México
Foto: Tercero Díaz/Cuartoscuro
Cuestione | Y el campeón en robo de electricidad es… el Estado de México 😞
México
Y el campeón en robo de electricidad es… el Estado de México 😞
Diablitos cuestan millonadas a CFE
03 May | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cierto pero Manipulado
Y el campeón en robo de electricidad es… el Estado de México 😞
Diablitos cuestan millonadas a CFE
May 03, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cierto pero Manipulado
Compartir:

¿Hay un diablito de luz donde vives? Ya sabemos que en tu casa no, pero la casa del vecino o el puesto de la esquina ¿se cuelgan de los postes eléctricos para tomar luz sin pagarla?

Sabemos que esa medida ayuda a las familias a disminuir los gastos domésticos, pero de poquito en poquito, ¿sabes cuánto dinero le cuesta a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)?

De acuerdo con una solicitud de información que realizó Cuestione, la CFE perdió al menos mil 519 millones de kilowatts de energía en sólo los primeros ocho meses de 2018, lo que es igual a casi 25 millones 320 mil recámaras con un foco de 60 watts de luz prendido.

Si tomamos en cuenta que la CFE cobra 1.66 pesos por kWh (que deja de vender), la pérdida económica en ese periodo ascendió a 2 mil 522 millones de pesos. Con base en ese dato, el promedio mensual para la CFE se podría estimar en 315 millones pesos.

Esa cifra es equivalente a la derrama económica que se generó en Semana Santa en todo el estado de Colima o a lo que Morelia invertirá en mejoramiento urbano e infraestructura.

Otro dato: la pérdida de la CFE por robo de luz en ocho meses es igual a medio equipo de las Chivas del Guadalajara, el tercer grupo de fútbol más costoso del continente latinoamericano.

¿Dónde se roba más?

Pero no en todas las zonas del país se roba igual. Según la información de la CFE, el Estado de México, el más poblado, encabeza la lista de uso ilícito de la electricidad.

De 2015 a agosto de 2018, la entidad mexiquense reportó 87 mil 678 usos ilícitos, que se refiere a los llamados diablitos y todas las formas de toma clandestina de luz.

Esta cifra estuvo muy por encima de cualquier otro estado; por ejemplo, Chihuahua -que le sigue en tomas clandestinas- reportó en ese mismo periodo siete mil 525.

Por usos ilícitos, las otras entidades que más pérdidas le representan a la CFE son (en ese orden): Veracruz, Tamaulipas, Jalisco, Guerrero, Ciudad de México, Morelos, Chiapas y Tabasco.

Este robo tiene un impacto económico diferente en cada región del país. De acuerdo con la clasificación de la CFE, el norte del Valle de México (que incluye zonas de la alcaldía Gustavo A. Madero, Iztapalapa, de la capital; y Cuautitlán, Tlalnepantla, Naucalpan, Toluca, Tenango y Valle de Chalco, del Edomex) fue la zona que más pérdidas económicas reportó.

El robo ascendió de enero a agosto de 2017 a más de mil 389 millones de pesos, dos veces lo que el gobierno federal dijo que invertirá en deportes como béisbol, boxeo y caminata. No podemos saber el monto total de los robos en 2018 porque la CFE no nos dio información del año completo.

¿Quién roba más?

Ya ibas a reclamar al primo del amigo, ¿verdad? Espérate tantito porque quienes más roban no son los hogares, sino las empresas, los comercios y las industrias.

Así lo explicó en entrevista para Cuestione, Román Gutiérrez Sandoval, quien trabajó por varios años como encargado de Consumos y Líquidos de la extinta Luz y Fuerza del Centro, área que se dedicaba a verificar que no se robarán la luz.

Gutiérrez explicó que las personas tienen más de una forma de engañar a la CFE para disminuir sus pagos. Una técnica son los diablitos, pero también existen otras como: la manipulación de medidores (mover los imanes al interior del aparato, quitar tierra en el medidor), tomar cables de luz de la calle y sobornar a quienes hacen la lectura de medidores.

Estas tácticas les pueden ahorrar del 50 hasta el 90% del pago de luz. Por ejemplo, quienes pagan 3 mil pesos pueden conseguir pagar hasta 500. “Es un deporte nacional robarse la luz”, admitió Gutiérrez.

En el caso de los comercios y fábricas (donde las cantidades de consumo de luz pueden llegar hasta un millón de pesos) el truco también está en sobornar al inspector para que les baje el costo paulatinamente (primero cinco por ciento y después 10%) a fin de no levantar sospechas.

Sin embargo, aunque porcentualmente la pérdida parece poca, el ahorro puede resultar de miles de pesos, explicó el extrabajador de Luz y Fuerza.

En su experiencia, quienes más se roban la luz son los molinos, las gasolineras, industrias de procesamiento (como inyectoras de plástico), las armadoras de coches, los edificios en construcción (que aunque estén en obras no pagan luz sino hasta que ponen el medidor) y las paleterías.  

Para Gutiérrez, la CFE debería desplegar más inspectores para que revisen, pie a pie, las tomas clandestinas de luz sobre todo en las empresas, y que cuenten con equipos de medición actualizados. Mediante la inspección, según explica, es posible recuperar dinero. Ellos pudieron recuperar hasta 450 millones de pesos al año.

Las pérdidas

Estas pérdidas son importantes para la CFE, que -según la revista Forbes- en 2018 reportó 27 mil 273 millones de pesos de utilidades netas (ganancias).

También es importante porque la empresa productiva del Estado recibe año con año un subsidio federal que sale del pago de nuestros impuestos; es decir, de nuestros bolsillos, que -por los robos que reporta CFE- cada año se hace más grande.

Durante 2018, la CFE recibió 82 mil 168 millones de pesos en subsidios para evitar el alza a las tarifas eléctricas, según el análisis que hizo Forbes de los reportes financieros de la CFE.

¡Aguas, no te vayan a cachar! Robar luz es un delito

Para quienes acostumbran el uso de diablitos, tengan cuidado porque según el Código Penal Federal el robo de energía se sancionará con pena de tres a diez años de prisión y hasta mil días multa.

¿Qué sigue?

En enero pasado la CFE anunció que, a fin de reducir estos robos, pondría medidores electrónicos; reforzaría los programas de verificación de medidores; y detectaría anomalías en el proceso de medición y facturación de los servicios en el mismo mes de facturación.

Por cierto, ¿ya fuiste a pagar la luz?



Compartir: