México
Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro
La reforma laboral de Peña que AMLO hará posible
México
La reforma laboral de Peña que AMLO hará posible
¿EU y Canadá presionan a México?
14 Abr | 2019
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
La reforma laboral de Peña que AMLO hará posible
¿EU y Canadá presionan a México?
Abr 14, 2019
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

El presidente Andrés Manuel López Obrador niega que haya presión del extranjero. Pero el hecho es que el pleno de la Cámara de Diputados aprobó nuevas leyes de trabajo este jueves, apenas unas pocas semanas después de que el legislativo de EU dijera que no pasarían el nuevo acuerdo comercial con México (el famoso T-MEC), si no se hacía una reforma laboral en nuestro país.

Y, de acuerdo con el especialista en economía de México, EU y Europa, Arturo Huerta, “la reforma incorpora lo que se negoció en el Tratado de Libre Comercio... donde exige que debe haber democracia en los contratos colectivos, que no sean aprobados por el dirigente sindical, sino por la mayoría de trabajadores”. Al menos, eso declaró a la cadena de noticias CNN.

Todo parece indicar que el gobierno de López Obrador y Morena buscan limpiar el camino para que el tratado comercial pueda ser ratificado por los congresos de EU y Canadá, ya que si bien los presidentes Enrique Peña Nieto, Donald Trump y Justin Trudeau lo firmaron el 30 de noviembre de 2018, aún no ha sido ratificado por los congresos de los tres países.

¿Esta es una nueva reforma laboral de López Obrador?

Parece que fue ayer cuando el candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador decía cosas como: "Nada que reforma fiscal, nada que reforma energética, nada que reforma laboral, nada que reforma educativa, no; vamos a tener nuestra propia agenda".

Peeeeero… no. De hecho, la mayoría legislativa de Morena en la Cámara de Diputados aprobó leyes que dan cumplimiento a la reforma laboral impulsada en el sexenio del expresidente Peña Nieto.

Y los hechos fueron impulsados por las palabras de López Obrador que, otra vez,  cambió de manera radical su discurso y, el pasado 4 de abril aseguró: “Debe de aprobarse una reforma laboral, apegada a los acuerdos que se establecieron en el tratado”.

Entonces, ¿qué cambios pretende la reforma laboral?

El principal cambio será que las Juntas de Conciliación y Arbitraje (JCA) pasarán a ser Centros de Conciliación y Registro Laboral. Y, además, se crearán tribunales laborales. ¿Cómo te afecta?

Con los cambios en la ley, si tienes un conflicto laboral con tu centro de trabajo, podrás asistir a un Centro de Conciliación, en el que podrán llegar a un acuerdo que te parezca bien a ti y a tu empresa –algo muy similar a como funcionan hoy las JCA–. Pero si no logras este acuerdo (conciliación), con la reforma laboral podrás llevar tu demanda a un tribunal laboral, se resolverá el caso en un juicio.

¿Que no era así antes? No. Las Juntas de Conciliación y Arbitraje dependían por completo del Poder Ejecutivo, concretamente, de la Secretaría del Trabajo. Con este cambio, los nuevos centros responderán al Poder Judicial.  

¿Qué beneficios me trae este cambio? El abogado Jorge Chessal Palau y quien ha estudiado a fondo la reforma laboral, considera que ahora los fallos estarán más apegados a derecho, mientras que las JCA resolvían con base en la “buena fe”.

Libertad para sindicalizarte

La reforma laboral abre las puertas a la libertad sindical, esto quiere decir que quienes trabajen podrán adherirse al sindicato que deseen, siempre y cuando esté reconocido por las autoridades mexicanas.

Con esto, México cumple su compromiso (un poco tarde) del Convenio 98 (1951) de la Organización Internacional del Trabajo, de la que nuestro país es miembro. Ahora, las empresas no podrán discriminar, ni despedir a sus empleados y empleadas por afiliarse a un sindicato o participar en actividades sindicales. También protege a los sindicatos de injerencias patronales. Todo ello en armonía con nuestro artículo 123 constitucional.

Los sindicatos estarán inscritos en los Centros de Conciliación, con lo que “se crea una instancia que va actuar (de manera) más autónoma porque no estará vinculada con los poderes locales", dijo a Cuestione José Bouzas, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y autor del libro Derecho Colectivo y Procesal del Trabajo.  

Outsourcing, sin despeinarse

La oposición en la Cámara de Diputados criticó que entre los cambios a las leyes no se haya tocado al outsourcing –subcontratación a través de terceros–.

El mismo López Obrador criticaba, en 2012, el uso de estas empresas, a quien culpaba de “evasión fiscal y ahora las quieren legalizar para evitar pagar prestaciones a los trabajadores”.

¿Qué sigue?

Las leyes laborales ahora pasarán al Senado. De haber cambios, estás regresarán a la Cámara de Diputados. En caso de que el Senado de luz verde a las leyes, entonces las enviarán al presidente López Obrador.

Independientemente de lo anterior, si el legislativo aprueba estas leyes laborales, la meta es que los juzgados laborales y los centros de conciliación operen en cuatro años y los registros de contratos colectivos en tres.



Compartir: