México
Foto: Cuartoscuro
Trata de personas: tenemos un problema mundial
México
Trata de personas: tenemos un problema mundial
Hay más de 24 mil víctimas
08 Ago | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
Trata de personas: tenemos un problema mundial
Hay más de 24 mil víctimas
Ago 08, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Karimova tenía 22 años. Era madre soltera y necesitaba trabajar urgentemente. Decidió dejar a su hijo con su familia y viajó a Osh, en Kyrgyzstan, para encontrar trabajo. No tenía un título universitario, lo que dificultó -aún más- su situación. 

Un día, una mujer le habló de un empleo de camarera en Bishkek, otra ciudad de ese país. Aceptó con entusiasmo la oferta de trabajo pero cuando se instaló en el que sería su nuevo hogar, se dio cuenta que no era lo que esperaba.

De acuerdo con el testimonio publicado por ONU Mujeres por el Día Mundial contra la Trata de Personas (30 de julio), Karimova vio que había más mujeres como ella. A todas las reunieron en un departamento y les quitaron los pasaportes. También les dijeron que serían fotografiadas para los documentos que usarían como camareras.

El grupo de mujeres subió a un avión, donde les avisaron que un piloto les devolvería sus pasaportes. Cuando el piloto llegó con sus documentos, se dieron cuenta de que eran falsos.

Karimova y sus compañeras fueron llevadas a Dubai, en los Emiratos Árabes. Las metieron a otro departamento lleno de mujeres. En ese cuarto se enteraría que ya era una esclava sexual

Te podría interesar: Desigualdad salarial golpea la vida cotidiana de las mujeres mexicanas

En 2016, el número de víctimas de trata de personas reportadas a nivel global alcanzó su nivel más alto: más de 24 mil. El aumento en el número de víctimas detectadas ha sido más pronunciado en América del Norte y América Latina y en partes de Asia, de acuerdo con el Reporte Global de Trata de Personas 2018.

La trata de personas es la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, según el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, de las Naciones Unidas. 

Para ello, los tratantes recurren a diferentes formas de presión, según los puntos débiles de las víctimas. Pueden usar la amenaza la violencia, el rapto, el fraude, el engaño, al abuso de poder o cualquier otra situación de vulnerabilidad.

La trata de personas no siempre es para explotación sexual, también puede ser para trabajos o servicios forzados, la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos, dice el documento.

Te invitamos a leer: 7 cosas que puedes hacer si piensas que un taxista te quiere secuestrar o agredir

Karimova escapa

Sus captores enviaron a Karimova a un club nocturno. Ahí le dijeron que tendría que ganar al menos 10 mil dólares para fin de mes. Durante 18 meses, explotar su cuerpo fue todo lo que hizo. 

El informe muestra que el 72% de las víctimas detectadas en 2018 en todo el mundo son mujeres; 49% adultas y 23% niñas, lo que representa un incremento del 58% víctimas femeninas en relación con el informe anterior, de 2016. La mayoría de las víctimas detectadas a nivel mundial fueron tratadas con fines de explotación sexual

Karimova no ganaba mucho dinero, sólo recibía pagos ocasionales con los que podía comprar cigarrillos y otras cosas pequeñas, y enviar algo de dinero a casa. Todo el dinero que ganaba era para los explotadores que abusaban de ella, por ejemplo, a uno de ellos le gustaba usar una plancha caliente sobre su cuerpo. 

No se les permitía ir a ningún lado sin compañía, y una noche que salía del club nocturno vio un auto de policía acercándose. En lugar de escapar como las demás, Karimova se quedó quieta y se dejó atrapar

Fue deportada de regreso a Osh, pero su identificación era falsa, por lo que pasó un año en la cárcel. Desde ahí presentó denuncias judiciales que derivaron en la captura de al menos tres de los traficantes.

Al salir de la cárcel, Karimova se encontraba de nuevo desempleada, así que regresó a la explotación sexual comercial de mujeres, ahora en saunas locales. Así estuvo hasta que Podruga, una organización que acompaña a mujeres víctimas de trata, la encontraron. Y le ofrecieron trabajo como promotora. 

Todos los días, Karimova realiza misiones de promoción, visita saunas y otros lugares en Osh donde pueden estar las víctimas de trata. También entrega condones y habla con mujeres sobre los peligros de contraer VIH; les informa sobre salud y seguridad, asistencia legal y otros tipos de apoyos. Su trabajo consiste en asegurarse de que las niñas se mantengan limpias, que estén seguras y de llevarlas a consultas médicas en caso de que tengan dolor.

“A menudo conozco chicas que sueñan con ir a Turquía y Dubai para ganar más. Les digo: por favor no te vayas. Les cuento cómo me vendieron a la esclavitud sexual (...) No hay nada bueno para ti allí”, declaró Karimova para ONU Mujeres.

Ahora ella está convencida de que para detener la trata de mujeres y niñas hay que informar a las personas sobre las consecuencias, reparar las secuelas y entender cómo detectar a una víctima; además, se necesita crear conciencia sobre ello en las escuelas, comenzando con las jóvenes, para que no se conviertan en víctimas. 

Actualmente, todos los países del mundo están afectados por la trata, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas. Los traficantes amenazan principalmente a mujeres y niñas, la gran mayoría para fines de explotación sexual y para trabajo forzoso. 

Según el análisis de las Naciones Unidas en 2018, los conflictos armados agravan todavía más el problema, ya que en esos contextos, los traficantes capturan por la fuerza a las personas que huyen de las zonas donde hay conflictos.

Te recomendamos: La “epidemia” de las niñas y niños desaparecidos en México



Compartir: