Tu Político
Tu Político
Las mujeres de la CDMX tienen menos tiempo libre al día
Tienen 56.5% menos que los hombres
08 Jun | 2019
Por: Verificación y datos
Las mujeres de la CDMX tienen menos tiempo libre al día
Tienen 56.5% menos que los hombres
Jun 08, 2019
por: Verificación y datos
Compartir:

Silvia Martínez se levanta a las seis de la mañana para preparar el lunch de Leonardo, su nieto, ayudarle a vestir y llevarlo a la escuela. Antes de regresar a casa realiza 30 minutos de caminata en un parque de la colonia Guerrero, en la alcaldía Cuauhtémoc; ese es el único tiempo que tiene para ella.

La ama de casa de 58 años hizo un espacio en su agenda para tomar la llamada con Cuestione, advirtiendo que solo tenía 10 minutos para atendernos pues, como el 34% de las mujeres capitalinas que se dedican a los quehaceres domésticos, siempre está ocupada.

Si aún crees que dedicarse al cuidado de una persona o del hogar, o ambas, no es un trabajo absorbente te compartimos el día a día de Silvia, quien contribuye, como mujer, al 76.7% del tiempo que se dedica anualmente a este tipo de tareas contra 23.3% de los hombres.

La señora regresa a casa a las 8:30 de la mañana y tiene hasta las 14:00 horas para barrer, trapear, tender las camas, recoger, limpiar, sacar la basura, lavar la ropa, tenderla, hacer la comida, lavar los trastes, alimentar a Sidka (su perrita) y cualquier otra cosa que necesite para mantener la casa en orden.

Son las 14:45 y Silvia ya está esperando a Leo (su nieyo) para dedicarle su tarde. Le da de comer, lo ayuda con su tarea, van a la papelería, lo baña y está atenta a lo que necesite, el tiempo pasa y ya son las 20:30 horas.

Justo a tiempo para recibir a Gabriel, su marido, y darle de cenar mientras platican de lo acontecido en su día. Luego levanta los trastes, los lava, y se alista para descansar. Ya son las 23:30 horas, Silvia dormirá seis horas y media, una hora y media menos que el promedio en México.

Silvia cuenta que Gabriel sí le ayuda los fines de semana a barrer, a trapear o cuidar de Sika, aunque esos días casi no están en casa pues siempre buscan complacer a Leo, ya que su madre, quien vive con su nueva pareja, lo ha dejado a su cuidado.

Silvia confiesa que en varias ocasiones ha tenido que aplazar cortarse el cabello o desayunar con sus amigas porque su cotidianidad no se lo permite.

En la Ciudad de México, 88.5% de las mujeres económicamente activas combinan muchas de las tareas que realiza Silvia junto con su trabajo formal, lo que les deja, en promedio, dos horas y 22 minutos libres al día contra tres horas y 37 minutos libres de los hombres.

Quizá la diferencia del tiempo libre en horas no parece tanta, pero estamos hablando de 56.5% de menos tiempo libre para las mujeres en comparación con el que tienen los hombres.

Hay que reconocer que, en la capital, los hombres económicamente activos cada vez se involucran más con las tareas domésticas y del cuidado, pues 66.9% de ellos sí realizan este tipo de trabajo.

Sin embargo las cifras en horas de trabajo no remunerado entre géneros aún es abismal. Los hombres económicamente activos dedican en promedio una hora y 48 minutos al día contra cuatro horas y 36 minutos que destinan las mujeres económicamente activas a ese tipo de tareas, una diferencia de ¡155%!

Si te preguntas cómo son los tiempos de un día promedio de los capitalinos puedes consultarlo en nuestra publicación: Tráfico y trabajo ahogan a los capitalinos: los hace menos productivos

¿Se puede reducir esta diferencia?

La respuesta es sí. Valentina Zendejas, directora de la organización Instituto de Liderazgo Simon de Beauvoir (ILSB), recomienda políticas públicas con “miradas de cuidados”, es decir que se tome en cuenta cómo afectan al trabajo no remunerado.

Por ejemplo, el último viernes de cada mes los niños no van a la escuela y ¿qué pasa? Que la mayoría de las personas que se encargan de cuidarlos, son mujeres; “no se pensó si afectaría la igualdad”.

Zendejas sugiere ofrecer trabajos remunerados de servicios de cuidado, empezando con grupos compatibles; ampliar los servicios para adultos mayores, con discapacidad, con enfermedades crónicas o temporales y ampliar el horario de las guarderías.

La directora del ILSB agregó que también se requieren campañas de transformación de estereotipos para que los hombres se involucren más en las tareas del hogar y del cuidado.

¿Cuánto vale el trabajo remunerado?

Primero hay que aclarar que, como todo trabajo, las labores domésticas y el cuidar de otras personas tiene un valor económico en dos aspectos, el primero es su valor en el mercado y el segundo en la sociedad.

Carmen Ponce Meléndez, economista especializada en temas de género explica que el segundo aspecto “permite el regreso del trabajo de la fuerza laboral, como tener niños bien comidos, que vayan a la escuela, personas preparadas, entre otras”.

En 2017, el valor económico del trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados fue de 5.1 billones de pesos y representó 23.3% del PIB de México, en el que las mujeres contribuyeron con 75.2%, mientras que los hombres con 24.8%.

¿Qué falta?

Ponce recomienda que se generen políticas públicas en las que el gobierno capitalino se haga cargo de “trabajo de género” “porque no te permite avanzar como persona en tu vida laboral, elemental y lúdica”.

Las expertas (Zendejas y Ponce) coinciden en que se requiere ampliar la licencia de paternidad, que actualmente es de 5 días. El de maternidad es de 84 días. Explican que de igualar los días desaparecería la discriminación hacia las mujeres embarazadas en el mundo del trabajo remunerado.

¿El gobierno capitalino prestará atención a las recomendaciones de los expertos? ¿Hasta cuándo seremos una sociedad igualitaria económicamente?



Compartir: