México
Cuartoscuro.com
Se aceleran las extradiciones a EU en el gobierno de AMLO
México
Se aceleran las extradiciones a EU en el gobierno de AMLO
Hemos “exportado” a 106 delincuentes
09 Jul | 2020
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Se aceleran las extradiciones a EU en el gobierno de AMLO
Hemos “exportado” a 106 delincuentes
Jul 09, 2020
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

Cuando fue extraditado El Menchito, líder financiero del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, descartó represalias por parte de este grupo criminal. Eso fue en febrero de 2020.

Cuatro meses después, Uriel Villegas, el juez que determinó la extradición de El Menchito, fue asesinado junto con su esposa en el interior de su casa, en Colima. Sus hijas pequeñas estaban ahí. Sobrevivieron, pero quedaron huérfanas.

Entregar a Estados Unidos a El Menchito, el hijo de Nemesio Oseguera El Mencho, líder del CJNG y uno de los hombres más buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), le costó la vida al juez Villegas.

México tiene desde hace tiempo una tradición de “exportar” narcotraficantes. Ahora quiere incursionar en otro sector: el de traer de vuelta a los presuntos delincuentes de cuello blanco. Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos, sería el primero en ser extraditado del extranjero a México de esta administración, para ser juzgado por los delitos de lavado de dinero, cohecho y fraude.

En 2019, el primer año completo de gobierno de Andrés Manuel López Orador, se envió a 63 delincuentes a otros países. A cambio, México solo ha recibido 11, según el informe de actividades de la FGR de 2019.

En lo que va del 2020, han sido 43 las personas extraditadas, de acuerdo con información de comunicados emitidos por la Fiscalía General de la República este año, por lo que posiblemente superará la cifra del año anterior.

Extradiciones a la mexicana 

Históricamente, México entrega más delincuentes de los que recibe, dice Eduardo Rosales, investigador internacionalista de la Universidad Nacional Autónoma de México, en entrevista con Cuestione.

En los últimos nueve años, México ha entregado alrededor de 700 criminales a otros países, principalmente a Estados Unidos. A cambio, se han extraditado para juzgar en nuestro territorio a unas 142 personas, de acuerdo con informes de labores de la Fiscalía General de La República (FGR). 

De los delincuentes que México ha enviado a otros países en esta administración, dos han sido cabezas de importantes grupos delincuenciales. Uno de ellos es El Menchito y otro es Gilberto Barragán El Tocayo, uno de los líderes del Cártel del Golfo.  

Entre los capos más importantes que México ha exportado a Estados Unidos en sexenios pasados están: Joaquín Guzmán Loera El Chapo (2017); Mario Villanueva, exgobernador priista de Quintana Roo, vinculado al narco (2010); Héctor Palma El Güero (2007), exlíder del Cártel de Sinaloa; y Edgar Valdés La Barbie (2015), operador financiero del Cártel de los Beltrán Leyva.

Con la extradición de líderes de grupos delincuenciales, las organizaciones se rompen y comienzan las luchas internas del grupo por ver quién se quedará al mando. “Esto ha provocado que cíclicamente haya repuntes de violencia criminal”, explicó Javier Oliva Posada, investigador y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El peor miedo de los narcotraficantes es ser juzgados en Estados Unidos, porque allá es más complejo corromper autoridades para que sus delitos se paguen en cárceles más cómodas o incluso escapar, como sucedió en 2015 con El Chapo, cuando se fugó del penal de Almoloya, explicó Raúl Benítez, especialista del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), en entrevista con Cuestione.

Por eso es que la extradición genera mucho enojo entre los grupos criminales, quienes responden con violencia y las personas afectadas son las comunidades en las que operan estas organizaciones, explicó Benitez. 

Un ejemplo, dijo el experto, es Sinaloa. En 2016, antes de la extradición de El Chapo (enero 2017), registraba poco más de 1,900 delitos de alto impacto. El año en el que enviaron al Chapo a Estados Unidos, el número de ilícitos llegó a casi 2,500. En 2018, los indicadores volvieron a los alrededor de 1,900 delitos. 

¿Qué es una extradición?

Las extradiciones son parte de convenios internacionales, en los que los países piden y entregan delincuentes que son buscados en otras naciones. Los crímenes más comunes por los que se extraditan son desvío de recursos financieros y tráfico de drogas, apunta Rosales. 

Aunque tienen un fin judicial, las extradiciones también pueden llegar a tener objetivos políticos. En la relación de México-Estados Unidos, nuestro gobierno ha extraditado criminales a la justicia de EU, como una especie de “ofrenda”, nos dice Rosales, experto en temas internacionales.

La realidad es que se trata de “pago de favores, es decir, Estados Unidos pide delincuentes, México se los da y todos contentos”, explicó Rosales. Un ejemplo es la amenaza constante de Estados Unidos de salir de tratados comerciales, como el T-MEC.

Esto se debe a la fuerte dependencia económica de México con Estados Unidos. Prueba de ello fue el aumento de envío de delincuentes a EU en el marco de la Iniciativa Mérida, durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón (2006-2012). En el último año de su gestión, fueron exportados 116 delincuentes. 

“Es mejor que se los lleven a Estados Unidos, donde los juicios son más duros y es más difícil que ordenen más crímenes desde el interior de la cárcel”, añade Raúl Benitez.

México tiene un historial desigual en extradiciones que recibe y solicita. En este sexenio, y dada la cercanía del presidente Andrés Manuel López Obrador con el de EU, Donald Trump, podríamos ver extradiciones más rápidas entre ambos países. 

 



Compartir: