México
Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro
¿Todo listo para "el fin"? ¿Y para retirarte?
México
¿Todo listo para "el fin"? ¿Y para retirarte?
Odiamos ser aguafiestas pero: ¿Y tu Afore?
26 Ene | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
¿Todo listo para "el fin"? ¿Y para retirarte?
Odiamos ser aguafiestas pero: ¿Y tu Afore?
Ene 26, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Si empezaste a trabajar después de julio de 1997, lamentamos informarte que perteneces a la generación Afore, el grupo de personas que al final de su vida laboral dependerá del dinero que acumuló durante ese periodo para pensionarse, es decir, que no gozará del beneficio que tuvieron probablemente tus padres y abuelos: recibir un salario por sus servicios prestados. Aunque seguro ya lo sabías, ¿verdad? ¿VERDAD?

Para entender en qué bronca estás metido, Cuestione preparó para ti una guía básica de las Afores para que en lugar de pensar en el próximo viaje o a dónde irás de fiesta el fin de semana, comiences a analizar con cuánto quieres pensionarte.

Recientemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador mandó una iniciativa al Congreso de la Unión, para que los trabajadores puedan hacer mayores depósitos a su cuenta de aportaciones voluntarias y, así, acceder a una mejor pensión.

Las afo... ¿qué?

Los Afores (Administradora de Fondos para el Retiro) son instrumentos financieros para el ahorro de los trabajadores. Tras la reforma a la Ley del IMSS en 1997, las pensiones pasaron de un esquema de Beneficio Definido (BD) a uno de Contribución Definida (CD).

Esto significa que tu pensión dependerá de lo que hayas ahorrado en tu vida laboral y no de las contribuciones de los trabajadores activos, quienes anteriormente financiaban las pensiones de los jubilados, explica el Centro de Investigación y Estudios Presupuestales (CIEP).

El asesor financiero Ricardo Chavero advierte que con el aumento en la esperanza de vida de los mexicanos –de 61 años en 1970 a 75.2 en 2016– el pago de las pensiones como se conocía era insostenible, por lo que se optó por pasar a un esquema CD, como en la mayoría del mundo. Sin embargo, como en el país no existe una “cultura del ahorro” se estableció, por ley, un sistema de retiro, ya que de otro modo los mexicanos no ahorrarían para su futuro.

Aunque refiere que ésta no es necesariamente la mejor opción de ahorro para la vejez, ya que en los últimos años los rendimientos (o sea, los intereses que te dan los bancos por tener tu dinero en sus arcas pero -peeeero- menos lo que te cobran esos mismos bancos por tener, dijimos, el dinero en sus arcas e invertirlo por ti, como en el aeropuerto) apenas le han ganado a la inflación.

En diciembre ésta llegó a 4.83%, de acuerdo con datos del INEGI, mientras que se estimó que los rendimientos de las afores fueron de 5.03%.  

¿Cómo escoger la mejor afore?

El mercado de las afores ha tenido un crecimiento constante. Hoy en día, los montos que administran equivale a 14% del PIB, por lo que podría ser difícil escoger una o saber cuál es la mejor.

Lo primero que debes tomar en cuenta para decidirte por un afore es el rendimiento y para saber qué afore ofrece los mejores rendimientos, puedes checar esta página de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar).

Una de las recomendaciones del catedrático de la EBC es que te fijes en el índice de rendimiento, es decir los rendimientos que da menos la comisión que cobran las Afores por administrar el dinero. El resultado es una de las variables a considerar para elegir la que más te convengan. Los datos los puedes revisar en tu estado de cuenta y en caso de no estar de acuerdo con los rendimientos, puedes cambiarte de Afore una vez al año de manera gratuita.

En todo caso, el asesor financiero recomienda que, además de un Afore, busques otros métodos de inversión y no estar a la expectativa de lo que puede pasar desde el gobierno federal, para llegar a tu retiro con una pensión o con un sueldo más decente.

Para tener acceso a tu Afore, primero tuviste que haber “cotizado” (trabajado estando inscrito al IMSS) durante 500 semanas (si estás por la ley de 1973) o mil 250 semanas (si estás por la ley de 1997), además de tener cumplidos 60 años, aunque ¡ojo! Si recurres a tu pensión antes de cumplir 65 años, no obtienes el 100%.

“Todo el mundo que esté trabajando tiene derecho a tener una Afore, incluso quienes no tienen un trabajo formal, como los trabajadores informales o freelance, quienes pueden contratar una”, asegura Álvaro Vargas Briones, experto en finanzas y Catedrático de la Escuela Bancaria Comercial (EBC).

¿Cómo se llena mi cochinito?

Cuando comienzas a cotizar –trabajar y estar dado de alta en el IMSS– vas haciendo tu “cochinito” en tu cuenta individual, el cual es administrado por la Afore. El saldo de tu cuenta individual se compone de tres subcuentas: la de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez (RCV), la de Aportaciones Voluntarias y la de Vivienda.

La subcuenta RCV, que es con la que te vas a pensionar, se compone de tres aportaciones: la del trabajador, la del patrón y la del gobierno. En el caso de los trabajadores del IMSS :

Para los trabajadores del Estado (adscritos al ISSSTE), adicionalmente, el gobierno federal da una aportación del 5.5% por concepto de cuota social.

Las aportaciones voluntarias, como su nombre lo indica, dependen de qué tanto quieras aportar más para tu retiro.

De acuerdo con una estimación de la Consar, un trabajador con 17 años cotizando con un sueldo mensual de 10 mil 94 pesos -alrededor del promedio de ingreso familiar en México- y con 37 años de edad, que planea retirarse a los 65 años, estaría recibiendo una pensión, al final de su vida laboral, de seis mil 201 pesos mensuales. Si decide ahorrar adicionalmente, puede incrementar el monto de su pensión. Por ejemplo, si aporta voluntariamente 270 pesos más mensualmente, su pensión aumentaría a siete mil 65 pesos. Pero si lo que busca es obtener un monto similar al que ganaba con su salario, tendría que ahorrar mil 214 pesos mensuales, para así recibir 10 mil 94 pesos mensuales.

Para los freelance o quienes están bajo el régimen de honorarios, ésta es su opción para generar un ahorro para el retiro. Sin embargo, existe un problema con los nuevos esquemas de contratación, en donde te dan de alta con el mínimo, pero tu sueldo real es mayor.

En este caso, Chavero pone de ejemplo que si ganas 30 mil pesos, pero estás dado de alta con el salario mínimo, estás cotizando alrededor del 30% de lo que ganaste en realidad en tu vida laboral y tendrá una pensión estimada de mil 500 o mil 800 pesos.

¿En dónde se guarda tu ahorro?

El monto que vas acumulando no se guarda en un cajón ni en una caja fuerte sino que está en movimiento, invirtiéndose a través de las Sociedades de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro (Siefores) -como, dijimos, en el aeropuerto-, para generar ganancias (o sea que a lo mejor si perdiste con esto de la cancelación de Texcoco). Mientras más joven, el dinero será invertido durante períodos más largos y generará mayores rendimientos.

Los expertos explican que las Siefores se invierten en deuda local o cetes, fibras (fideicomisos en bienes raíces) o fideicomiso de inversión de infraestructura -para financiar proyectos de transporte, telecomunicaciones, educación, turismo, manufactura, petróleo, salud, etc. del gobierno federal (como, insistimos, el aeropuerto)-.

Tanto las Afores como las Siefores están reguladas por la Consar, señala Vargas Briones. “(La Consar) supervisa que funcionen de manera correcta y que las inversiones que realicen, se encuentren dentro de los parámetros”, dice.

La iniciativa del Ejecutivo -presentada el 23 de enero pasado- propone que para abatir los costos para gestionar sus inversiones, “las administradoras operen a través de Fondos de Inversión Especializados de Fondos para el Retiro y no en Sociedades de Inversión Especializados de Fondos para el Retiro, como ocurre actualmente”.



Compartir: