El polémico amparo

Compartir:

El siglo pasado, México hizo historia en el mundo legal al crear el juicio de amparo. Hoy, la figura está bajo la lupa de las autoridades y la sociedad. 

La razón es muy clara: ha sido una herramienta que ha obstaculizado algunas de las leyes y obras emblemáticas de la actual administración. La más reciente es el resonado caso de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que le devuelve al Estado el control sobre su producción.

Esta ley fue muy cuestionada desde que se propuso por estar en contra de la libre competencia y la Constitución, pero pasó por el Congreso sin cambio alguno. Con todo, desde el principio se supo que las empresas que generan energía limpia la impugnarían.

Así, apenas se publicó en el Diario Oficial, llegaron los famosos amparos. El poder judicial suspendió su aplicación, porque según los jueces, violaba los derechos y las leyes. La respuesta del gobierno fue descalificar no solo a los jueces que otorgaron los amparos, sino a la existencia misma de esta figura.

Pero, ¿realmente entendemos lo que es un amparo? Vale la pena explicarlo y entender su origen. El amparo fue una figura innovadora a nivel mundial, también producto de luchas sociales contra los abusos de la autoridad sobre las personas. 

Nació como una garantía para proteger a la gente de violaciones a sus derechos. Esto, con la claridad de que por muchas décadas el Ministerio Público estaba al servicio del gobierno, y se necesitaban mecanismos para defenderse de los usos facciosos del poder policiaco.

Así, un amparo es básicamente una solicitud de que no se ejerza acción penal o legal antes de que se haya analizado a fondo la acusación o ley en cuestión. Es una poderosa herramienta para evitar que se cometan excesos contra personas o empresas. 

Sin embargo, como todas las figuras legales, se presta para abusos. Y en efecto, a lo largo de de su existencia, los amparos se han convertido, para muchos políticos, en un sinónimo de impunidad. Así, una y otra vez vemos como personas acusadas de corrupción o violaciones a la ley se amparan, evitando que se ejerza acción legal contra ellas.

Por tanto, la ley de amparos se ha modificado y reformado varias veces en las últimas décadas, buscando que sea más eficaz y justa. Pero nos seguimos topando con el mismo problema: gobiernos que abusan de su poder y un sistema judicial corruptible.

Los juicios de amparo han causado ruido público porque atentan contra los proyectos del gobierno, pero también sirven para levantar la voz contra los abusos del Estado. Y si bien la forma en que operan es a veces cuestionable, también son la última línea de defensa de muchas personas que son perseguidas, e incluso encarceladas, injustamente.

Es importante saber que si bien se le puso un alto por el momento a la ley energética del presidente, también es limitado el abuso de esta herramienta.

Tenemos casos en que se trata de usar el amparo a favor de personas acusadas de delitos graves. Uno muy actual es del ex presidente del PRI en la Ciudad de México, Cuauhtémoc de la Torre. 

El llamado Rey de la Basura, tras haber heredado el control sobre los pepenadores de la capital, fue acusado por trata de personas y abusos sexuales, entre otros crímenes. Se escondió e intentó ampararse para evitar su detención, pero no lo logró: la gravedad de sus crímenes es tal que supera la posibilidad de un amparo.

Así que sin duda la figura del amparo debe ser entendida mejor y explicada con más claridad, para evitar prejuicios y malas interpretaciones. Pero además debe ser comprendida como una barrera que hemos construido para evitar los abusos de gobiernos que por mucho tiempo tuvieron demasiado poder.

El amparo no es perfecto, como no lo es el sistema ejecutivo, legislativo o judicial. Hay brechas de abuso y corrupción en todas partes. Pero comprender este tema también es crucial para saber cómo podemos protegernos de los abusos del poder.

Es por esto, y por esta importante coyuntura, que esta semana en Cuestione estaremos analizando los casos más relevantes del uso del amparo, sus abusos y las ocasiones en que contribuyó a la justicia.

Por qué entender esto no solo es útil, es fundamental. Como sociedad, tenemos que recordar que tenemos un derecho muy importante: defendernos del abuso de los gobiernos. Sean del color que sean.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.