Se Filtró
Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro
Cuestione | Dinero público y periodismo: gobiernos deben ser fuentes de información, no de presupuesto
Se Filtró
Dinero público y periodismo: gobiernos deben ser fuentes de información, no de presupuesto
¿Y las audiencias?
24 May | 2019
Por: Redacción
Dinero público y periodismo: gobiernos deben ser fuentes de información, no de presupuesto
¿Y las audiencias?
May 24, 2019
por: Redacción
Compartir:

Cejas levantadas y bocas abiertas fue lo menos que dejó la famosa lista de periodistas que se difundió ayer.

Resulta que alguien en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (ni él sabe quién fue) decidió entregar, por fin, al Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), los montos de dinero que el gobierno de Enrique Peña Nieto le pagó a diferentes periodistas.

Periodistas recibieron con sorpresa que sus superiores cobraron millones, mientras que el equipo de la redacción ganaba un promedio de 8 mil pesos.

Los señalamientos, acusaciones, pleitos y confesiones de parte, vinieron, en muchos casos, acompañados de justificaciones por parte de periodistas normalmente críticos no solo a los gobiernos, sino a otros medios y personas.

Justo ese halo de superioridad moral fue uno de los que más cejas levantó. “Ahora resulta que los mismos que atacaban a otros medios por recibir dinero del gobierno, sí se pueden justificar cuando aparecen en la misma lista”, se escuchó en más de una redacción.

Y es que esa división en el gremio periodístico se hizo más que evidente en el sexenio pasado cuando los “buenos” decidieron comenzar a tundir a los demás en redes, foros y cafés por su -alegaban- falta de ética.

Capaz que jamás se imaginaron aparecer en la lista de clientes distinguidos del peñanietismo.

Lo que sí queda claro, es que una buena parte del gremio, ya sea como periodistas, en posiciones de dirección o quienes poseen un medio de comunicación en este país, deben replantearse, urgentemente, su relación con el poder público, sean gobiernos o empresas.

 Es momento de que las empresas de medios y periodistas se planteen una nueva relación con el poder, las fuentes y la audiencia. Por ejemplo, sería magnífico que comenzaran a ver a los gobiernos como fuentes de información, no como fuentes de dinero.

Para eso, los medios deberían de vivir de sus audiencias y, para ello, deberían de preocuparse más por lo que a la ciudadanía le interesa y, mucho menos, por sus bolsillos, sus complejos o sus egos.



Compartir: