México
Foto: Juan Pablo Zamora
Los medios públicos en la 4T y la falta de ideas
México
Los medios públicos en la 4T y la falta de ideas
¿Han cambiado su función?
02 Jun | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
Los medios públicos en la 4T y la falta de ideas
¿Han cambiado su función?
Jun 02, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Con la nueva administración federal, los medios públicos en México “parcelaron la discusión política”. A pesar de que un medio público debe reflejar en espacios diferentes todas las corrientes políticas.

Así lo explicó Raúl Trejo Delarbre, académico y experto en comunicación política, sobre los cambios que vinieron en los medios públicos como Notimex, Canal 11, IMER y otros, tras las designaciones de nuevos titulares que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El también investigador dijo en entrevista para Cuestione que “de nada le sirve a la sociedad que haya una ventanita que diga: ése es el programa en donde nos burlamos de Morena o del PRI (Partido Revolucionario Institucional). Tiene que haber espacios donde se contrasten todos las opiniones, con inteligencia, con apertura y sobre todo con ideas, y me temo que es lo que está faltando”.

Primero, ¿qué son los medios públicos?

Son medios televisivos, de radio y digitales financiados por el gobierno con recursos fiscales, pero que determinan sus contenidos de manera autónoma e independiente a los poderes del Estado.

Por su tipo de financiamiento están obligados a garantizar calidad y diversidad  (a lo que no necesariamente están obligados los medios comerciales), ya que estamos en una comunidad plural, con puntos de vista, apreciaciones estéticas, corrientes culturales, prácticas o historias muy diferentes.

“La aspiración, por lo menos hipotética, de los medios públicos es reflejar esa diversidad y contribuir a fortalecer así entidades plurales y culturales, que hay en la sociedad. Para eso deben servir los medios públicos, al menos para eso fueron creados en distintos lugares del mundo. Y yo creo que no necesariamente están cumpliendo en México con esa función”, dijo el académico.

De acuerdo con Trejo Delarbre, los medios públicos fueron creados para hacer lo que no hacen los medios de carácter comercial.

En México, por ejemplo, primero hubo medios comerciales y luego medios de carácter público, en el caso de los países europeos los medios públicos surgieron como contrapeso y competencia a los medios privados, que son de carácter mercantil.

Los medios públicos deben ser independientes de los gobiernos para que no sean afectados ni por los intereses políticos coyunturales, ni por los cambios de administración.

Sin embargo, tras la Cuarta Transformación, según Delarbre, los medios públicos presentaron cambios en sus contenidos.

Esto es algo que pasa cada cambio de gobierno -explicó-, aunque hay que reconocer que en los últimos 10 años, estos medios han experimentado un proceso de “desgubernalización”, ya muchas veces fueron voceros del gobierno en turno, pero cada vez más Canal 11, canal 22, Radio Educación, Notimex, el IMER, y otros medios, han tenido perfiles diferentes que no corresponde necesariamente a las ideas sobre política, cultura, que hay en el gobierno mexicano.

“Es todo un proceso, con mucho esfuerzo y me parece que algunas decisiones recientes han tendido a modificar o afectar este proceso de singularización ideológica y cultural de este tipo de medios”, señaló Trejo Delarbre.

¿Esto es perjudicial?

Según el experto, sí, ya que eso contradice la normatividad de la reforma de telecomunicaciones que se dio en 2013, que establecieron los perfiles de los medios; la importancia de su autonomía respecto del gobierno en turno; y la necesidad de que contaran con recursos propios.

Esta reforma fue importante porque en los sexenios anteriores el trato a los medios públicos fue desigual, ya que se les dio un incremento financiero sobre todo a los medios de televisión.

Sin embargo, después se aprobó un presupuesto más integral que benefició a Canal 11, Canal 22 y al Sistema Público de Radiodifusión, que transmite la señal del Canal 14, a nivel casi nacional; este financiamiento sirvió para una mayor cobertura, que tuviera presencia e incrementar su audiencia.

Sin embargo, eso no significó que estos medios mejoraran la calidad, ni tampoco que tuviera independencia política pero se encaminaron a donde existía más imaginación, creatividad y libertad.

“Lo empezaba a cumplir, si su objetivo es ser diferente a los comerciales, y apostar a la calidad y diversidad, lo empezaban a cumplir, creo que en términos generales si lo cumplen”, mencionó Delarbre.

Ahora toca a los directivos de cada medios impedir que haya contenidos facciosos que representan solo un punto de vista, eso no es adecuado; pero sobre todo tiene la obligación de tener autonomía del Gobierno federal. La ley les da esa autonomía respecto del gobierno, deben ser independientes pero… o no tienen la actitud  o la actual estructura del gobierno no les ha permitido hacerlo, reflexionó el académico.



Compartir: