México
Cristian Hernández/ Cuartoscuro
Las causas detrás del asesinato de israelíes en Plaza Artz Pedregal
México
Las causas detrás del asesinato de israelíes en Plaza Artz Pedregal
Cayó el segundo autor material
10 Sep | 2019
Por: Gilberto Molina
Muy Cierto
Las causas detrás del asesinato de israelíes en Plaza Artz Pedregal
Cayó el segundo autor material
Sep 10, 2019
por: Gilberto Molina
Muy Cierto
Compartir:

La orden para asesinar a los israelíes Benjamin Sutchi y Azulay Alon, el pasado 24 de julio, en Plaza Artz Pedregal vino de Guadalajara. El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que lidera Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, habría pagado a Mauricio Hiram “N”, 10 mil pesos por el doble crimen.

“El Mawicho”, como lo apodan, es el segundo detenido, tras la captura de Esperanza “N” el día de los hechos, la mujer que también disparó contra los extranjeros y se encuentra presa en un penal de Morelos. A ella le habrían pagado cinco mil pesos.

Te puede interesar: Nuevas pistas en el crimen de Plaza Artz Pedregal

La Procuraduría General de Justicia de la CDMX informó que Mauricio Hiram, de 23 años, y otras tres personas fueron detenidas en Zapopan, el 6 de septiembre, como parte de un operativo conjunto con elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En conferencia de prensa, Omar García Harfuch, jefe de la Policía de Investigación -encargado, entre otros casos, del crimen del estudiante Norberto Ronquillo- detalló que “El Mawicho” se trasladó de Jalisco a la CDMX para recibir instrucciones precisas junto a Esperanza, la mujer contratada para acompañarlo en el “trabajo”.

Aspiraciones de un criminal

A Mauricio Hiram, una célula del CJNG le habría prometido el ascenso a jefe de sicarios, si cumplía con el encargo de matar a Benjamin Sutchi y a Azulay Alon correctamente.

“No me gustaba ser ratero, siempre quise matar alguien; siempre quise matar alguien con mis propias manos”, contó a los agentes que lo trasladaron desde Zapopan al Reclusorio Oriente, de acuerdo con el portal Contra Réplica. 

A “El Mawicho” también le ofrecieron un bono de 100 mil pesos, de los cuales únicamente alcanzó a cobrar 10 mil.

Su historial era el de un ladronzuelo que en una buena semana cometía hasta cinco atracos, según narró a sus custodios, pero quería moverse en las grandes ligas del crimen.

Los detalles de la ejecución 

En una casa de la colonia Jardín Balbuena de la CDMX, que era usada por miembros de ese cártel, se habría planeado el asesinato. Los autores materiales llegaron cinco días antes, el 20 de julio, para ambientarse y repasar el plan diseñado para la ejecución.

Benjamin Sutchi era un sujeto con amplio historial delictivo en Israel y México, donde se dedicaba a la operación de casinos hasta que fue extraditado a su país en 2005. Alon Azulay era chofer y ayudante de Sutchi. Ambos compartían mesa ese 24 de julio en el restaurante Hunan de Plaza Artz Pedregal, junto con una mujer, identificada como Vanessa Ballar, “La Güera”, quien permanece prófuga.

Vanessa se habría coordinado con “El Mawicho” en la casa de la colonia Jardín Balbuena. Ella les diría la hora y el lugar exacto en el que se reuniría con el objetivo: los dos israelíes.

Te invitamos a ver: Israelíes asesinados en Plaza Artz, con pasado extorsionador en México

El “azote” de Polanco

El Diario Judío señaló que Benjamin Sutchi sembró el miedo en Polanco, donde operaba, y que a finales de 2005 intentó sobornar con 200 mil dólares a los policías del entonces Distrito Federal, quienes lo detuvieron en esa zona con base en una orden de aprehensión.

Gabriel Regino, el exsecretario de Seguridad Pública de la capital y quien encabezó el operativo de captura, reveló a Cuestione que Sutchi era ampliamente conocido como extorsionador.

“La referencia que se tenía es que estaba relacionado con temas de extorsión a la comunidad judía en México y aparentemente tenía cuentas pendientes en Israel por homicidio. Lo llevamos a las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública y al día siguiente lo trasladamos al aeropuerto”, afirmó Regino en entrevista.

Pero Benjamin no quería renunciar al negocio y regresó a México en 2019, aparentemente con documentos falsos, tras salir de una prisión en su país, en la que pasó 14 años.

De los cómplices, nada

Hasta el momento solo hay dos detenidos por el doble asesinato, en el que habrían participado al menos otros cuatro cómplices, dos de los cuales dispararon en el estacionamiento de Plaza Artz Pedregal minutos antes del crimen, como maniobra distractora.

Mauricio Hiram fue trasladado a un penal federal de máxima seguridad el pasado 8 de septiembre. En promesa quedó el resto del bono por 90 mil pesos y sus aspiraciones de llegar a jefe de sicarios.



Compartir: