El “muro” en Alemania que la COVID-19 volvió a levantar

Compartir:

30 años después de la reunificación entre el Este y el Oeste, la pandemia provocada por la COVID-19 levantó otro “muro” en Alemania.

La República Democrática Alemana (Alemania del Este) y la República Federal de Alemania (Alemania del Oeste), permanecieron separadas casi 30 años, hasta que el 9 de noviembre de 1989 colapsó el Muro de Berlín, la construcción que delimitaba a ambos lados del país, a su economía, ideología y gobierno.

En el proceso e integración de las “dos Alemanias”, las diferencias en aspectos económicos y sociológicos se han manifestado poco a poco, sin embargo, el nuevo coronavirus llegó a revelar que las diferencias culturales y financieras en la población continúan siendo importantes.

Para saber más: El ascenso de un tirano: cómo una democracia se convierte en un Estado opresor

De acuerdo con el Instituto Leibniz para la Prevención, Investigación y Epidemiología de Bremen, en Alemania, el Este de Alemania tiene menos contagios por la COVID-19 que las ciudades del Oeste.

“Es bastante sorprendente que exista esta brecha a lo largo de la antigua frontera. Pero por esta vez, esto es una ventaja para el Este”, dijo Hajo Zeeb, investigador de dicho instituto a The Wall Street Journal.

Un proceso de integración

Para Adolfo Laborde, doctor internacionalista e investigador de la Universidad LaSalle, las diferencias entre las “dos Alemanias” se explican porque “una de ellas tenía un proceso inacabado de desarrollo, estaba en la bancarrota, y la otra, un proceso de apertura comercial y la liberalización”. 

“La fusión fue muy difícil. Hay todavía zonas en la antigua República Democrática de Alemania (Alemania del Este) que no llegan a niveles de la otra, de la sección que estaba encomendada o administrada por Estado Unidos, Francia e Inglaterra. Entonces esto ocasiona muchas disparidades”, nos dijo Adolfo Laborde.

Los cinco estados más pobres de Alemania se encuentran en la parte este de Alemania. Mientras que las entidades con mayor riqueza, como Hamburgo y el estado de Bavaria, están ubicadas en lo que fue Alemania del Oeste

De acuerdo con The Wall Street Journal, incluso ciudades como Leipzig y Dresden han tenido menos casos de contagio, debido, entre otros factores, a que la edad promedio en esas zonas supera los 44 años, que es el promedio nacional, lo que implica que la población tenga actividades en las que no hay contacto masivo.

Otras zonas en el este de ese país, como Magdeburgo y los distritos que la rodean, tienen un entorno más rural y una densidad de población menor a la de las ciudades del oeste. No hay tantos centros comerciales, ni grandes corporativos. 

También te puede interesar: El regreso de los gobiernos populistas en el mundo 

Económicamente, estas características han sido debilidades durante mucho tiempo. Pero en una pandemia han ayudado”, dice el texto de Ruth Bender.

“La amenaza viene de afuera”

Para Adolfo Laborde, este proceso lleva consigo una especie de exclusión.  

“Poder integrar a todos por igual fue muy doloroso. Salieron a relucir las diferencias en el desarrollo económico y eso aviva el conflicto, porque hay una parte en el proceso de unificación territorial que está  inacabado. Es en esta parte donde la gente busca culpables y se reviven algunos sentimientos añejos”, nos dijo el investigador de la Universidad LaSalle.

Para Arlene Ramírez-Uresti, doctora en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey, la Unión Europea confía y descansa en el gran desarrollo de los sectores económicos de Alemania, sin embargo, con la pandemia estos tuvieron que sufrir una pausa.

“Es importante destacar que esta situación, este “muro” en Alemania, no es por la COVID-19, son semillas muy añejas que lamentablemente lograron permear en muchas generaciones. La Segunda Guerra Mundial acentuó la división del país y su desigualdad”, nos explicó. 

Una situación de pandemia puede llevar a que uno de los países con una de las políticas más liberales en el mundo termine eligiendo un gobierno como los “híbridos populistas” que están surgiendo en el mundo, como Donald Trump en Estados Unidos.

Para saber más: Presidencialismos poderosos amenazan a las democracias

“Esta tendencia al proteccionismo y a la desglobalización, esta disrupción biológica tan grande como lo es la COVID-19, genera un nuevo orden y sería bastante lamentable que una sociedad democrática e igualitaria como lo es la alemana cayera ante el surgimiento de radicales de derecha”, dijo Ramírez-Uresti

¿Los alemanes podrán derribar este nuevo “muro” en Alemania? ¿O será el siguiente país que veremos gobernado por un populista con tendencias a la ultraderecha?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.