¿Realmente se ha contratado más deuda externa con López Obrador?

Compartir:

Después de que el periódico Reforma publicara una nota acerca de que el presidente Andrés Manuel López Obrador contrató 46% más deuda externa que Enrique Peña Nieto, varios especialistas desmintieron al diario en sus redes sociales. 

El periódico afirmó que la deuda externa del Gobierno Federal se incrementó en 22,332 millones de dólares en los primeros 26 meses de administración del actual gobierno, respecto al mismo periodo de tiempo del gobierno anterior.

De acuerdo con los especialistas que consultamos hay varios problemas en dicha afirmación.

Te va interesar leer: Nuevo León, el estado que más deuda por habitante solicitó en 2020; Tlaxcala no se endeudó

¿Qué dice el CIEP?

Carlos Aviud, especialista en deuda pública del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), nos aclaró que cuando se habla de contratación de deuda (como lo señaló Reforma) nos referimos a endeudamiento neto. En otras palabras, es como si contratara un nuevo crédito.

Aviud comparó los datos de endeudamiento neto del gobierno federal de 2013 y 2014 –los dos primeros años completos de Peña Nieto– contra la nueva deuda de López Obrador entre 2019 y 2020, con datos de las Estadísticas Oportunas de la Secretaría de Hacienda.

El especialista del CIEP pasó las cifras de dólares a pesos (tomando en cuenta el tipo de cambio promedio de cada año) y luego consideró la inflación de cada periodo para comparar “manzanas con manzanas”.

De acuerdo con Aviud, el endeudamiento neto fue 22.6% mayor entre 2019 y 2020, respecto a 2013 y 2014. Aviud afirmó que “sí se está requiriendo de mayor endeudamiento externo con López Obrador, respecto al mismo periodo de gobierno de Peña Nieto”.

Peras vs. manzanas

En el contenido de la nota de Reforma se habla de deuda externa, no de endeudamiento.

En caso de querer comparar la deuda externa, “es un error usar flujos en millones de dólares nominales para comparar el crecimiento de la deuda externa porque sería comparar peras con manzanas”, nos dijo Irvin Rojas, profesor de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

¿Por qué? Por dos factores principales: el tipo de cambio, que se actualiza con el tiempo y la inflación, pues el dinero vale menos. Por ejemplo, si hace seis años comprabas seis artículos de limpieza con 500 pesos, hoy solo te podría alcanzar para cuatro.

En todo caso, habría que convertir dólares a pesos, de acuerdo al tipo de cambio de cada año y, luego, deflactar las cifras. Es decir, considerar la inflación de cada año para saber cuál es el monto real del crecimiento de la deuda.

Aún con esas consideraciones, no es la mejor manera de medir el crecimiento de la deuda del gobierno federal, señaló Rojas.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de medir el crecimiento de la deuda externa?

El indicador que usan los especialistas, y en el que se fijan los inversionistas, es la proporción de la deuda respecto al Producto Interno Bruto (PIB). Así se define qué tan grande es el endeudamiento con respecto al PIB. En palabras coloquiales: cuánto debes respecto a lo que ganas, dijo Rojas.

Lee también: Recuperación del desplome económico de 2020 tomará de tres a cuatro años

Y hablando de deuda externa del gobierno federal… ¿Subió o no?

Sí. Esa es la respuesta rápida a la pregunta. Pero es necesario tener otras consideraciones.

Viridiana Ríos, analista política y doctora en gobierno por la Universidad de Harvard, coincidió con Rojas y nos explicó que hay que comparar el porcentaje del PIB de 2012 contra el de 2015 para conocer el porcentaje de aumento en los primeros tres años de Peña Nieto. Y luego hacer el mismo ejercicio con los tres primeros años de López Obrador.

Hagamos números…

Ríos utilizó la gráfica de barras amarillas con naranja (elaborada por el CIEP) en la que se ve que en 2012, año en que Peña Nieto recibió el gobierno de México, el porcentaje de la deuda externa respecto al PIB era de 9.7%. Esa cifra pasó a 14.4 en 2015. El aumento fue de 4.7 puntos porcentuales. Una diferencia de 48%.

Mientras que en 2018, cuando López Obrador recibió la presidencia, la deuda externa era de 16.4 del PIB y llegará a 18.7 en 2021. Un incremento de solo 2.3 puntos porcentuales. Aquí el aumento es de 14%

Eso significa que, en realidad, la deuda externa creció más en los primeros tres años de Peña Nieto, que en los primeros tres años de López Obrador.

¿Está mal adquirir más deuda?

La deuda no es buena ni mala. Depende de para que sea utilizada, nos dijo Carlos Aviud, especialista en deuda pública del CIEP y afirmó que si la deuda se usa para cubrir los programas prioritarios de la administración, habría que ver cuántos de esos tienen un fuerte poder de arrastre o encadenamiento productivo. 

“Algunos sí lo tienen por tratarse de construcción, como el Tren Maya o el aeropuerto. Pero otros no tanto, sobre todo, con la actual crisis sanitaria”, señaló.

Al final, en lo que coinciden los expertos consultados por Cuestione es en que sí debería de incrementarse la deuda en tiempos de crisis, como la que estamos viviendo con la COVID-19.

Lo cierto es que López Obrador dijo que no iba a endeudarse más y eso sí ha ocurrido. Ahora la interrogante debería ser, ¿se está usando bien ese dinero?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.