La deuda pública de México seguirá aumentando en 2020

Compartir:

A pesar de los dichos del presidente

Ni el COVID-19 ni la crisis económica, que ya está afectando a millones de mexicanos en nuestro país, harán que el gobierno aumente la deuda pública de México. O al menos eso ha dicho el presidente Andrés Manuel López Obrador desde su campaña y durante todo su gobierno.

Sin embargo, la realidad le tiene malas noticias al mandatario: la deuda pública aumentó en el primer trimestre de 2020 y, ante los pronósticos negativos que se tienen, crecerá mucho más en lo que resta del año.

Y la deuda no solo aumentará porque el gobierno sigue emitiendo bonos de deuda, tal como lo permite la Ley de Ingresos de la Federación cada año (siempre y cuando no exceda ciertos montos que varían dependiendo de las circunstancias), sino por la caída del Producto Interno Bruto (PIB).

A nivel internacional, la deuda pública de un país se contabiliza con relación al tamaño de su economía (el valor total del PIB). Esto quiere decir que se divide el monto total de la deuda pública en determinado periodo entre el valor del PIB para ese mismo lapso. 

¿A cuánto asciende la deuda mexicana?

Con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público así como del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) , podemos observar que desde 2007, este indicador se ha ido incrementando al pasar de 27.6% en ese año (monto más bajo desde el 2000) hasta 43.1% en 2019.

De la deuda registrada el año pasado, tres de cada cinco pesos provenían de deuda emitida en los mercados financieros nacionales (conocida como deuda interna) y el resto de transacciones en mercados internacionales (deuda externa).

Tomando en cuenta la inflación, a finales de 2019 parecía que habría buenas noticias, pues la deuda pública de nuestro país registró un descenso de 0.4 puntos porcentuales sobre lo observado en 2018. Sin embargo, el mal desempeño de la economía mexicana, que se venía arrastrando desde 2018, finalmente cobró factura

Ante la caída de -1.6% que sufrió el PIB mexicano durante los primeros tres meses de este año, así como un incremento de 6.1% en el saldo de la deuda del país, este indicador subió hasta 46.4% del PIB, monto más alto desde el 2000.

¿Cómo funciona esta medición?

La lógica detrás de este incremento en el indicador de deuda es muy sencilla pues funciona igual que una división.

Para que este indicador aumente se requieren de alguna de dos situaciones: 1) que aumente el valor de la deuda pública -la Secretaría de Hacienda la calcula como el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público-, formalmente nombrado numerador, o 2) que la economía del país deje de crecer y, por lo tanto, se reduzca el el PIB, es decir que se reduzca el denominador

Suponiendo que el saldo de la deuda se mantenga en lo que resta de 2020 y que son correctos los pronósticos de calificadoras y bancos que estiman una caída de -7% para nuestra economía en este año, la deuda del país podría llegar a representar el 50% del Producto Interno Bruto.

En medio de la tormenta

Ante las condiciones adversas que enfrenta la economía y que fueron agravadas por el COVID-19 y las medidas de cuarentena adoptadas para contener su transmisión, la Secretaría de Hacienda realizó el pasado 22 de abril una emisión de tres bonos que en conjunto sumaron seis mil millones de dólares, una de las emisiones más grandes, según la propia Secretaría.

Con ella, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, aseguró que se garantizaban “los recursos para enfrentar la crisis derivada del #Covid19, operar los programas y atender cualquier adversidad futura”.

Sin embargo, el panorama y los pronósticos económicos siguen siendo más y más desfavorables, por lo que el gobierno podría verse en la necesidad de requerir de mayores recursos prestados, a pesar de la posición reacia del presidente.

Para el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), el gobierno podría hacer uso estratégico del endeudamiento público hasta por 2.2% extra del PIB para evitar una caída drástica en la economía y de esa manera, se podría reducir el indicador de deuda como porcentaje del PIB para 2021.

Con todas estas consideraciones, ¿cambiará la estrategia de endeudamiento del gobierno en los próximos meses?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.