Las aerolíneas operan casi al 80% de su capacidad, ¿y los restaurantes al 50%?

Compartir:

Las autoridades gubernamentales no se han cansado de repetir que es importante conservar una sana distancia de 1.5 metros entre personas, para evitar contagiarnos del SARS-COV-2. Y tienen razón; el problema es que no la exigen a todo tipo de empresas que ofrecen servicios, como a las aerolíneas

Las autoridades sanitarias federales recomendaron que restaurantes y hoteles operen al 50% de su capacidad. Sin embargo, cada entidad federativa puede imponer sus propios lineamientos. En la Ciudad de México (CDMX), por ejemplo, ese tipo de negocios sólo pueden operar al 30% de su aforo. 

¿Cómo operan las aerolíneas?

Dentro de los aviones no se tienen restricciones de “sana distancia” y ya están operando, en promedio, al 76% de su capacidad. De acuerdo con los Indicadores de la Aviación Mexicana,   las aerolíneas registraron una ocupación promedio de 75% en vuelos nacionales y de 76% en internacionales, entre enero y julio de 2020.
Varios usuarios se han quejado en redes sociales de que el avión en el que viajaban estaba lleno. Así que decidimos corroborar. Durante agosto de 2020, nos montamos en distintos vuelos nacionales. Encontramos aviones con distintos aforos incluido uno de Volaris iba al 90% de su capacidad.

Durante julio de 2020, Volaris promedió un factor de ocupación de 70.6% en vuelos nacionales y de 84.1% en vuelos internacionales, según su reporte de tráfico de julio de 2020. 


Pero no sólo esa aerolínea opera con ese porcentaje de ocupación. Por ejemplo, Interjet promedió 89% en su factor de ocupación (en junio de 2020), Viva Aerobus promedió 76.6% (en julio de 2020) y Aeroméxico, 69% en nacionales y 48% en internacionales (en julio de 2020).

En la siguiente gráfica se observa cómo el promedio de ocupación de 2020 no está muy alejado de los registrados del mismo periodo de los años previos:

¿Y los restaurantes y hoteles? 

Odil Freyer, dueña de un restaurante en la capital, afirmó a Cuestione que las autoridades de la Ciudad de México realizan visitas de rutina cada cuatro días, aproximadamente. Supervisan que los restaurantes estén cumpliendo con los protocolos sanitarios, entre ellos, la sana distancia.

Freyer reconoció que no cerró durante el confinamiento. En el restaurante ubicado en la colonia Condesa estuvo ofreciendo comida para llevar, cuando inició la pandemia. Sus ventas bajaron 90%.

A partir de julio, cuando a los restaurantes se les permitió abrir al 30% de su capacidad, han estado recaudando entre el 30% y 40% de las ventas que solían tener, previo a la contingencia sanitaria.

Para Odil estaría bien que le permitieran operar al 100% de su capacidad (igual que a las aerolíneas), pero “creo que si a los restaurantes nos dieran más capacidad de aforo, no habría gente, las personas no se atreven a salir o no tienen recursos”.

Los hoteles de la CDMX tienen la misma restricción: solo pueden operar al 30%. A nivel federal, esa medida está al 50%.

En México, el porcentaje de ocupación hotelera, en promedio, fue de 16% en los centros de playa y de 14% en las ciudades, entre el 13 y el 19 de julio de 2020 (semana 29), de acuerdo con la Secretaría de Turismo.

¿Qué tan alto es el riesgo de contagiarse de COVID-19 en un avión?

“La única diferencia es que los aviones tienen un sistema de filtrado de aire (…) pero si hay muchas personas en el mismo sitio, confinadas, en donde no se está guardando la sana distancia, pues sí evidentemente aumenta el riesgo”, nos dijo Guadalupe Soto Estrada, Epidemióloga de la UNAM.

“Un estudio de Arnold Barnett, profesor de estadística del Instituto de Tecnología de Massachusetts, comprobó que en un avión lleno con tres asientos de cada lado del pasillo existe una probabilidad de contagiarse (de COVID-19) de 1 en 4,300; siempre y cuando todos traigan su cubrebocas”, nos refirió Mónica Imelda Martínez Acuña, epidemióloga ambiental de la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Pero si la ocupación del avión disminuye a la mitad, las probabilidades de contagio son aún menores: 1 en 7,700. “Lo cual es un riesgo relativamente bajo. Asumiendo que todos usan mascarilla y que hay una limpieza adecuada en las cabinas.”

“El problema es que, en México, la gente no sigue los protocolos de seguridad; se quitan mascarillas estando arriba (del avión). Además, la probabilidad del riesgo (de contagio) aumenta conforme aumenta el tiempo de vuelo”, señaló Martínez Acuña en entrevista con este medio.

“Al disminuir a la mitad la ocupación del avión, disminuye a la mitad el riesgo de que te contagies, pero ahí está el factor económico”, aseveró la epidemióloga ambiental de la Universidad de Zacatecas.

Te puede interesar: Trabajo no remunerado de mujeres vale más que el petróleo o el turismo

Las pruebas de las malas prácticas

A pesar de que el personal de las aerolíneas solicitan de manera constante el guardar sana distancia y que se respeten los protocolos sanitarios, durante los vuelos que tomamos hubo gente que no lo hizo. Incluso llegó a presentarse una ligera discusión entre los pasajeros porque no estaban respetando la sana distancia.

Cuestione también pudo constatar cómo la gente se concentró, sobre todo, en el filtro de temperatura antes de abordar el avión y que algunas personas no respetaban la silla que indicaba que no te podías sentar, en las salas de espera para abordar.

Durante los vuelos hubo personas que se quitaron el cubrebocas sin ninguna razón y otras para ingerir alguna bebida o alimento, algunos proporcionados por el personal de la aerolínea que vendía algunos productos.
En una escala del 1 al 10, el riesgo de contagiarse de COVID-19 en el interior de un restaurante es de 7, el mismo que viajar en avión, según la Asociación Médica de Texas. Entonces, ¿por qué no aplicar la misma restricción de sana distancia en ambos sectores?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.