México
Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro
Un aspirante a sacerdote, una cajuela y una investigación judicial plagada de filtraciones
México
Un aspirante a sacerdote, una cajuela y una investigación judicial plagada de filtraciones
Detienen al presunto responsable: un cura
20 Jun | 2019
Por: Redacción
Muy Cierto
Un aspirante a sacerdote, una cajuela y una investigación judicial plagada de filtraciones
Detienen al presunto responsable: un cura
Jun 20, 2019
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Tres días después de que se dio a conocer la muerte de Norberto Ronquillo -el joven universitario secuestrado y asesinado en la CDMX- otro estudiante fue encontrado muerto dentro de una cajuela en las calles del sur de esta capital.

Hugo Leonardo Avendaño Chávez, de 29 años, fue hallado sin vida dentro de su camioneta el 12 de junio en las calles de la alcaldía de Tlalpan. Había terminado una maestría por la Universidad Intercontinental, trabajaba en una parroquia y quería ser sacerdote.

Al inicio de las investigaciones, las autoridades judiciales de la CDMX y la familia de Hugo Leonardo se contradijeron en versiones y, este 19 de junio, se detuvo a una persona como probable responsable del homicidio: al parecer, un sacerdote.

Conforme avanzaron los días, la familia del joven y las autoridades capitalinas informaron versiones distintas de los hechos. Por un lado, sus parientes alegaron que Leonardo fue secuestrado, mientras que la PGJCDMX aseguró que no había pruebas para afirmar que se trató de un plagio.

Esto fue lo que dijeron:

El 13 de junio, Daniela Durán avisó en sus redes sociales que, dos días antes, su primo Leonardo Avendaño había sido privado de su libertad. También denunció que llevaban varias horas de trámites y malos tratos por parte de las autoridades capitalinas.

Ese mismo día, la titular de la procuraduría capitalina, Ernestina Godoy, confirmó en conferencia de prensa el hallazgo e identificación del cuerpo de Leonardo. También dijo que se abrió una carpeta de investigación, pero negó que se tratara de un secuestro, ya que “no hubo una llamada para pedir algún rescate”.

Más tarde, cuando el caso se viralizó, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, aseguró en sus redes sociales que reforzaría las áreas de inteligencia de la Procuraduría y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Además, pidió al Gabinete de Seguridad que las investigaciones se hicieran con celeridad y apegadas a derecho.

Sin embargo, en los días siguientes se reveló a medios de comunicación, como Milenio, que Leonardo tenía un vínculo con su presunto asesino, un sacerdote de la parroquia en la que trabajaba.

Ante las especulaciones, el 15 de junio, la familia de Avendaño Chávez compartió un comunicado en el que pedía a las autoridades capitalinas no difundir rumores ni especular sobre el suceso.

No pudieron cerrar el grifo

En otra conferencia de prensa, del 18 de junio, la Procuradora dio más información: “estamos en la investigación, hay agentes que están en la zona donde fue encontrado (Leonardo), se están recuperando las cámaras y viendo el trayecto que siguió, estamos juntando toda la información en imágenes. Tenemos algunas líneas de investigación ya muy sólidas, y seguimos trabajando. La necropsia nos arroja que tenía entre 24 y 30 horas de haber fallecido”.

Ese día, Ernestina Godoy adelantó a los medios que investigan también a la comunidad cercana a la Parroquia y en concreto al sacerdote Francisco “N”, con quien trabajaba la víctima.

Aunque esta información se dio en conferencia de prensa, las especulaciones continuaron… la mañana del 19 de junio, el periódico Milenio dio a conocer que, de acuerdo con las investigaciones de la PGJCDMX, Leonardo Avendaño se había reunido con el sacerdote sospechoso previo a su asesinato.

Luego, salieron juntos de la iglesia en la que ambos colaboraban, ubicada en la alcaldía Miguel Hidalgo. Cada uno tomó su vehículo pero se dirigieron en la misma dirección. Según lo que mostraron las cámaras de vigilancia, salió del lugar sólo un vehículo que fue en dirección al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Horas más tarde se confirmó el arresto del párroco Francisco “N”, quien -según lo que declararon a El Universal fuentes cercanas a la investigación- dio una declaración inconsistente y recibió el último mensaje que envió la víctima.

Este 20 de junio, un grupo de personas protestó en las inmediaciones de la Avenida de los Insurgentes, en su cruce con Ayuntamiento, en la alcaldía Tlalpan. Los manifestantes alegan la inocencia del sacerdote y exigen a la jefa de gobierno que lo libere.

Hasta ahora, la familia no ha querido hablar al respecto.

El caso de Avendaño Chávez suma al incremento de la delincuencia en la capital. En comparación con el primer cuatrimestre de 2018, durante los primeros cuatro meses del año,en la Ciudad de México aumentaron las carpetas de investigación de extorsiones (casi 95%), secuestro (271.8%) y violaciones (344.8%), documentó Cuestione en días pasados.

Tal vez te interese leer: Extorsiones, secuestros y violaciones: CDMX peor que otros estados



Compartir: