México
Foto: Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro
Cuestione | ¿Qué implica el mando militar en la policía?
México
¿Qué implica el mando militar en la policía?
Se parece mucho a la de... Corea del Norte
25 Ene | 2019
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
¿Qué implica el mando militar en la policía?
Se parece mucho a la de... Corea del Norte
Ene 25, 2019
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

¿Cuáles son los países que tienen corporaciones de seguridad con mando militar?

En el mundo sólo existen 33 países en donde los cuerpos de seguridad tienen un mando militar o que operan con esquemas militares y, al compararlos con los 134 países que proveen seguridad mediante esquemas completamente civiles, utilizando una policía nacional o algún cuerpo similar, se encontró que el primer grupo de Estados cuenta con una menor calificación en el índice democrático, es decir, son menos democráticos, según el estudio realizado por Víctor Manuel Sánchez Valdés.

En este estudio, se observa que algunos de los países que cuentan con un mando militar en sus cuerpos de seguridad son: Angola, Arabia Saudita, Camboya, Chad, Corea del Norte, Colombia, Eritrea, Irán, Kazajstán, Siria, Tailandia y Vietnam. Al contrario, países como Australia, Alemania, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Nueva Zelanda o Reino Unido tienen en sus fuerzas armadas a mandos civiles.

Esto muestra que la mayor parte de los países desarrollados, que tienen sistemas de seguridad fuertes y con bajas tasas de delincuencia, utilizan una fuerza de seguridad con mando civil, a diferencia de algunos países poco desarrollados y más autoritarios que emplean fuerzas de seguridad al mando de militares.

Algunos países aún cuentan con cuerpos de seguridad en los que el mando se comparte entre un cuerpo civil, quien desempeña la mayor parte de las tareas, y uno militarizado; otros, cuentan con fuerzas de seguridad en donde las tareas se desempeñan de forma concurrente por un cuerpo al mando civil y otro al mando militar.

Sin embargo, la mayoría de los países está transitando hacia un modelo se seguridad con mando civil, como se muestra en la siguiente gráfica construida con los datos proporcionados por Sánchez Valdés.

¿Qué implica esta tendencia?

La preferencia por tener cuerpos militares encargados de la seguridad se debe a que existe mayor confianza en las fuerzas armadas que en los cuerpos policiacos. Sin embargo, existe una tendencia en los países latinoamericanos en los cuales, mientras más confía la población en los militares, es más probable que éstos cometan violaciones de derechos humanos. ¿Esto es cierto? ¿por qué sucede este comportamiento?

En las sociedades con altos niveles de inseguridad, los ciudadanos tienden a considerar las violaciones de derechos humanos cometidas por los militares como un mal menor resultante de la intervención de las fuerzas armadas en la seguridad interna.

Esto significa que los países donde la población confía más en los militares también tiende a ser más tolerante con las violaciones a derechos humanos cometidas por los militares ya que son considerados como los garantes del orden, de acuerdo con un estudio realizado por David Blanc Murguía.

En América Latina, la participación de las fuerzas armadas en la seguridad es una tendencia creciente pero, en ningún caso, esta intervención ha mejorado las condiciones de seguridad, como se ha observado en los casos de países como Bolivia, Brasil, Ecuador, Perú y Venezuela, según una investigación desarrollada por Rut Diamint.

La iniciativa por la que se pondrá en marcha la Guardia Nacional, en México, implica la fusión de la actual Policía Federal, la Policía Naval y la Policía Militar. Este nuevo cuerpo actuará bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional, es decir, tendrá un mando militar.

Esta decisión puede tener consecuencias graves, como se explica en la nota, porque se le está otorgando la dirección a un mando militar, brindándole confianza y autonomía, lo cual puede resultar en violaciones de derechos humanos.

La Guardia Nacional requiere de controles en los que se establezcan, claramente, cuáles son los delitos que se investigarán y juzgarán por la jurisdicción militar. También es necesario que se diseñe un plan de fortalecimiento de los cuerpos policiales, que estipule periodos temporales, para que la Guardia Nacional no sea una solución permanente, sino, como dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, una estrategia para fortalecer a la policía.



Compartir: