México
Cuartoscuro.com
Mal pagados y agotados, así viven los policías de los estados en México
México
Mal pagados y agotados, así viven los policías de los estados en México
Peligro y malas condiciones laborales
03 Abr | 2020
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Mal pagados y agotados, así viven los policías de los estados en México
Peligro y malas condiciones laborales
Abr 03, 2020
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

Cada hora que un policía pasa deteniendo delincuentes y resguardando la seguridad de las personas vale, en promedio, 18 pesos. Trabajan jornadas ininterrumpidas de 24 horas diarias, que pueden llegar hasta 32 horas de trabajo, mal pagados y a veces sin prestaciones sociales. ¿Alguien se preocupa por las necesidades de los agentes estatales?

En México, el salario promedio que percibe un policía es de 12,800 pesos netos al mes, de acuerdo con información solicitada por Cuestione a secretarías de seguridad estatales y cifras del SESNP

Mientras que los policías de San Luis Potosí, que son los que tuvieron mayores salarios en 2019, ganaron 29 pesos por hora (en un esquema de jornada laboral de 24 x 24 horas), los de Tabasco, que son los que perciben los salarios más bajos del país, obtuvieron nueve pesos por hora, poco más de lo que cuesta un kilo de zanahorias.

Sin embargo, el ingreso real (neto) de los uniformados puede ser menor, al considerar que los salarios se desinflan, después de las deducciones de impuestos y otros créditos.

A cambio, el trabajo policial incluye mucho estrés y horarios extenuantes. “Tenemos en las calles policías cansados y mal pagados”, dijo Raúl Benítez, especialista del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), en entrevista con Cuestione.

Además, seis de cada siete policías destinan una parte de su sueldo a la compra de equipos de protección, como chalecos antibalas, equipos de radiocomunicación y otros elementos necesarios para desempeñar su trabajo, sin que nadie les haya reembolsado lo que invirtieron, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

¿Mejorar sueldos garantiza mejoras en la inseguridad?

Percibir mejores sueldos tampoco garantiza la seguridad de una entidad. Para reducir  la incidencia delictiva en el país, es necesario considerar otros aspectos, como un mejor acceso a la educación y al empleo, la recuperación del tejido social, y programas sociales que alejen a los delincuentes de las calles, dijo Benítez.

Un ejemplo es Guanajuato, cuyos policías están entre los 10 mejor pagados del país, pero también figura entre los estados con los indicadores más altos de inseguridad. En esa entidad, los policías ganaron el año pasado casi 15,800 pesos; este año, obtuvieron un incremento salarial real (tomando en cuenta la inflación) de 27% para ganar 20,000 pesos mensuales. Pero con todo y el aumento, la inseguridad en esa entidad no mejora. 

En Morelos, donde un policía cobra 10,000 pesos mensuales, los salarios no se han incrementado desde 2016, pero la inseguridad sí, de acuerdo con información solicitada por Cuestione. Con todo y manifestaciones de los policías en las calles el año pasado para exigir un mejor salario, las autoridades de esa entidad solo les han contestado con un “ya merito”, sin aumentar las percepciones de los elementos policíacos.

Las percepciones mensuales de los policías de seguridad en cada estado están determinadas por diferentes condiciones, como costo de vida de la entidad en la que viven, y no precisamente por el nivel de riesgo al que están expuestos, dijo Benítez. 

Un policía tiene cuatro veces más riesgo de morir que una persona que no lo es. Tan solo el año pasado 446 policías fueron asesinados en México, es decir, más de uno cada día, de acuerdo con un informe de la organización Causa en Común. Además, más de la mitad (53%) sufrió afectaciones a su salud, como aumento o disminución de peso, irritabilidad y enojo, así como problemas estomacales, por mencionar algunas derivadas de su actividad laboral, según datos del INEGI.

Esto importa porque a finales del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió mejorar las capacidades de las policías y también sus percepciones salariales, con la aplicación de un Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica

Este esquema, prometía fortalecer las actividades de investigación criminal, mejorar la percepción de seguridad en el país, e incrementar la confianza de las personas en las instituciones policiales, sin embargo no establece plazos para lograrlo.

Estado de fuerza 

Un “estado de fuerza sano”, que determina cuántos policías debería haber para cuidar a las personas, es de 1.8 policías por cada mil habitantes, según las estimaciones del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) . En México, esa tasa es de 0.98. 

Estos cálculos fueron realizados por el Secretariado, con base en encuestas de la Organización de las Naciones Unidas, que arrojaron que el promedio mundial fue de 2.8 policías por cada mil habitantes en 2006.

Que un estado tenga más policías no necesariamente se traduce en que haya mejor seguridad. Un ejemplo: la Ciudad de México, la única entidad que casi llega al estándar mínimo requerido, al tener 1.6 policías por cada mil habitantes, de acuerdo con el informe del SESNSP, es una de las más peligrosas del país. Tan solo en los dos primeros meses de este año, la capital mexicana registró el mayor número de actos delictivos en el país, con  38,500, de acuerdo con datos del Secretariado.

“Tener un estado de fuerza alineado con los estándares internacionales es muy subjetivo, sobretodo por las necesidades en materia de seguridad de cada país, aunado a que ¿de qué sirve tener más policías, si los que hay están cansados y mal pagados?”, dijo Raúl Benítez, a Cuestione.

El estado de fuerza no solo debe estar determinado por el número de policías en las calles, sino por la efectividad de su trabajo. Sin equipamiento adecuado y si no se mejoran las capacidades estratégicas y de investigación de los policías, no importará cuántos haya en las calles, agregó Benítez.

Para lograr un estado de fuerza como el requerido por estándares internacionales referidos por el Secretariado, sería necesario que se graduaran 10,000 policías de las 45 academias policiales que hay en el país. Pero con las carencias de equipamiento e infraestructura que tienen actualmente estos centros de entrenamiento, serían necesarios 4.38 años para lograrlo, según datos del informe del SENSP.

Y es que no sólo importa cuántos policías haya, sino qué tan preparados están. En México, el promedio de policías certificados -que tienen un Certificado Único Policial (CUP), el cual contempla controles de confianza, desempeño, competencia y formación inicial- es de 46%, de acuerdo con el Secretariado.

Controles de confianza, ¿son confiables?

Una de las maneras de medir qué tan confiables son nuestras policías son los controles de confianza, que consisten en pruebas psicométricas, psicológicas, de control de dopaje y de polígrafo. 

Sin embargo, para la prueba del polígrafo, hay opiniones encontradas: por un lado se cree que violentan los derechos humanos de los policías, y por el otro, que pueden ser poco confiables, dijo Benítez.

La realidad es que de 340,305 policías estatales y municipales evaluados, 84% aprobaron estos controles, con corte al 29 de febrero de este año, según datos del Secretariado. Esto significa que cerca de 54,450 policías que no los aprobaron, continúan resguardando la seguridad de las personas. 

Algunas de las secretarías de seguridad estatales han referido que por falta de recursos, no existen las condiciones para liquidar a los policías que no aprobaron estos controles, por lo que, aún sin ser confiables, siguen activos, explicó Benítez.

Otro de los problemas es que, aún cuando estas evaluaciones se aplican a todas la personas que se quieren integrar a las filas de la policía, una vez dentro de las corporaciones policíacas, esos exámenes se les realizan en promedio cada dos años, dijo Miguel Garza, especialista del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), dedicado al desarrollo de investigación en materia de seguridad,  en entrevista con Cuestione.

Derechos humanos fundamentales como el acceso a una vida digna, así como condiciones laborales y salariales dignas, son para todas las personas que viven en México, pero al parecer, los policías, no son considerados como merecedores de estos derechos.

Y eso impacta en la seguridad de toda la ciudadanía.





Compartir: