Videos
Videos
El poliamor, una forma distinta de relacionarse
La fidelidad no es exclusividad
29 May | 2019
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
El poliamor, una forma distinta de relacionarse
La fidelidad no es exclusividad
May 29, 2019
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

Paulina y Adrián son una pareja honesta desde el primer día. Llevan cuatro años de relación, tres de ellos viviendo juntos. Como a muchas parejas, los unen los mismos gustos: de música, cine y algo un poco más inusual… el poliamor.

Los poliamorosos se permiten a más de una persona. Para ellos, la monogamia (una relación exclusiva entre dos personas) es algo ilógico. Y el amor debe ser una expresión libre, sin ataduras.

Pero para entender esta forma de relacionarse es necesario saber esto: no se trata de una relación abierta, en la que cada miembro de la pareja puede tener encuentros sexuales y casuales con otras personas. El poliamor involucra la conexión íntima –no solo sexual– con otras personas, existen compromisos, afinidad y comunicación. Explican que cada relación ofrece y exige cosas distintas - emocionales, sexuales, de apoyo - y que encerrarse en una sola pareja les impide experimentar todo su abanico sentimental.

Me han dicho que suena muy complicado. Lo más complicado, para mí, sería vivir una relación que está esquematizada desde el principio, y que no pueda crecer”, dijo Paulina.

Por practicar el poliamor, Paulina Pérez ha enfrentado a críticos y prejuicios. Le han dicho que no tiene valores, que no sabe comprometerse o que es deshonesta. Sin embargo, su relación es lo contrario: “Si algo tiene esta relación es compromiso, honestidad y fidelidad”. Su relación depende de un absoluto sentido de confianza en la otra persona.

Celos y otras trabas…

Los celos son uno de los principales obstáculos para que algunas personas se atrevan a tener una relación poliamorosa. “Nos han dicho que el amor requiere posesión… Una manera de lidiar con los celos es darte cuenta que cada relación es diferente de la otra, no compiten entre ellas”, dice Adrián.

Para Adrián, los celos forman parte de cómo aprendemos a amar. Si nos enseñarán a cuidar menos el sentido de pertenencia sobre otro ser humano, el poliamor no sería tan criticado.

“La idea del poliamor es darnos cuenta que sentimos cosas por otras personas, y que,  normalmente, lo que hacemos es limitar esa afectividad, porque nos dicen (la sociedad) que eso no es posible”, dijo la psicóloga Nasnia Oceransky.

Sin embargo, el poliamor no está exento de reglas. Para vivir en armonía ambos han hecho una serie de acuerdos que no se deben romper. Por ejemplo, si se van juntos de fiesta, regresan juntos a casa. O para sumar a alguien a su relación poliamorosa, primero le piden que se someta a exámenes de salud si van a tener sexo. “Tienes que cuidar tu vida y la de los demás”, dijo Adrián.

Poliamor contra el machismo

El poliamor sólo es posible con “una fuerte dosis de feminismo”, dice Paulina, ya que libera a las mujeres de estereotipos. “Las relaciones no funcionan si no son equitativas, igualitarias. A lo largo de la historia se le ha permitido a los hombres tener más de una pareja… pero, una mujer no se podía atrever a hacer eso”.

Ese mismo machismo aparece, de vez en cuando, en el camino de Adrián, cuando amigos y familiares le reclaman que su pareja no debería de poder disfrutar de relaciones con otros hombres.

El feminismo también es des-idealizar el amor, explica Mariana Ramírez, coordinadora del grupo Polifeminismo.

Ramírez aclara, además, que el poliamor no es una solución mágica a todos los problemas del corazón, sino una opción para quien elija tomarla. Lo dañino es pensar que hay algo que funciona para toda la gente por igual.

Poliamor, ¿remedio para la infidelidad?

Si bien el poliamor no es la cura contra la infidelidad, sí se le acerca, coinciden Paulina y Adrián, por no haber prohibiciones a la hora de empezar relaciones paralelas. Además, advierte Adrían, la fidelidad “no es lo mismo a la exclusividad”.

La monogamia es una opción de vida y no la regla, recuerda Oceransky.



Compartir: