México
Foto: Alejandro Ortega/Cuartoscuro
Partidos políticos, al borde de la evasión fiscal
México
Partidos políticos, al borde de la evasión fiscal
Deben 351 millones en impuestos
02 Oct | 2019
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Partidos políticos, al borde de la evasión fiscal
Deben 351 millones en impuestos
Oct 02, 2019
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

“En esta vida sólo hay dos cosas seguras: la muerte y los impuestos”, dice una frase que aplica para la mayor parte de los mexicanos… Menos para los partidos polìticos, que, con corte al segundo trimestre de este año, tenían pendientes por pagar 351 millones de pesos en impuestos, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE).

En tiempos de campaña, los representantes de los partidos políticos prometen mejorar el bienestar y economía de México, pero a la hora de pagar impuestos por ese dinero que reciben de la ciudadanía, ni se acuerdan.

Después de los sindicatos, el mejor negocio son los partidos, dijo Salvador Rotter, especialista de la Comisión de Investigación Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, en entrevista con Cuestione. Ésto, al explicar que estas organizaciones no están sujetas al pago de impuestos y solo tienen algunas obligaciones fiscales. Son, en esencia, privilegiados.

Por ejemplo, los partidos políticos no están sujetos al Impuesto Sobre la Renta (ISR) ni al Impuesto al Valor Agregado (IVA), pero sí deben declarar ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) el ISR que retienen, a través de la nómina, a la gente que emplean.

El que más impuestos debe es el Partido de la Revolución Democrática: sus deudas ascienden a 222 millones de pesos –lo que representa casi la mitad de lo que podría recibir de presupuesto para todo el 2020–; le sigue Morena, con 47 millones; y el Partido del Trabajo con 34 millones. 

Movimiento Ciudadano no se queda atrás y suma casi los 34 millones; el Partido Revolucionario Institucional con poco más de ocho millones; el Partido Acción Nacional con 5.5 millones y el Partido Verde Ecologista de México, con 282 mil pesos.

Cuestione buscó información de las cuentas que rinden los partidos vía transparencia. Las organizaciones emitieron datos poco precisos. Incluso hubo algunos, como el Partido Acción Nacional, que contestaron que “no es sujeto de Impuesto Sobre la Renta ni del Impuesto al Valor Agregado, por lo que no está obligado a presentar declaraciones fiscales”

En mayo pasado, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, dijo que intentaría mediar entre los partidos políticos y el SAT para que los adeudos se liquiden para diciembre de este año. 

Cuentas claras, partidos dan largas 

No han pagado lo que deben, pero ya les dieron más dinero. Con lo que recauda de cada bolsillo, la Federación entregó este año cinco mil 144 millones de pesos (a precios actuales) a los partidos. Además de esto, la autoridad electoral presentó un presupuesto para el año que viene de cinco mil 239 millones de pesos, alrededor de 270 millones de pesos más en comparación con este año. Eso sin olvidar que ahora hay dos partidos menos.

Mientras las autoridades electorales discutían este presupuesto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador  señalaba que "no puede haber gobierno y partidos ricos con pueblo pobre”. Sugería, pero no ordenaba, que devolvieran la mitad de lo que la federación les entrega. Morena prometió en primera instancia hacerlo, pero después se desdijo y no devolvió nada.

¿Y por qué nos importa? 

La Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LGTAIP) establece 63 obligaciones que los partidos deberían cumplir para aclarar no solo el destino de los recursos que reciben, sino las metas y planes que pretenden seguir. A marzo de este año, según la organización civil Nosotrxs, incumplieron en promedio un tercio, es decir, unas 17.

Cuestione comprobó lo anterior. La mayoría de los partidos a los que se les solicitó información específica vía transparencia respondieron con ligas a la página de la autoridad electoral, aunque también señalaban que sus informes estaban en revisión. 

La opacidad reina aún en la política.

 



Compartir: