México
Foto: Misael Valtierra/Cuartoscuro
Cuestione | Sufragio efectivo, sí revocación
México
Sufragio efectivo, sí revocación
¿Qué hay detrás de la promesa de AMLO?
18 Mar | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Sufragio efectivo, sí revocación
¿Qué hay detrás de la promesa de AMLO?
Mar 18, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

Andrés Manuel López Obrador dijo en conferencia matutina de este 18 de marzo que ya firmó por escrito una carta en la que se compromete a no reelegirse como presidente de México, pero no enseñó ningún documento -como anunció que haría- y cambió de tema.

Mientras tanto, las acusaciones sobre sus intenciones de reelegirse continúan, después de que la Cámara de Diputados aprobó el 14 de marzo la reforma constitucional en materia de revocación de mandato, para que se pueda someter a consulta la continuidad del presidente de la República al cumplir tres años en el cargo.

Esto fue una de las propuestas de campaña más populares de López Obrador.

La minuta aprobada por los diputados establece que la consulta de revocación podrá ser solicitada por tres vías: por el mismo Jefe del Ejecutivo; el 33% de cualquiera de las Cámaras (diputados o senadores); o con 3% de firmas del electorado (avaladas por el Instituto Nacional Electoral).

Las críticas

Las votaciones para la revocación serían durante las elecciones de diputaciones federales en 2021, a la mitad del sexenio. Esto no le gustó a varios legisladores de las bancadas opositoras, ya que -aseguran- ayudaría a los diputados de Morena a mantener sus escaños, pues el nombre de López Obrador aparecerá en las boletas, lo que –a decir de los legisladores de la oposición– motivaría el voto “en cascada” a favor de su partido.

La diputada federal por Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, lo resumió así en sus redes sociales:

Las bancadas opositoras han argumentado que someter a consulta la “permanencia del presidente” podría abrir la puerta a la reelección.

Reelección contra 100 años de historia

Las sospechas de las bancadas opositoras para rechazar cualquier reforma que permita una reelección presidencial está sostenida en la historia política de nuestro país.

Al menos Antonio López de Santa Anna, Benito Juárez y Porfirio Díaz se eligieron varias veces. Por ése último, que -duró 30 años en el poder- Francisco I. Madero creó el lema “sufragio efectivo, no reelección”.

Este lema, junto con otros logros de la Revolución Mexicana, quedó asentado en el artículo 83 de la Constitución de 1917.

Con todo y eso, Álvaro Obregón y su sucesor, Plutarco Elías Calles (fundador del Partido Revolucionario Institucional), buscaron una fórmula que les permitiera continuar al frente del gobierno.

Antes de terminar su mandato y dar paso al de Calles, Obregón cambió la Constitución para poder reelegirse en 1928 (cuando Calles terminara su mandato).

No conforme, Obregón mandó asesinar a sus opositores: Arnulfo R. Gómez y Francisco F. Serrano. En 1928 obtuvo la reelección, pero lo mataron antes de tomar el cargo.

El Congreso, entonces, designó como presidente interino a Emilio Portes Gil; quien convocó a elecciones al año siguiente. Ganó Pascual Ortíz Rubio, pero renunció un año después por las presiones de Calles; y luego se eligió a Abelardo Rodríguez.

Tal fue la influencia de Calles –también conocido como Jefe Máximo de la Revolución– en el poder, que a este periodo se le llamó el Maximato.

Fue justamente Abelardo Rodríguez quien, con la Reforma Agraria, echó atrás la posibilidad de reelección inmediata de todos los cargos de elección popular del país, especialmente la de los comisariados ejidales.

Otra de las reformas de Rodríguez fue para modificar la forma en la que se designaban a los legisladores. A partir de entonces, la mayoría serían designados al interior del partido y el resto por la ciudadanía.

Más adelante, los presidentes Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo y  Miguel De la Madrid, concluyeron sus sexenios en medio de protestas sociales por sus decisiones en diferentes momentos de la historia: la matanza de Tlatelolco, el Halconazo de 1971, la respuesta de las instituciones en el terremoto de 1985 y el inicio de la privatización.

Sin embargo, muchos de estos mandatarios lograron continuar con sus proyectos de un sexenio a otro, gracias a que pusieron en la silla presidencial a sus secretarios de Estado más cercanos.

Un ejemplo: Díaz Ordaz dejó a Luis Echeverría, que era Secretario de Gobernación; y Echeverría designó como su sucesor a José López Portillo, que en las contiendas electorales tuvo un sólo opositor pero sin registro oficial.

Con estas trayectorias, el gobierno priista ya no buscó continuar en el poder por medio de un presidente, pero como partido sí pudo repetir por más de 70 años. Por esta práctica, el escritor peruano Mario Vargas Llosa se refirió al gobierno priista como “la dictadura perfecta”.

La alternancia llegó a Los Pinos en el año 2000, cuando Vicente Fox, del Partido Acción Nacional resultó electo como presidente.

¿Qué sigue?

La reforma constitucional para la revocación de mandato aún deberá ser discutida y votada en el Senado de la República.



Compartir: