México
Cuartoscuro.com
La tristeza, la otra epidemia después del COVID-19
México
La tristeza, la otra epidemia después del COVID-19
El duelo de la pandemia
29 May | 2020
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
La tristeza, la otra epidemia después del COVID-19
El duelo de la pandemia
May 29, 2020
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

Todos hemos perdido algo con la crisis sanitaria por el COVID-19: la libertad de salir a la calle, la salud, el empleo, pero en México, el número de fallecimientos por la epidemia podría llegar -en un escenario moderado estimado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT)- a los 132 mil

El estudio realizado por Youyang Gu, contempla 3 escenarios: en el peor de los casos se llegaría a 215 mil muertos para el primer día de septiembre; y en el mejor escenario, la cifra de defunciones sería de al menos 39 mil. El intermedio es el que usamos para esta nota.

Las familias de quienes han fallecido, enfrentan la despedida en aislamiento, sin la posibilidad de decirles adiós en persona y sin rituales colectivos que les ayuden a sobrellevar el duelo. 

“Perdí a mi tía y tío. Me siento preocupada y triste porque los quería, pero sobre todo por mi mamá, ella perdió a una de sus hermanas y está sufriendo mucho (...) Algunos vecinos también han muerto, varios de una sola familia”, narra Blanca, de 32 años, quien desde mediados de mayo, cuando se enteró de la muerte de su tía, sigue teletrabajando de 9 a 6 de la tarde con todo y las emociones difíciles.

Medio millón en duelo

El duelo es el proceso de enfrentar una pérdida y aunque se le relaciona sólo con la muerte, también se trata de la separación y pérdida de amistades, parejas, objetos, salud. “Con la pandemia, todos estamos en duelo”, dijo Jesús Onofre, psicoanalista y encargado del programa de prevención en el Instituto Tecnológico de Monterrey, en entrevista con Cuestione.

En el peor de los escenarios propuestos en el estudio del MIT, y si consideramos el promedio de familias que tiene cada hogar mexicano (3.6 integrantes de una familia), según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), estaríamos hablando de que casi medio millón personas llegarían a estar en duelo (489,600), una población similar a la de la ciudad de Toluca (Edomex). 

Y eso, sin contar a la familia extendida (primos, tías, sobrinos, abuelas) amigos y amigas, así como compañeros de trabajo. El duelo del COVID19 está cada vez más cerca de todas las personas.

¿Cómo afecta el duelo ?

Un duelo puede potenciar afectaciones a la salud mental y, sin atención psicológica, puede derivar en trastornos como depresión, ansiedad, estrés postraumático, e incremento en el consumo de alcohol y drogas. Aunque no todas las personas lo enfrentan de la misma manera, según nos dijo Cristian López, investigador en sociología y psicología social de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Además, también habría que hablar de la salud física: un duelo no atendido puede causar ansiedad, dolores de cabeza, temas gástricos y musculares. Una emoción que no ha sido procesada puede reflejarse en el cuerpo, lo que se conoce como trastornos psicosomáticos; “cuando algo no se expresa con palabras, el cuerpo lo expresa”, agregó Jesús Onofre.

El duelo en las personas con un estado de salud mental sano les permite afrontar tensiones y trabajar. Sin embargo, con una enfermedad mental esto no sucede, lo cual se puede traducir en menores ingresos económicos para quienes los padecen, dijo López. 

El dolor no es sólo para quienes han perdido a alguien de su familia durante la pandemia, sino también para quienes perdieron sus trabajos y no saben cuándo los van a recuperar.

En México ya había un problema con los suicidios, que han aumentado año con año y son la segunda causa de muerte en personas de 15 a 29 años de edad. En 2018, cada día se suicidaron 18 personas de acuerdo con datos del INEGI. La incertidumbre y la precariedad laboral en tiempos de la pandemia también podría aumentar el número de suicidios, precisó el investigador. 

Te puede interesar: Suicidios y consumo de drogas, los daños colaterales del COVID-19

La importancia de la salud mental 

Cuando una persona enferma y su salud va decayendo poco a poco, sus familiares pueden hacerse a la idea de la muerte. Cuando ésta es inesperada, como ahora en tiempos del COVID-19, las familias no tienen esta posibilidad, dice Cristian López.

Además, la restricción de velorios (menos de 20 personas por un lapso máximo de cuatro horas) no ayuda a finalizar el rito de despedida que ayuda a interiorizar la muerte del ser querido. El sentimiento es casi el mismo que el shock que enfrentan las familias de las más de 60 mil personas desaparecidas en el país, porque se trata de personas que no pudieron despedirse, explica López.

Incertidumbre, pobreza, desempleo y aumento de la violencia, son solo algunas de las causas que podrían potenciar afectaciones a la salud mental, explicó Cristian López.

En México, la depresión ya sumaba más de 124 mil casos a 2018, de acuerdo con información del INEGI. Este trastorno, de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, podría ser este año la primera causa de discapacidad en países con menores niveles de desarrollo, como México.

La respuesta gubernamental a la atención de la salud mental en tiempos del COVID-19 ha sido a través de líneas telefónicas, pero nadie ha pensado en la necesidad de contratar más especialistas en salud mental, agregó Cristian López.

La atención de la salud mental en el sistema mexicano es precaria, con una inversión de apenas 2.2% del presupuesto a la salud y que además se destina a objetivos distintos a la atención directa a las personas. El panorama de la salud mental después del COVID-19, se prevé complicado, puesto que la pandemia y la posterior crisis tendrán secuelas en las personas. 

Cómo enfrentar el dolor en tiempos del COVID-19

Estas son algunas recomendaciones de autocuidado para enfrentar el duelo en tiempos de la pandemia:

Cuerpo

  1. Cuida tu cuerpo. Come saludable y mantente bien hidratado.
  2. Duerme bien. Es necesario para restaurar el equilibrio de tu cuerpo.
  3. Escúchate. Si necesitas descansar, hazlo. Una experiencia traumática consume una gran cantidad de energía.
  4. Haz ejercicio físico o alguna actividad creativa.
  5. No te abandones, un buen baño y aseo puede cambiar el estado de ánimo.

Emociones

  1. Comparte a familiares y amigos cómo te sientes.
  2. Si necesitas estar en soledad, hazlo pero no te aisles por completo.
  3. Crea un círculo de seguridad. Haz una lista de las personas con las que sientas más comodidad para expresarte y habla con ellas cuando no te sientas bien.
  4. Si perdiste a un ser querido y alguien te llama para mostrar sus condolencias, trata de estar en compañía para que te ayuden a determinar si tomas la llamada o esperas a sentirte mejor.
  5. Busca grupos de apoyo de grupos de duelo que haya en redes sociales, eso te hará sentirte menos aislada o aislado.
  6. Aprende a pedir ayuda. Siempre hay familia y amigos dispuestos a ayudarte en caso de crisis, solo hay que darles la oportunidad.

Mente 

  1. No te exijas demasiado. Cuando las emociones son muy fuertes es difícil pensar.
  2. Evita estar expuesto o expuesta todo el tiempo a imágenes y exceso de información relacionada con el virus.
  3. Haz una lista de objetivos a corto plazo, te ayudarán a tener más estructura y coherencia. 
  4. No tomes decisiones importantes hasta que no atravieses el duelo y la incertidumbre social y económica provocada por el virus.





Compartir: