Alec Baldwin, al borde del abismo emocional tras la muerte de la fotógrafa Halyna Hutchins

Compartir:

Un fuerte estallido paralizó el pasado jueves el set de rodaje de la película “Rust”, en Nuevo México. El actor Alec Baldwin explicaba cómo iba a desenfundar y usar el arma “fría” -segura- cuando se le escapó un disparo que causó la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins y lesionó al director Joel Souza.

La tragedia llevó a los encabezados de la prensa el nombre del actor y productor, quien en 2011 manifestó su interés por ser alcalde de Nueva York por el partido demócrata. Baldwin atraviesa por un estrés postraumático en que “o se levanta o se cae”, nos advierte Felipe Gaytán Alcalá, investigador de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de Universidad La Salle.

El especialista nos dijo que Baldwin “vuelve a enfrentar esos demonios” que han estado presentes en su vida. A esos mismos que encaró de joven. “Recordemos que en sus memorias titulada Sin embargo (2017) contó que estuvo sumido en problemas de alcoholismo y drogadicción”. Durante dos años, confesó “todos los días, bebía y se drogaba”.

Te puede interesar: Cárteles mexicanos y grupos terroristas, dentro de la lista negra de Facebook

Vive un cuadro emocional de culpa

Gaytán Alcalá explicó que el actor de 63 años en estos momentos pasa por diversos cuadros emocionales. “Hay un sentimiento de culpa donde el mecanismo moral te hace ver que algo estuvo mal”. El disparo salió del arma que él tenía -y estaba cargada con una bala de plomo-, así que “pasó a ser exhibido” y enjuiciado en los medios.

Algunos republicanos no le perdonan a Baldwin la parodia que hizo del ex presidente Donald Trump en el programa de comedia “Saturday Night Live”. Y encontraron el pretexto para “disparar” su arma mediática. Incluso, en Twitter el hashtag #AlecForPrison fue trending topic. Por su parte, el candidato al Senado republicano de Ohio, J.D. Vance, promovió “tweets sobre Alec Baldwin”.

Además, cuatro días después de la tragedia en el set de rodaje de la cinta “Rust”, Donald Trump Jr. ofertó en su tienda online Shop Don Jr, una camiseta con la leyenda: “Las armas no matan, Alec Baldwin sí” por 27.99 dólares. 

Este entorno, nos mencionó Gaytán Alcalá, “si no se maneja de manera adecuada” puede “reactivar esos demonios que parecía ya había exorcizado Baldwin”. Se pueden, señaló el experto, “reactivar las acciones en las que estuvo preso -drogas, alcohol-” por ello es importante el acompañamiento de la familia y los amigos.

Familia de la víctima otorga el perdón 

El investigador de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de La Salle precisó que en este momento Baldwinestá en el proceso de negación. Falta la etapa de duelo, la de aceptación, por eso habló de retirarse”. Y el que la familia de la víctima no procediera legalmente “favorecerá”. 

La familia de Halyna Hutchins decidió eximir de cualquier responsabilidad al actor. Según el padre de la directora de fotografía, la tragedia “es responsabilidad de las personas que manejan las armas“. Anatoly Androsovych manifestó al diario The Sun su preocupación por su nieto: “está gravemente afectado. Está perdido sin su madre”.

En busca de un culpable

Conforme avanzan las investigaciones se ha cuestionado la falta de experiencia de la jefe de armas del rodaje, Hannah Gutiérrez-Reed, de 24 años, fue quien preparó el arma. Y del asistente de producción, Dave Halls, quien entregó el revólver al actor y dijo que era “seguro”.

Sobre Halls trascendió que en 2019 lo despidieron de la producción de “Freedom’s Path”, luego de que un integrante del equipo se lesionara “cuando un arma se disparó inesperadamente”, afirmó un productor a la agencia The Associated Press

El historial de Halls lo define como un asistente poco responsable con la seguridad. La creadora de utilería Maggie Goll de la serie “Into the Dark” evidenció en 2019 que el joven ignoró “los protocolos de seguridad para armas y pirotecnia” luego de que un técnico perdiera el conocimiento.

También se sabe que el arma había sido usada por miembros del staff fuera del set para prácticas de tiro, según una publicación del sitio de noticias TMZ. Y que las autoridades descubrieron que había munición real y de fogueo almacenada en la misma zona.

De Baldwin ha salido a la luz la parte más polémica, como cuando en 2007 llamó “pequeña cerda mentirosa y maleducada” a su hija Ireland, que tuvo con Kim Basinger. Cuando golpeó en 2012 a un fotógrafo del periódico Daily News; además de resistirse al arrestó en 2014 por circular en bicicleta en dirección contraria en plena Quinta Avenida, en Nueva York.

De Brandon Lee a Flavio Peniche

Gaytán Alcalá recuerda otros casos similares al vivido por Baldwin, como el de “Brandon Lee, que murió (en 1993) cuando grababa una escena de la cinta El Cuervo, donde un descuido provoca una tragedia”. 

El hijo de Bruce Lee debía entrar en un apartamento y descubrir que su novia estaba siendo violada por pandilleros; uno de ellos, que era interpretado por Michael Massee, le disparaba. Al final de la secuencia se dieron cuenta que Brandon Lee estaba herido y murió momentos después.

A 28 años de ese episodio, Eliza Hutton, quien fuera novia de Lee pidió “a las personas que están en la posición de hacer cambios para que consideren alternativas a las armas reales en los sets”.

En México, se desempolvó la historia del actor Flavio Peniche. Durante las grabaciones de la cinta La Venganza de la Alacrana, en 2003, en la historia él debía matar a unos sicarios, entre quienes estaba Arturo Velazco Gutiérrez, El Flaquito. La que estaba marcada como una escena más, pasó a ser una tragedia.

El disparo que realizó con un arma de utilería tenía una bala de verdad. Por lo que Peniche fue acusado de homicidio imprudencial y encarcelado. Luego de que sus abogados demostraron que fue un accidente fue liberado tras pagar una multa de 40 mil dólares.

Otro caso fue el del actor Johann Ofner, que en 2017 murió tras recibir un disparo en el pecho mientras grababa un video musical de hip hop, en un bar de Brisbane, Australia.

En 2018, el actor y modelo estadounidense Jon-Erik Hexum murió tras pasar varios días en coma como consecuencia del accidente que sufrió durante el rodaje del séptimo episodio de “Cover up”, la serie que protagonizó junto a Jennifer O’Neil y que lo lanzó a la fama. Hexum bromeó con una pistola de fogueo disparándose en la sien.

Si con la muerte de Brandon Lee hace 28 años se prendió la alerta sobre el uso de armas reales en la industria cinematográfica, ¿por qué no se ha hecho nada desde entonces?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.