México
Foto: Cuartoscuro
Un año a la venta y ninguna de estas aeronaves ha logrado vender el gobierno
México
Un año a la venta y ninguna de estas aeronaves ha logrado vender el gobierno
Pero cuestan millones en mantenimiento
22 Mar | 2020
Por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Un año a la venta y ninguna de estas aeronaves ha logrado vender el gobierno
Pero cuestan millones en mantenimiento
Mar 22, 2020
por: Mariangel Calderon
Muy Cierto
Compartir:

Las utilizaban “para ir a jugar golf”, eran para “una monarquía criolla” y sin ningún uso para el pueblo mexicano, decía en enero de este año el presidente Andrés Manuel López Obrador al anunciar una subasta de 72 aeronaves propiedad del gobierno mexicano; pero dos meses antes, una de ellas, un Gulfstream G-550, no tuvo ningún uso para los mexicanos, pero sí para sacar a Evo Morales de Bolivia.

La realidad es que el gobierno mexicano ha intentado varias veces vender los aviones sin mucho éxito. Mientras tanto, los gastos por mantenerlos siguen corriendo y además, tienen “sus detallitos”. 

Algunas carecen de certificados de aeronavegabilidad vigentes y tienen pólizas de seguros vencidas, requisitos necesarios para que un avión pueda despegar del suelo mexicano, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. 

Tan sólo por las diez naves que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene a su resguardo, incluído el “avión que no tiene ni Obama”, y que parece que tampoco va a salir ni en rifa, los mexicanos pagaron en el año pasado 123 mil pesos al día, en promedio, por el mantenimiento, de acuerdo con la Sedena. 

Los aviones con “detallitos”

Hace casi un año se anunció la venta de 72 aeronaves, algunas tienen más de 30 años de vida y están al resguardo de la Fiscalía General de la República, la Secretaría de Marina y otras dependencias gubernamentales. 

Otras, como el avión “José María Morelos y Pavón”, que está en California, Estados Unidos, así como otros seis aviones y tres helicópteros están al cuidado de la Sedena en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y no en la terminal aérea de Santa Lucía, según información de la Sedena.

El mantenimiento de estas aeronaves nos costó más de 45 millones de pesos el año pasado y la mayor parte de estos trabajos los realizaron empresas estadounidenses. Tan solo para el Gulfstream G-550 que trajo a Evo Morales en noviembre pasado, se pagaron más de cuatro millones de pesos mexicanos a la compañía Gulfstream. 

No solo eso, sino que esa misma firma recibió, en 2019, más de cinco millones y medio de pesos para dar servicio y mantenimiento a otros tres aviones de la misma marca de acuerdo con la solicitud de información realizada a la Sedena por Cuestione

El avión que más consume recursos en mantenimiento es el “José María Morelos y Pavón”. Mientras el presidente López Obrador pone todas sus esperanzas en cachitos de loteria, mantener el avión en Victorville, California, costó el año pasado a los mexicanos 29 millones de pesos, que se pagaron a la firma estadounidense Boeing, de acuerdo con información de la Sedena proporcionada a Cuestione.

La buena noticia, es que ese avión regresará a tierras mexicanas, la mala es que no se sabe si esta vez sí saldrá en rifa, aunque sea simbólica.  

Te puede interesar: Ya nos costó más el avión presidencial con AMLO que con EPN

Con un certificado de aeronavegabilidad vencido desde marzo de 2019, sin póliza de seguro y con “detalles” como que no cuenta con grabadora de voces en cabina, ni de datos de vuelo según datos del Catálogo de Aviones Susceptibles de Venta, el mantenimiento del Beechcraft King Air 310i, que antes de ser puesto a la venta trasladaba a personal del ejército, costó el año pasado dos millones de pesos que fueron pagados a la firma estadounidense Textron Aviation. 

*Fuente: solicitud de información a la Secretaría de la Defensa Nacional 

En uso pero a la venta de todas maneras

La Sedena también guarda otros cuatro helicópteros del tipo Augusta Westland, que recibieron mantenimiento por personal de la dependencia. Estos trabajos costaron, en 2019, poco más de tres millones de pesos.

Los helicópteros, que supuestamente estaban en Oaxaca, Hidalgo, Puebla y Chiapas, están en realidad en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, de acuerdo con la Sedena. 

Además, dos de ellos, todavía hacían vuelos de vigilancia aérea para prevenir el robo de combustible, al menos hasta abril del año pasado, según información del Catálogo de Aviones Susceptibles de Venta.

Este abril próximo se cumple un año de que se anunció la venta de estas aeronaves sin que nadie muestre interés por ellos, ¿será por sus detallitos?



Compartir: