados.

“Pesado el frío. En Honduras es súper caliente. Exagerado. Acá con el sereno parece que ha llovido, por la carpa se humedece, como que goteara. Una buena tormenta no la aguanta”, dice Idania Rivera, madre hondureña, con dos pequeñas, de cinco y ocho años, enfermas de gripa.

El hacinamiento y las precarias condiciones facilita la propagación de las enfermedades. En total, se han otorgado dos mil 267 consultas médicas, desde que llegaron a Tijuana, Baja California; 61% de ellas por enfermedades respiratorias.

La atención médica a los migrantes tiene un costo de un millón de pesos por semana, por cada dos mil personas, dice Guillermo Trejo Dozal, secretario de Salud del estado. Al momento, hay unos cinco mil migrantes en el albergue, de ellos mil son menores de edad.  

Asimismo, se han brindado mil 41 tratamientos de albendazol, para combatir parásitos digestivos; 340 consultas dentales, se han reportado 101 casos de personas con piojos, cuatro casos de varicela y cuatro de VIH, estos dos últimos han sido aislados del resto.

“Obviamente, en condiciones de hacinamiento es más fácil que se pueda propagar una enfermedad como la varicela”, expuso Trejo.

Falta medicina

Wilmer Cáliz tose y tose. Con una mano se tapa la boca y con la otra sostiene la mano de su hija Karen. La enfermedad los hace ver cansados a ambos.

En el albergue con más migrantes de Tijuana, hay quienes cuentan con tiendas de campaña donadas, hay quien cuelga mantas de plástico para formar un techo y quien duerme al aire libre. Él, quien recién llegó el fin de semana, es de los últimos.

“Bien mal me siento en la noche, el sereno me hace daño con mi niña. A mi niña le pega el asma”, cuenta Wilmer.

En la unidad de salud instalada frente al deportivo se proveen los medicamentos, sin embargo, asegura Wilmer, él no recibe tratamiento alguno, pero se conforma con conseguir el suficiente para su hija.

Para combatir la gripe, la SSa promueve las vacunas contra la influenza. Y ha decidido vacunar a todos los menores de cinco años.

Así, entre estornudos y ataques de tos, Wilmer espera llegar a la cima de la lista de quienes habrán de ser evaluados por agentes de la CBP estadounidense. Eso, podría tardar meses. Todo el invierno.



Compartir: