México
Foto: Cuartoscuro
Marihuana: lo bueno, lo malo y lo que falta
México
Marihuana: lo bueno, lo malo y lo que falta
Superando mitos y estigmas
11 Nov | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Marihuana: lo bueno, lo malo y lo que falta
Superando mitos y estigmas
Nov 11, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

En México parece haber una contradicción en términos de consumo de marihuana: por un lado se ordena su regulación para fines medicinales y por el otro se mantiene su prohibición para fines recreativos. Esto, entre otras cosas, por sus posibles daños a la salud

Entonces, surge la duda: ¿La planta de marihuana es curativa o es un peligro para el cuerpo humano? 

La respuesta es ambas: la marihuana es tan curativa como dañina, pero depende de la cantidad, sus componentes, la calidad de la planta, la frecuencia de su consumo, así como la edad y el estado de salud cada cuerpo

Esto con base en lo que respondieron a Cuestione dos especialistas en las propiedades de esta planta. 

Te recomendamos: Esto opina la población mexicana sobre la legalización de la marihuana

Lo bueno

Óscar Próspero García, investigador del departamento de fisiología de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó en entrevista que ingerir la planta de marihuana (fumada o comida) significa consumir más de 500 principios activos que contiene, pero -hasta lo que se ha estudiado-  sólo dos de esos componentes han demostrado de manera aislada su efectividad en términos médicos. 

Uno de ellos es el THC (Tetrahidrocannabinol, el principio activo que genera los estímulos placenteros y adicción). Este componente ha resultado útil para ayudar en algunos trastornos, para controlar el dolor, como ansiolítico y para inducir hambre en las personas que han reducido su apetito por alguna enfermedad. 

La otra sustancia es el cannabidiol, que ayuda a tratar algunos tipos de epilepsia para los que actualmente no hay ningún otro tratamiento que las controle, señaló Próspero García.

Lorena Beltrán Franco, directora y fundadora de CannabisSalud (una organización cuya misión es difundir y clarificar el potencial y los beneficios del uso medicinal de la planta de cannabis), señaló en entrevista que los efectos curativos de esta planta se explican porque las personas tenemos un sistema endocanabinoide, que regula el placer, el sueño, la temperatura corporal y otras funciones del cuerpo humano.

Este sistema, explicó Beltrán Franco, tiene receptores para los cannabinoides, que a su vez contienen el cannabidiol. Los cannabinoides tienen el efecto de desinflamar nuestras células.

Lo interesante de esto, dijo la entrevistada, es que 80% de las enfermedades que padece el cuerpo humano son a causa de la inflamación de células. Así, la marihuana se convierte en una sustancia curativa para las personas que presentan, entre otros padecimientos, esclerosis múltiple, cáncer, depresión, ansiedad, epilepsia y diabetes y cualquier padecimiento que venga de inflamación de células o de la degradación de neuronas, señaló. 

Te podría interesar: Cáñamo, el primo de la marihuana que vale millones pero no se fuma

Lo malo

La experta explica que los efectos negativos de la marihuana en la salud de las personas están relacionados con un consumo irresponsable. Esto incluye el uso recreativo en personas menores de 21 años o con combinación de otras drogas (como alcohol), ya que esto modifica el efecto de los componentes de la planta. 

De acuerdo con Beltrán, la mayor percepción de riesgo a la salud es por la psicoactividad (alteración de estado de conciencia o mental) que produce el THC, pero no significa ningún riesgo para la salud; sin embargo, no recomendaría el uso de esta sustancia para fines recreativos en adolescentes. Esto porque el THC produce alteraciones de conciencia que pueden confundir mucho a adolescentes, quienes están en un proceso de comprender el mundo. 

La experta explicó que los efectos negativos del consumo inmediato de la marihuana son principalmente consecuencia de una sobredosis de cannabinoides y sus efectos son mareo, vómito, mucho sueño, mucha hambre y taquicardia, pero -enfatizó- decir que el consumo de marihuana puede ser letal es una falsedad, ya que ninguna persona ha muerto por sobredosis de esta planta.

Por su parte, el investigador Óscar Próspero precisó que la literatura científica ha demostrado que consumir la planta de la marihuana y no sólo sus componentes medicinales daña el cerebro, sobre todo si se consume antes de los 25 años porque reduce la capacidad de las estructuras que regulan nuestra memoria, parte de la inteligencia, en el control motor y de la estructura que regulan las emociones. 

Según los estudios, quienes han mostrado un impacto negativo a la salud por consumo prolongado de la mariguana son jóvenes de entre 20 años y 30 años, quienes empezaron a consumir desde los 12 o 13 años. Quien la consume una o dos veces al año no tiene ningún riesgo, explicó. 

De acuerdo con el informe sobre el consumo de las drogas en las Américas 2019 de la Organización de los Estados Americanos, en México el consumo de marihuana se concentra en las personas de 18 a 34 años, seguido por las personas entre 12 y 17 años. 

Sin embargo, la constancia del consumo de esta droga en general en el país es baja, ya que pasó entre 2002 y 2016 de 0.6% a 2.1%, y creció específicamente en hombres (1.2% a 3.5%) en comparación con un aumento de 0.1% a 0.9% entre las mujeres.

Lo que falta

Ambos expertos coinciden en que aún no se ha investigado lo suficiente las propiedades de la cannabis como para determinar que es totalmente dañina o totalmente benéfica. 

La OEA coincide: “si bien la marihuana medicinal se comercializa cada vez más como segura y saludable, los riesgos y las consecuencias de su uso a largo plazo y otras formas de cannabis podrían no estar claras para el público en general”, señaló en el informe citado previamente. 

Pese a eso, Próspero García señaló que en México la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) mantiene algunos obstáculos que limitan la investigación de esta planta; mientras, el Senado de la República tiene hasta abril de 2020 para decidir si regula o no el consumo de marihuana para fines recreativos.

 Pero, ¿cómo tomará esta decisión si no hay suficiente investigación al respecto?



Compartir: