El desafío del cambio climático

Compartir:

​​Gran impacto causó el reciente informe de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. En él, se establece que el calentamiento global ya es irreversible y que tendrá un enorme impacto en la vida en nuestro planeta.

La prensa en general se fue por los titulares más alarmistas, casi apocalípticos. Pero más que entrar en pánico, debemos entender bien qué plantea el estudio y qué opciones hay para contrarrestar el problema.

Para ponernos en contexto, debemos recordar la analogía del astrónomo Carl Sagan, que decía que si la historia de la Tierra se redujera a un año, la humanidad estaría presente sólo durante los últimos segundos de la historia. Mucho antes, durante millones de años especies surgieron, desaparecieron, y otras volvieron a surgir. Hubo varias extinciones masivas, y después la vida volvió a florecer. 

Por tanto, hay que tener claro cómo nos está afectando el cambio climático. Conforme se derrite el hielo de los polos, el nivel del mar sube. Según el informe, esto podría llevar a que en las próximas décadas algunas ciudades costeras terminen bajo el agua, lo que implicaría una crisis humanitaria y económica.

También, como hemos visto, se han incrementado los desastres naturales causados por huracanes, inundaciones, sequías e incendios forestales. Esto, al menos desde que se tiene registro. Las imágenes recientes de Grecia y Turquía en llamas han impactado a la sociedad. Además, recordemos que en general estos sucesos afectan sobre todo a los más vulnerables. Pero no todo está perdido. La humanidad puede sobrevivir y desacelerar el calentamiento global. 

El informe de la ONU establece que si para 2050 reducimos a casi cero las emisiones de CO2, es posible mantener al planeta solo 1.5 grados más caliente al final del siglo y evitar los climas catastróficos que 2 grados más podrían generar.

Algunas naciones lo han entendido y otras no.

Los Acuerdos de París fueron un importante avance en comprometer a las naciones más contaminantes a cambiar sus políticas para promover energías limpias y cambiar los métodos productivos. Estos cambios ayudarían, de aplicarse, a ir transformado el sistema en uno más sostenible.

Sin embargo, la verdad es que hay un nivel de frivolidad en el debate del medio ambiente. En general, gobiernos y empresas contaminantes han desplazado su responsabilidad a la gente. Así, nos exigen dejar de usar popotes y bolsas de plástico, lo que está muy bien, pero el verdadero problema radica en prácticas políticas y económicas que depredan los ecosistemas. 

Muchos gobiernos, además, no ven que están perdiendo una gran oportunidad económica. Las nuevas tecnologías han generado miles de millones de dólares en los últimos años para diversas empresas y han creado muchos empleos. Tal ha sido su impacto, que incluso países que son productores de petróleo como Arabia Saudita han empezado a desarrollar energías limpias. Esto, porque entienden que el futuro será sin hidrocarburos. Y además, es un buen negocio.

Empresas automotrices han anunciado que en las próximas décadas todos sus autos serán eléctricos, entendiendo que el mercado cambia, la demanda cambia y el planeta lo necesita. Lo hacen porque tienen claro que el mundo se transforma y necesitan adaptarse. En la medida que más industrias, y países, vean la oportunidad que esto representa, mejores serán nuestras posibilidades de reducir el daño a nuestro planeta.

México no puede quedarse atrás. Es hora de que entendamos que no debemos soñar con el pasado de la abundancia que prometía el petróleo y el carbón, sino pensar en nuestro potencial como generadores de energías limpias e industrias sustentables. Esto, además, crearía oportunidades económicas importantes.

Es por esto que esta semana en Cuestione analizaremos las responsabilidades de los distintos sectores de la economía en el cambio climático, las oportunidades que ofrecen las energías renovables y las opciones para que todas las personas contribuyamos a evitar que este problema se vuelva insostenible. Porque el planeta no nos necesita; nosotros lo necesitamos a él.

Más del autor: Narcotráfico en México | La guerra que nunca debió ser

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.