México
Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro
Cuestione | Salas de lactancia, la gran deuda con las madres trabajadoras
México
Salas de lactancia, la gran deuda con las madres trabajadoras
Solo 14% de las mamás amamantan a sus hijos
10 May | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
Salas de lactancia, la gran deuda con las madres trabajadoras
Solo 14% de las mamás amamantan a sus hijos
May 10, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

¿Cómo hacer la vida más fácil de una mujer que tiene un recién nacido y quiere amamantar, pero al mismo tiempo tiene que regresar a trabajar?

La respuesta: lactarios en sus centros de trabajo.  

¿Qué es eso?

Son espacios diseñados para que una mujer pueda alimentar a su bebé o para que se extraiga la leche y más tarde pueda dársela a su hija o hijo.

No, no puede ser el baño o cualquier rinconcito en la oficina en la que ella pueda estar a solas. Tiene que ser una sala acondicionada como un espacio seguro, higiénico, cómodo y adecuado.

Modelo de sala. Fuente: https://www.unicef.org/mexico/spanish/guialactancialess.pdf

Además, se debe garantizar por ley, a las trabajadoras que lo requieran, un mínimo de una hora, diferida en dos ocasiones al día, para que ellas puedan realizar esta actividad.

En caso de que el centro de trabajo no pueda acondicionar ningún lugar, la jornada de trabajo de la empleada se reducirá una hora durante máximo seis meses, para que ella pueda amamantar a su hija o hijo. Este tiempo que toman las trabajadoras de su jornada laboral debe ser remunerado.

¿Es un derecho laboral?

Sí, es una protección a la maternidad reconocida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y respaldada en la Ley Federal del Trabajo (LFT) desde 2012.

La ley laboral dice que durante el periodo de lactancia, y hasta por seis meses, las trabajadoras tendrán dos reposos extras al día para alimentar a sus hijos, en un lugar adecuado e higiénico que designe la empresa.

Durante el periodo de lactancia, las mujeres no pueden realizar trabajos peligrosos o insalubres, según la norma.

Si eres trabajadora del Estado, además, tienes el derecho de recibir capacitación sobre fomento para la lactancia materna.

Triple beneficio

Este derecho es benéfico para las y los menores de edad, las madres y hasta para los centros de trabajo.

La Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes promueve la lactancia materna exclusiva dentro de los primeros seis meses y complementaria hasta los dos años.

Según UNICEF, la leche materna es el mejor alimento y el más nutritivo para los bebés; les protege de enfermedades y reduce el riesgo de mortalidad.

La lactancia materna tiene el potencial de prevenir más de un millón de muertes infantiles por año, lo que equivale al 13% de la mortalidad infantil mundial, según el estudio Beneficios de la lactancia materna y riesgos de no amamantar.

Con lactarios en los centros de trabajo, también ganan las empresas: disminuye el ausentismo laboral, aumenta la productividad y ganan “lealtad” entre sus empleadas, según la OIT.

La lactancia materna además previene enfermedades en las mujeres, le ayuda al ahorro y tiene otros beneficios como que acelera la reincorporación de las mujeres al trabajo después del periodo post natal. Estos beneficios no son tan conocidos porque la mayoría de las campañas de información y las acciones a favor de la lactancia materna no están centradas en los derechos de ellas, sino de los recién nacidos.

UNICEF recomienda amamantar sin restricciones, cada vez que el bebé lo pida. En México, la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida del o de la bebé es de apenas el 14%, mientras que el porcentaje regional de América Latina es de hasta el 37%.

Esto no depende de los ingresos económicos de una familia. De hecho, otro estudio de 2018 de UNICEF reveló que es mucho más probable que los recién nacidos reciban leche materna al menos una vez en países de ingresos medios y bajos.

En Perú, por ejemplo, el porcentaje de bebés que han recibido leche materna al menos una vez es de 99%, mientras que en Irlanda o España, por mencionar ejemplos de occidente, el porcentaje es de 55 y 77, respectivamente.

Y en Estados Unidos están una tercera parte de los 2 mil 600 millones de recién nacidos que nunca han sido amamantados y que habitan en países de altos ingresos.

¿Pero qué posibilidades reales tiene una mujer trabajadora de amamantar a su bebé en cualquier momento?

A veces ellas tienen que elegir entre no amamantar a sus hijas o hijos y darles fórmulas, hacerlo en condiciones no higiénicas, ausentarse en el trabajo o hasta perder el empleo.

En México, sólo una de cada 10 mujeres que trabajan amamanta a su bebé, y las que lo hacen invierten menos tiempo que las madres que no trabajan, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social y UNICEF.

¿Y basta con los lactarios?

No, México aún tiene pendientes en esta materia. La recomendación del convenio 183 de la OIT, sobre licencias de maternidad, recomienda extender las semanas de descanso a 14, no a 12 como se establece en nuestra ley.

Ese convenio también pide asegurar que las mamás tengan ingresos suficientes durante este periodo, garantizar a la madre su empleo durante la maternidad y meses posteriores y que, cuando la madre regrese a trabajar, cuente con el tiempo necesario para amamantar o extraerse la leche.

Sin embargo, los sectores productivos (empleadores y sindicatos laborales) han puesto condicionantes a este derecho.

Por ejemplo, en 2014, firmaron -con el aval de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social- un pronunciamiento al respecto que dice que esos espacios se establecerán en centros laborales con más de 50 personas, y establecieron una cláusula “voluntaria” para incorporar esta prestación a los colectivos de trabajo.



Compartir: