México
Cuartoscuro.
¿Qué nos espera en CDMX por aumento de sarampión en Fase 2 de COVID-19?
México
¿Qué nos espera en CDMX por aumento de sarampión en Fase 2 de COVID-19?
Son más infectados que por la pandemia
24 Mar | 2020
Por: Andrei Vasquez
Muy Cierto
¿Qué nos espera en CDMX por aumento de sarampión en Fase 2 de COVID-19?
Son más infectados que por la pandemia
Mar 24, 2020
por: Andrei Vasquez
Muy Cierto
Compartir:

Mientras seguimos de cerca el incremento de casos confirmados por COVID-19 en la Ciudad de México, hay otro virus que requiere nuestra atención: el sarampión que parecía que habíamos superado.

Al día de hoy, 24 de marzo de 2020, en la capital del país se registraron 66 infectados de COVID-19 y se notificaron 69 casos de sarampión, cuyo nuevo brote inició el 23 de febrero de este año.

¿Qué se está haciendo para contener el contagio y cuál es el panorama que nos espera en plena crisis epidemiológica

De acuerdo con los datos de la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la Secretaría de Salud (SSA), 49 de los casos de sarampión se notificaron en la alcaldía Gustavo A. Madero, al norte de la Ciudad de México.

Seis casos fueron notificados en Miguel Hidalgo, tres casos en Iztapalapa y Coyoacán, dos en Álvaro Obregón, Benito Juárez y Cuauhtémoc y se notificó solo uno en Xochimilco y Tlalpan.

Sin embargo, si nos vamos al lugar de residencia de los infectados, notamos que son 63 casos de la Ciudad de México.

Los otros seis casos viven en la zona conurbada del Estado de México, con un caso en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tecámac, Tlalnepantla, Naucalpan y Atizapán de Zaragoza

¿A qué se debe este nuevo brote?

En entrevista con Cuestione, la Dra. Guadalupe Soto Estrada, académica del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, nos responde que se debe “a la baja de la cobertura de vacunas y al aumento de personas susceptibles que no están vacunadas y no tienen ninguna protección”.

“Desde el año pasado ha habido un cierto desabasto de la vacuna, lo han informado incluso”, nos dice la epidemióloga y agrega que la cobertura en México alcanza el 70%, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que sea arriba del 95%. 

Según la especialista, a esto hay que sumarle que en otros países empezaron a incrementar los casos en los últimos años, “es obvio que en algún momento se iba a presentar en nuestro país”.

Soto Estrada señaló que el brote se debe tomar en serio, ya que hay zonas del mundo en donde el sarampión ha alcanzado tasas de mortalidad hasta de 5%.

En este nuevo brote, la CDMX aún no se han registrado defunciones, pero sí refleja que un 30% de la población se encuentra sin protección. De los contagiados, 59 no estaban vacunados (85%).

En términos nacionales, según la especialista, si tomamos en cuenta que hay 40 millones de menores de edad y calculamos que el 70% ya están vacunados, tenemos a 12 millones de menores susceptibles de contagiarse

En cuanto a ese 15% de infectados que ya están registrados como vacunados, de acuerdo con Soto Estrada, se debe a que hay que aplicarse la doble viral, y en caso de los niños, triple viral.

Te va a interesar: Sarampión: ¿la enfermedad de los que dejaron de creer en las vacunas?

En este caso, los jóvenes son más vulnerables

Guadalupe Soto Estrada nos explica que si alguien ya le dio sarampión, es inmune, porque una vez que da, no se puede reactivar

Además, con la primera dosis de vacuna, hasta el 85% de las personas pueden estar protegidas y con la doble dosis hasta el 95% puede tener inmunidad permanente.

“En este caso las personas más protegidas son las adultas mayores, porque en la época en la que fueron niños, les dio sarampión o estuvieron en contacto con el virus, aunque no lo recuerden”, agregó la especialista.

Los más afectados son los adultos jóvenes que a lo mejor no recibieron las doble viral, y los niños, que quizá no han recibido ninguna dosis.

La especialista recomienda vacunarse, aunque no se recuerde si ya se tuvo la enfermedad o si ya se obtuvo dosis virales.

“Desde los años 90 se supone que ya no teníamos un brote nativo como este”, nos comenta Soto Estrada. “Se ha perdido el enfoque en el sarampión pero es importante retomarlo porque ya se dieron contagios de persona a persona, ya no son importados”, agregó.

La epidemióloga considera que México ya no se puede considerar libre de sarampión y hay que tomar acciones para combatirlo pues, a diferencia de COVID-19, en este caso sí se tienen herramientas probadas para contrarrestar el brote.

¿Qué se está haciendo?

Soto Estrada asegura que hay otro grupo (además del que está atendiendo COVID-19), de la SSA, que está implementando medidas para combatir este virus.

Su tarea principal consiste en vacunar a toda la población cercana o que pudiera estar en contacto con casos confirmados

Hay otras medidas que van de la mano al combate del COVID-19, como fomentar buenas prácticas de higiene y aislamiento

Además de estas medidas, Soto Estrada considera importante incrementar la vacunas, y no perder la oportunidad de salvar a algún niño o adulto joven. 

“La Secretaría de Salud tiene disponibilidad de vacunas en los Centros de Salud de primer nivel cercanos a los brotes, hay que ir a solicitarla y si no, también está la clínica del viajero del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, recomienda la experta.

Por otro lado, nos dice que aunque esté incrementando el abasto, hay algunos Centros de Salud en los que no.  “La idea es extender esta disponibilidad a toda la ciudad y a todo el país. Ahorita está muy limitado” 

También es fundamental generar un cerco epidemiológico, “intensificar esta limitación de los casos para limitar la zona y ver qué casos puede haber cercanos a donde viven las personas contagiadas, darles seguimiento, aislarlos y asegurarse de que sí estén resguardados para que no estén transmitiendo la enfermedad”.

Te recomendamos: En 2009 también hubo pandemia, la influenza A(H1N1)... y así le fue a la economía

Complicaciones con el brote de COVID-19

La Dra. Guadalupe Soto Estrada nos cuenta que por el momento no se sabe cómo se podría complicar el escenario ante estos dos virus, al menos oficialmente.

Sin embargo, se han dado casos de otras epidemias en las que se encuentra la presencia de otro virus que contribuye a potencializar las complicaciones de la persona que los contrae.

“Recordemos que los virus interactúan. Por ahora no se sabe qué tanto podrían interactuar porque de hecho el COVID-19 es nuevo, lo sabremos en unos meses”, asegura la experta.

Por eso por ahora es importante redoblar las medidas de higiene, “cuidarse de ambos virus y evitar en lo posible contagiarse”.

Además, también según la experta, “mantenerse bien alimentados, los niños desnutridos son los más propensos a sufrir complicaciones. Entre mejor esté el niño, mejor respuesta puede tener”.

Y, por último, de acuerdo con Soto Estrada, una manera importante de apoyar es no acudir a los Centros de Salud e incluso aplazar las citas, a menos que sea muy necesario. 

“Es mejor ayudar a que no se saturen los servicios de salud, con eso de veras estarían contribuyendo de manera importante”, agrega la experta.

El sarampión comienza con una fiebre que a veces puede ser de 39 grados o más, explica Soto Estrada, “unos cuatro días antes de que empiece el exantema, aparecen unas manchitas en la boca que se llaman manchas de koplik, y hay malestar general”.

“Es muy común que los niños se sientan muy cansados, irritables, con llanto fácil y secreción por la nariz, ojo lloroso, dolor de cabeza. Cuatro días después se presentan puntos rojizos por lo regular en la cabeza, luego la cara, el tronco y al final a las extremidades”, dijo Soto Estrada.

Y agregó: “Una vez que ya está la enfermedad, lo más recomendable es que ya no se acuda a vacunarse, porque tarda unos 15 días en generar inmunidad. Lo mejor es que dejemos que transcurra la enfermedad, vigilando que no haya complicaciones y dejar que se resuelva”.

La Ciudad de México se enfrentará a dos virus en los próximos meses. Las medidas sanitarias y de aislamiento son doblemente importantes. 

En el caso del sarampión, sí se cuenta con una vacuna, ¿las autoridades sanitarias incrementarán la disponibilidad y crearán un cerco epidemiológico efectivo?



Compartir: