México
México
La pesadilla del matrimonio... infantil
Aún es legal en 12 estados del país
21 Mar | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
La pesadilla del matrimonio... infantil
Aún es legal en 12 estados del país
Mar 21, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

Karina tenía 10 años y estudiaba la primaria en Nezahualcóyotl cuando conoció a Christian, 16 años mayor. Él trabajaba un mototaxi de la familia de ella y durante dos años la enamoró. Un día lo descubrieron besándola. Él decidió huir pero se llevó a Karina.

La mamá de la niña logró contactarlos. El joven dijo que ella estaba embarazada, que la pondría a trabajar y que se casarían. La familia de él estaba de acuerdo porque “se enamoraron” y él necesitaba una esposa.

Pero, los padres de la jovencita lograron traerlos de regreso bajo la promesa de casarlos. En cuanto ellos estuvieron de vuelta, la mamá de Karina llevó al sujeto a las autoridades por rapto y violación de menores. Christian está en prisión y Karina, quien no estaba embarazada, volvió a la escuela.    

Casamiento profundiza desigualdad de género y viola derechos

Este caso culminó así porque la familia de Karina identificó que Christian la manipuló, pero -de haber querido ambas familias- la niña se hubiera casado con él, habría dejado la escuela, habría empezado a trabajar y, probablemente, cuidaría a sus hijos o hijas.

Esto ocurre con frecuencia en México. La Red por los Derechos de la Infancia en México registró en 2017 la unión de 23 mil 605 niñas menores de 12 a 15 años; y, en general, una de cada cinco mujeres se casa antes de cumplir los 18.

Según la organización Save the Children, esto se traduce en la cancelación de sus proyectos de vida y viola sus derechos, ya que 73% de ellas dejan o son obligadas a abandonar sus estudios para dedicarse al hogar, sufren 49% más agresiones físicas y 68% más violencia sexual.

Esto está relacionado con que -según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía- el porcentaje más alto de matrimonios se da en parejas donde el hombre es mayor que la mujer entre 3 y 5 años. En 2015, por ejemplo, en 13.5% de los matrimonios de niñas de entre 12 y 17 años, el cónyuge varón tenía 25 o más años de edad.

Laura Martínez, directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de personas Violadas A.C (ADIVAC), señaló en entrevista para Cuestione que muchas niñas son obligadas a casarse con quien las agredió sexualmente como una forma de reparar el delito y para llevar a término los embarazos que derivan de ello; sin embargo, esto causa daños psicológicos y físicos que pueden ser mortales para las niñas.

En términos psicológicos, la también especialista dijo que ellas pueden llegar al suicidio. A ADIVAC han llegado mujeres adultas que ahora son conscientes de que en la infancia fueron casadas con un hombre mayor que en realidad las manipuló y abusó sexualmente de ellas.

Además, la violencia sexual y los matrimonios producen ansiedad, enojo y estrés a las niñas y adolescentes que miran a otras mujeres de su edad en actividades y responsabilidades distintas a las que ellas ya tienen.

El otro problema, explicó Martínez, es que si bien las niñas y adolescentes tienen derechos sexuales (a informarse sobre su cuerpo y a desarrollarlo libremente) no quiere decir que ya tengan toda la información, las herramientas y madurez física y mental para entender lo que implica una unión, la crianza de un hijo y un embarazo en su cuerpo en pleno desarrollo.

“Las niñas no están para casarse, pero estamos en una sociedad 100% patriarcal en donde las mujeres somos vistas como mercancía de los hombres”, enfatizó la experta.

Matrimonio infantil, a voluntad de los padres

Este 21 de marzo, el Senado de la República aprobó por unanimidad la prohibición total del matrimonio infantil, ahora toca a la Cámara de Diputados aprobar la minuta; sin embargo, la discusión por este tema viene desde 2014, cuando se creó en México la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Esta fue la primera vez que una ley federal prohibió el matrimonio de personas menores de 18 años, que hasta entonces estaba avalado en al menos 24 estados de la República.

En consecuencia, el entonces recién creado Sistema Nacional de Protección Integral para NIñas, Niños y Adolescentes estableció como fecha límite el 30 de abril de 2016 para que los Congresos locales adecuaran sus legislaciones.

Sin embargo, a marzo de 2019 todavía 12 entidades (Baja California Sur, Baja California, Campeche, Coahuila, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Querétaro, Puebla, Quintana Roo, Veracruz) permiten el matrimonio entre menores de 18 años cuando: los padres, tutores o abuelos lo consientan; “el varón es mayor de dieciséis años y la mujer mayor de catorce”; la mujer tenga 16 años; cuando ella tenga 14 y presente un embarazo. En algunos casos no establecen prohibición, de acuerdo con una revisión que hizo Cuestione a los Códigos Civiles y Familiares de cada entidad.

Además, 10 estados (Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Veracruz y Yucatán) prevén dispensas (excepciones a la ley) para permitir el matrimonio de personas menores de edad en los casos que la autoridad, a su criterio, así lo determine.

Por ello, varias organizaciones a favor de los derechos de la infancia entregaron en 2017 un Amicus Curiae (opinión legal experta) a la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el que explican que “la idea de ‘dispensar’ el matrimonio infantil por ‘causas graves’ o ‘justificadas’ constantemente está relacionado con delitos sexuales contra mujeres adolescentes”.

Por ejemplo, el Código Civil en el Estado de México decía que: “para contraer matrimonio, la mujer y el hombre necesita haber cumplido dieciocho años. Los Jueces de Primera Instancia pueden conceder dispensas de edad por causas graves y justificadas. Para el caso de tratarse de ofendidas por el delito de violación por equiparación, cuando la víctima sea menor de 15 años y en el caso de que esta haya dado su consentimiento para la cópula y no concurra modificativa, la edad requerida para contraer matrimonio es de 13 años”.

“Sin lugar a dudas, la simple naturaleza de esta figura, constituye un acto de impunidad y de violencia estructural, legalizada desde el aparato Estatal, contra niñas y mujeres adolescentes”, sostienen las organizaciones.

Hombres exigen tener sexo con niñas de 13 como un “derecho”

No obstante, hay quienes piensan que se debería permitir el sexo con menores de 13 años como un derecho de las adolescentes a “el libre ejercicio de su sexualidad” y como una libertad de los hombres a experimentar su “efebofilia” (deseo por adolescentes); aunque eso en realidad está tipificado como pedofilia.  

“Es curioso que en pleno siglo XXI, cuando los niños de 13 años saben más de sexo que lo que sabían nuestros padres a los 18 o nuestros abuelos a los 25, se les prohíba follar con quien ellos libremente decidan (...) En la mayoría de las ocasiones las señales las lanzan ellas. Sólo diré que a sus 17 años pude hacer con ella (una joven a quien llama Morena), sin ni siquiera tener que preguntarle, todo lo que un actor y actriz hacen en cualquier película porno”, según los argumentos de Datre Vilo, en su libro “Encuentros sexuales con menores”.

En México hay organizaciones que también exigen al Estado, aunque con otros argumentos, permitir el matrimonio antes de los 18 años.

En su informe “Prohibir sin proteger. El matrimonio adolescente en México”, el Grupo de Información y Reproducción Elegida (GIRE) llamó al Estado a permitir en algunos casos el matrimonio porque las edades de los contrayentes, cuando uno es menor de edad, no son tan dispares; no todas las adolescentes son forzadas a casarse; ellas de todos modos se unen en pareja pero sin protección jurídica; la situación de las adolescentes es diferente al de las niñas; y el Estado no debe intervenir en la autonomía y desarrollo sexual de ellas.

Esta organización también presentó un argumento técnico a la Suprema Corte para que permita las dispensas.

¿Qué sigue?

En los siguientes días, la SCJN deberá resolver sobre si es constitucional o no quitar las dispensas legales (excepciones a la ley) que permiten el matrimonio infantil en algunos casos.  



Compartir: