Samuel García y el asalto al Congreso

Compartir:

- Advertisement -

Si bien en México nos hemos acostumbrado a espectáculos políticos, el de la semana pasada sin duda quedará en nuestra memoria. Nos referimos al show de Samuel García.

El miércoles 29 de noviembre de 2023 se desató un caos en el Congreso de Nuevo León cuando legisladores priistas y panistas, en un clásico madruguete, se reunieron para nombrar como gobernador interino a Luis Enrique Orozco Suárez.

Recordemos que Orozco Suárez fue el responsable de investigar la desaparición de Debanhi Escobar en abril de 2022 y ahora debería suplir a Samuel García, quien debía tomar licencia a partir del 2 de diciembre como precandidato presidencial de Movimiento Ciudadano. 

Durante la sesión, presuntos simpatizantes de Samuel García dieron un portazo a la sede del Congreso, algunos incluso encapuchados. Unas cuantas decenas de personas entraron entre jaloneos y gritos al recinto, donde además habían elementos de la Fiscalía de Nuevo León supuestamente armados. Los protestantes se subieron a la tribuna y trataron de arrebatar el micrófono a las y los oradores para frenar el nombramiento. Hasta explotaron una bomba de humo verde que hizo que la escena pareciera aún más surrealista.

Nuevo León ha tenido en los últimos años por lo menos tres personajes como gobernadores que dan mucho de qué hablar. El priista Rodrigo Medina de la Cruz, quien fue gobernador de 2009 a 2015, salió del puesto envuelto en una ola de escándalos de corrupción, dejando una deuda de 61 mil millones de pesos, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El ex gobernador fue encarcelado en 2017 por peculado y daños al patrimonio del estado por un monto de más de 3 mil millones de pesos que fueron entregados indebidamente como incentivos a la armadora de autos Kia. Quien se regocijó con esto fue Jaime Rodríguez El Bronco, su sucesor. Cuando era candidato independiente a la gubernatura, El Bronco prometió investigar y meter a la cárcel al ex gobernador Medina de la Cruz. 

Y lo logró. Aunque al final, también Jaime Rodríguez terminó preso por desvío de recursos del erario, acusado ni más ni menos que por el actual gobernador con licencia de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, cuando era diputado local por Movimiento Ciudadano. 

Junto a Mariela Saldívar, diputada del mismo partido, Samuel García acusó que El Bronco había desviado recursos públicos para conseguir las firmas que le pedía el INE para ser candidato independiente a la Presidencia de la República en 2018. Así que el ex gobernador, recordado por sugerir mocharle la mano a los rateros, pasó unos meses de 2022 en el penal de Apodaca y otros más en arraigo domiciliario tras enfermarse, fue trasladado a un hospital y finalmente absuelto en octubre del mismo año.

Para ese momento Samuel García ya era gobernador de Nuevo León. Como su antecesor, se jactó de haber encarcelado a El Bronco y prometió a la ciudadanía no repetir la historia del candidato independiente que abandonó el gobierno de Nuevo León para competir por la Presidencia y que, por cierto, sólo obtuvo el 5% de los votos ciudadanos. ¡Qué vergüenza!

Pues ni tanto, porque Samuel está siguiendo sus pasos uno a uno. Faltando completamente a su palabra y rompiendo su promesa de cumplir el periodo que le corresponde como gobernador, se lanzó como precandidato de Movimiento Ciudadano para la contienda por la Presidencia en 2024. Pidió licencia e inició su precampaña. Los problemas empezaron de inmediato: el Congreso designó a Orozco y se negó a aceptarlo: quería a alguien de su equipo. Así que, en una extraña movida político-legal, regresó como gobernador para encender la luces del pino en el evento de la Macro Navidad. Fue entonces cuando sus simpatizantes protagonizaron esa toma del Congreso al mero estilo de Donald Trump cuando trató de impedir el nombramiento de Joe Biden en 2021.  

La historia sigue. Empezó la guerra de amparos: uno para que Samuel se quedara en el cargo, otro que revocó el nombramiento del vicefiscal Orozco y obligaba al Congreso local a respetar el triunfo de Movimiento Ciudadano. Venía la hora crítica: 2 de diciembre. A las 23:30 horas, la Suprema Corte determinó que Orozco sería gobernador hasta que se resolviera de fondo.

En una vuelta de tuerca, Samuel García cedió. Renunció a la candidatura, dejando constancia de que su ambición fue su peor enemiga. Pero no ha acabado la historia aún: Orozco aseguró que aún era gobernador. Día a día, algo nuevo pasa. 

Si todos tenemos el gobierno que merecemos, ¿qué hizo la ciudadanía de Nuevo León para merecer a estos gobernantes? No solamente las y los norteños están jugando este juego perverso. Las desacreditaciones, los insultos, las ofensas vulgares como la que hizo el ex presidente Vicente Fox contra Mariana Rodríguez, esposa de Samuel García, cuando la llamó “dama de compañía” en redes sociales, son el pan de cada día. 

Y son solo una pequeña demostración de la vileza, la falta de escrúpulos y de palabra que abunda en la clase política mexicana, a quienes nos les importa quedar en ridículo con tal de quedar en el poder. 

¿Quién está dirigiendo esta película? ¿Quentin Tarantino?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.