México
Paco Ignacio Taibo II: palabras traicioneras
México
Paco Ignacio Taibo II: palabras traicioneras
¡A expropiar, compañeros!
15 Nov | 2018
Por: Karina Espinoza
Muy Cierto
Paco Ignacio Taibo II: palabras traicioneras
¡A expropiar, compañeros!
Nov 15, 2018
por: Karina Espinoza
Muy Cierto
Compartir:

A Paco Ignacio Taibo II le va bien vendiendo libros. En 2017 su trabajo Patria fue un éxito para los tiempos editoriales y despachó unos 100 mil ejemplares. En este contexto, los del periódico español El País le preguntaron que a qué le atribuía la popularidad de su obra y respondió: al “orgullo nacional en tiempos de Trump”.

Además de escribir y vender libros, Taibo II se dedica a ser promotor cultural y activista, incluso sigue con una tradición familiar llamada “Brigada para leer en libertad”, que lleva libros y espectáculos culturales gratuitos a zonas pobres de la Ciudad de México y otros estados. Pero en los últimos meses —desde abril— para ser precisos, también se ha dedicado a hacer que le vaya bien en la polémica.

"Si te quieren chantajear Andrés Manuel, exprópialos. Chinguen su madre. Exprópialos".

Con esa frase comenzó la cadena de decir —y desdecirse—. La declaración fue hecha durante una plática en el Círculo de Estudios Liceo Hidalgo, y la grabación y circulación en redes sociales la volvió escandalosa por distintos motivos.

Para empezar, Taibo II ya ostentaba el cargo de secretario de Arte y Cultura del Comité Ejecutivo Nacional de Morena. Sí, el mismo partido que fundó Andrés Manuel López Obrador y que durante toda la campaña presidencial trató de desmarcarse de comparaciones con “otras dictaduras”. Tiene sentido porque ”¡Seremos Venezuela!” fue la frase que usaron sus adversarios políticos durante las campañas para “atacar” a AMLO.

Y el sentido de la frase de “¡Seremos Venezuela!” alude a la crisis política, económica, humanitaria y social que atraviesa ese país desde principios de los años 70 pero que se agudizó con los mandatos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Pero regresando a lo que dijo Taibo II, la frase de la expropiación tiene un contexto y es que él estaba planteando un escenario hipotético: ganar la presidencia pero con minoría en el Congreso (35% del voto), y tendrían que lidiar con las trabas de la mayoría de gobernadores panistas, priistas y perredistas, además de la presión de líderes empresariales. Bajo ese entendido vino el llamado a la acción y apoyo del movimiento social.

 

“La presión social a la que puede ser sometido un caudillo, por más radical, competente y honesto que sea, es tremenda. Necesita la presencia del movimiento social detrás que impulse hacia el cambio”, remató el escritor de 69 años nacido en Asturias, España.

Desde entonces, las peleas por los matices en las declaraciones de expropiación empezaron a ser frecuentes. Días después, el 30 de abril de 2018, Taibo II dijo al periódico Reforma que “en el programa de Morena no hay una sola línea de expropiaciones”, aunque recalcó que él no estaba a favor de eso y que el recurso de expropiar está contemplado en la Constitución Mexicana.

AMLO entró al quite el mismo día, y al preguntarle sobre su secretario de cultura respondió: “En el movimiento se respeta a todos. Hay una postura clara de que vamos a revisar los contratos, uno a uno para que no sean leoninos, como los de Odebrecht, que estén manchados de corrupción. El procedimiento es legal. No vamos a expropiar bienes”.

La cosa no paró ahí... el 3 de mayo el diario El País publicó una entrevista donde Taibo refrendó su postura a rajatabla: “No habrá otra opción que gobernar por decreto para transformar México”. No hubo matiz posterior pero sí un mediano silencio.

La mesura se rompió el 11 de noviembre con un llamado a expropiar una mina de plata de Taxco. El escritor que ahora tiene problemas para asumir su nuevo cargo como director del FCE por su nacionalidad española, dice que esa mina tiene nueve años en huelga —realmente son 11— y que es deber del Estado resolver un conflicto que, dice Taibo, ha sido pospuesto por el dueño de Grupo México, Germán Larrea.

La versión que apoya es la del sindicato de la mina que afirma que su explotación es viable.

“¿Que no hay solución? Expropiar, compañeros. ¡La ley lo dice, no me lo estoy inventando!”

 

¿Qué le dirá, otra vez, el jefe de la nueva administración federal?



Compartir: