Liga de futbol femenil colombiana, ¿a punto de desaparecer?

Compartir:

Por Samantha González y Shelma Cerrillo

El próximo torneo de la Liga Profesional Femenina de Futbol de Colombia solo durará alrededor de mes y medio, del 18 de julio a las primeras semanas de septiembre de 2021. Esto dificulta el rendimiento físico de las jugadoras y limita sus contratos a la duración de la competencia

Además, una campaña así resulta poco atractiva para patrocinadores y espectadores.

Luego de que se diera a conocer la duración del torneo, jugadoras de esa división y otras colombianas que militan en el extranjero protestaron por la decisión.

Por ejemplo, la colombiana Leicy Santos, jugadora del club español Atlético de Madrid, publicó en Twitter:

“No más falta de respeto por quienes ven al futbol como una profesión y una oportunidad de vida. No más falta de compromiso real con el fútbol femenino”

Leicy Santos, jugadora del club español Atlético de Madrid.

Te puede interesar leer: La selección argentina de futbol vetó a su capitana por exigir mejores condiciones

Catalina Usme, futbolista del club colombiano América de Cali, declaró que la corta duración de la temporada tiene un trasfondo de violencia de género:

“Yo siento que lo que están haciendo con nosotras es maltrato y machismo, estamos pidiendo igualdad de oportunidades. Queremos la oportunidad de vivir del futbol profesional”. 

¿Por qué durará tan poco?

El 2 de febrero, La División Mayor de Futbol Colombiano (Dimayor), liga profesional de futbol de Colombia, anunció que esta temporada será la única que se juegue en todo el 2021. La Copa Libertadores impide que se realice un torneo más largo.

La Copa Libertadores Femenina 2020, en la que participan dos equipos colombianos, se pospuso para marzo de este año por la pandemia de la COVID-19. Además, la Copa Libertadores femenil de 2021 se disputará en septiembre.

Por lo tanto, las futbolistas solo tendrán actividad en su liga nacional hasta la segunda mitad del año.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con el futbol varonil, donde desde 2002 cada año hay dos temporadas, en los cuatro años que ha habido campeonato femenil solo se ha jugado una temporada al año.

Te va interesar leer: ¿Por qué las mujeres no pueden vivir del futbol en México?

Las diferencias de género no solo ocurren en la cancha

En Colombia, 51% de las mujeres asalariadas ganan hasta un salario mínimo mensual legal vigente (smmlv). Ese porcentaje es menor entre hombres: 23% de los asalariados hombres. Una diferencia de 28 puntos porcentuales, de acuerdo con cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) de Colombia.

Un smmlv son 908,526 pesos colombianos, equivalente a 5,225 pesos mexicanos (al mes). Si lo comparamos con el salario de las y los mexicanos, vemos que el pago mínimo es menor en nuestro país.

El salario mínimo diario de las y los trabajadores mexicanos (sin considerar la zona libre de la frontera norte) es de 141.7 pesos, es decir 4,251 pesos al mes. Eso significa que el salario mínimo mensual de las y los colombianos es 974 pesos más alto que en México.

Sin embargo, la diferencia entre sexos con hasta un salario mínimo es menor en nuestro país (7.5 puntos porcentuales). En México, 24% de las mujeres asalariadas ganan hasta un salario mínimo, contra 16% de los hombres, según cifras del INEGI.

No es la primera queja

Acolfutpro, la Asociación de Futbolistas Profesionales de Colombia, planteó algunas ideas que convergen con la situación actual de la liga femenina en su informe del 2020, publicado en enero de este año:

“Una actividad que se denomine profesional no puede limitarse a que las futbolistas solamente compitan durante 57 días en un año [con respecto a la temporada 2020]. Esta duración tan limitada del torneo no permite que las futbolistas puedan desarrollar una carrera profesional como futbolistas“, se lee en el escrito.

También publicó que en marzo del año pasado, ante la llegada del coronavirus a Sudamérica, solo tres de los 13 equipos formalizaron contratos con las jugadoras (América de Cali, Santa Fé y Atlético Nacional), mientras que los otros diez las contrataron solo por lo que durara la temporada del 2020 (57 días, entre el 17 de octubre y 13 de diciembre).

“La mayoría de las futbolistas iniciaron los entrenamientos sin ninguna vinculación laboral ni afiliación a una Entidad Promotora de Salud y Administradora de Riesgos Laborales”

Acolfutpro, informe de 2020.

Asimismo, señalaron que ciertas jugadoras, sin especificar quienes, declararon que algunos clubes incluso terminaron las relaciones laborales antes de la fecha asignada.

¿Dificultades de presupuesto?

El arranque de la liga colombiana de futbol femenil, en 2019, se dificultó por falta de patrocinadores y de presupuesto; incluso se pensó en hacer un torneo aficionado y no profesional. 

Al final, se realizó con el apoyo del gobierno, a través de Coldeportes, lo que ahora es el Ministerio del Deporte en Colombia, y del dinero recibido por la FIFA con el programa Forward que funge como apoyo a las federaciones para fomentar y desarrollar la práctica del futbol.

El año pasado, el Ministerio del Deporte de Colombia destinó 1,500 millones de pesos colombianos (más de 8,600,000 pesos mexicanos) a la realización de la liga femenina.

No obstante, el presidente de la Dimayor, Luis Fernando Jaramillo, declaró que, supuestamente, el ente gubernamental solo había entregado 900,000,000 (poco más de 5,000,000 de pesos mexicanos).

Jaramillo fue desmentido

Ernesto Lucena, ministro del Deporte, publicó una carta oficial con la que comprueba que “el Ministerio del Deporte cumplió su palabra de entregar 1.500 millones (el monto completo) para la Liga Profesional Femenina 2020”.

En dicha carta también se aclara que la Dimayor no utilizó en su totalidad el pago debido a que “las negociaciones con proveedores resultaron en un menor valor que los precios inicialmente en el presupuesto de los proyectos del convenio”.

Esta cantidad de dinero la recibió el Ministerio de Hacienda y ya no fue utilizada para cuestiones deportivas. Al no ser acumulables para la temporada 2021, regresaron cerca de 600,000,000 de pesos colombianos al gobierno.

Este año, el Ministerio de Deportes planea destinar 1,400 millones de pesos colombianos para el torneo de julio; es decir, 100 millones de pesos menos que el año pasado.

La duración del torneo va a la baja

No es la primera vez que la temporada de la liga femenina se reduce en tiempo y cantidad de equipos.

En 2017, en el primer torneo, participaron 18 equipos y duró cuatro meses. En el 2018, jugaron 23 equipos y duró tres meses y medio. En 2019, fueron 20 equipos y duró dos meses y medio y, en 2020, tras la pandemia, solo participaron 13 equipos y fue un torneo de dos meses.

En esta edición, la del 2021, aún no se hace oficial el número de participantes ni el formato.

Mientras tanto, las jugadoras siguen mostrando su preocupación frente al futuro de la liga pues saben que hay “proyectos para llevar a cabo en la Liga Femenina, con presupuesto y estructura, y que no se han tomado en cuenta para su realización”, señalaron las jugadoras de la Selección de futbol de Colombia, a través de un comunicado

En colaboración con Apuntes de Rabona

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.