Después de tres meses, baja la aprobación a la guerra en Ucrania entre la población de Rusia

Compartir:

- Advertisement -

Tres meses después de que Rusia invadió Ucrania no sólo ha bajado la aprobación de la guerra entre las personas, sino que también ha bajado el seguimiento que se le da a la misma. 

La invasión comenzó oficialmente el 24 de febrero de 2022 cuando Putin ordenó a sus fuerzas militares llevar a cabo lo que llamó una “operación especial” en territorio ucraniano. Para el 1 de marzo ya se habían realizado protestas en todo el mundo en contra de la guerra.

Un día antes, el canal de noticias estadounidense CNN publicó que 50% de la población rusa estaba de acuerdo en que su país utilizara las fuerzas armadas para evitar la expansión de la OTAN -Organización del Tratado del Atlántico Norte- hacia Ucrania. 

Te puede interesar: Aumento al transporte de la CDMX un golpe más al bolsillo y transportistas lo ven insuficiente

Encuestas rusas ¿son confiables? 

Existen organizaciones rusas de investigación de opinión pública que son parte del Estado ruso, como el Centro Ruso de Investigación de Opinión Pública (VCIOM) y el Fondo de Opinión Pública (FOM). Como podría esperarse, los resultados de sus mediciones suelen ser muy favorables al gobierno de Vladimir Putin.

Según los datos disponibles, las actitudes hacia la guerra ya han comenzado a cambiar, a pesar de que la opinión de los rusos a favor del ejército sigue en 80%, la aprobación de la guerra contra Ucrania bajó casi un 15%. 

Según Ekaterina Botchkovar, profesora de justicia penal que actualmente investiga los efectos humanos de la exposición prolongada a la guerra, el problema de estas encuestas es su veracidad.

“Si vemos las encuestas, hay una ligera disminución en la aprobación [rusa] de la [guerra]”, dice Botchkovar. “Pero todavía hay mucho apoyo para esta guerra, o eso nos hacen creer” comentó la experta a un medio académico, 

Parte del apoyo es más pasivo, dice Botchkovar, y proviene de que los ciudadanos rusos que no apoyan a Putin como líder político, no necesariamente expresan ese rechazo. Sin embargo, todas las encuestas concuerdan con una profunda desconfianza hacia Occidente, arraigada en décadas de propaganda estatal, dice la experta.

Avance del apoyo

El problema de medir la opinión pública en un país bajo un régimen autoritario y con censura, dice Botchkovar, es que los datos son muy imperfectos.

Por ejemplo, según la encuesta realizada por CNN el conflicto era apoyado por al menos 5 de cada 10 rusos. Mientras que las cifras de institutos y casas encuestadoras oficialistas rusas indican que al menos era apoyada por 7 de cada 10 personas.

Aunque parece alto, si lo comparamos con el apoyo a otras guerras vemos que las poblaciones de otros países son más bélicas, por ejemplo, los estadounidenses. Según datos del Instituto CATO -un centro de políticas públicas independientes en Washington-, 90% de la población estadounidense apoyaba la guerra de Afganistán. 

Conflicto generacional

En el caso de Rusia, los jóvenes son menos propensos a apoyar la operación militar. Entre las personas mayores de 70 años, nueve de cada 10 apoyan el “operativo militar especial”, según los datos de las encuestas mencionadas.

Entre los menores de 30 años, aproximadamente la mitad dice estar en contra, mientras que la otra mitad dicen que simplemente “no saben” cómo responder la pregunta. Las mujeres afirman no apoyar la “operación militar” con más frecuencia que los hombres.

Sigue leyendo: Cumbre de las Américas termina con acuerdo de 20 países para reducir la migración ilegal

Retos de encuestar en Rusia

Organizaciones no gubernamentales rusas como el Centro Levada que se dedican a la opinión pública, han podido mantener cierta independencia, pero enfrentan tasas más altas de falta de respuesta. 

Según un artículo de la organización, muchos rusos se niegan a participar en las encuestas por temor a las represalias del gobierno y es probable que aquellos que lo hacen tengan niveles más altos de apoyo a Putin por la misma razón. Además, los datos sugieren que hasta el 30% de los rusos dicen que no están siguiendo de cerca la situación en Ucrania.

Según la especialista Botchkovar, cuanto más se prolongue la guerra mayor será el costo humano y económico para la población rusa, lo que tendrá un impacto en la opinión pública.

“Es muy probable que esta disminución en el apoyo continúe, porque Putin esperaba una guerra tipo Botchkovar muy rápida que no implicara tantas pérdidas”, dice. “Lo que hemos conseguido es todo lo contrario, cuando económicamente afecte más gravemente el apoyo podría revertirse aún más”.

Según el instituto CATO, el apoyo a los conflictos armados va decreciendo en la población conforme se alargan y afectan la economía nacional independientemente de los efectos de la cobertura de los medios, las manifestaciones contra la guerra, la censura y los esfuerzos de propaganda, o los acontecimientos militares. 

En el caso de la guerra de Ucrania, no sólo ha disminuido el apoyo, también lo ha hecho el seguimiento que la misma población le ha dado, por ello, hay una creciente disposición a aceptar el fracaso o incluso la debacle en la guerra.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.