El peligro que corre la libertad de expresión en México

Compartir:

Defender la libertad de expresión

No es ningún secreto que al presidente Andrés Manuel López Obrador le molesta la prensa crítica. Una y otra vez, desde sus conferencias, ha aprovechado para atacar tanto a medios como a periodistas en particular. Es algo que a mucha gente le preocupa y le parece inadecuado. Sin embargo, hay que decirlo: está en su derecho.

Ayer, tres de mayo, se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Es un día para recordar los avances que hay en el mundo sobre la capacidad de los medios de fiscalizar al poder, de revisarlo y de contrarrestarlo. La prensa tiene no solo el derecho a criticar a los poderosos, sino la responsabilidad de hacerlo. Pero la prensa, también, debe estar dispuesta a ser criticada desde el poder.

En Cuestione creemos que la libertad de expresión, sin la cual no existiría la libertad de prensa, es un derecho fundamental que tenemos todas las y los mexicanos, incluido el presidente. Pensamos que para exigir que se respete nuestro derecho a manifestar nuestras ideas es indispensable respetar y defender el derecho que tienen otras personas a no callar las suyas.

Por eso, nos parece indispensable señalar que la persona que ocupa la presidencia tiene todo el derecho a expresar sus opiniones, de la misma manera en la que los medios de comunicación o cualquier ciudadano tiene el derecho a manifestar las propias.

La libertad de expresión es indispensable para una sociedad democrática porque permite el libre flujo de ideas. Es necesario para el desarrollo de la educación, la cultura y la ciencia. Además, es la base sobre la que se construye la participación política: para poder discutir sobre cómo queremos que sea el gobierno necesitamos poder decirlo públicamente.

López Obrador no es delicado ni es sutil. Sus críticas a los medios son directas y muchas veces no son justas. Son ataques personalizados que parecen tener más la intención de desprestigiar a la prensa o a la oposición que la de confrontar ideas. Sin embargo, eso sigue siendo parte del juego democrático.

La semana pasada, por ejemplo, el presidente criticó a la revista Proceso por una foto de portada que no le gustó: ((Insertar byte)) 

“No, no, no. Si viviera Don Julio (Scherer) se volvería a morir… Se enojan mucho conmigo, pero siempre digo lo que pienso y también lo digo con todo respeto, es Alarma!”.

Dos días después, volvió a referirse a Reforma como ejemplo de uno de los medios conservadores a los que tiene el derecho de replicar. En la misma conferencia de prensa señaló que los apoyos que da el gobierno a una parte de la población no se conocen porque los medios “no ayudan a informar, todo lo ven mal y son puros ataques”.

Fuertes señalamientos presidenciales, pero en ambos casos, López Obrador aludió explícitamente a su derecho a expresarse libremente para contestar las críticas que se hacen de su gobierno.

 “Está bien, es libertad de expresión por encima de todo, sin escrúpulos morales, sin ética. Y yo no censuro nada, nada, nada, prohibido prohibir, pero sí hay que debatir todo esto”, dijo. 

Tiene razón. El debe poder hacer estos señalamientos. Así como la prensa debe tener el derecho a replicarle.

En Cuestione pensamos que todo acto de censura, por mínimo que sea, atenta contra la libertad de manifestar nuestras ideas. Para que los medios podamos ejercer nuestro derecho a la expresarnos libremente necesitamos respetar que el gobierno haga lo propio y se manifieste abiertamente. Pedir que López Obrador deje de ejercer ese derecho se contradice con la exigencia de que se respete para los medios de comunicación o la ciudadanía. 

Es mejor un país en que el presidente critica a la prensa y la prensa al presidente, que un país en el que todos guardan silencio. Esto es crucial para que podamos construir un espacio público diverso, plural y democrático. Es por ello que durante esta semana revisaremos los peligros que tiene este derecho actualmente en México, así como sus límites y excesos, para definir mejor aquello que la gente defiende, pero no siempre entiende: la libertad de expresión.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.